martes, 28 de abril de 2009

I Don't Want To Go To Chelsea



Gus Hiddink ya lo había anticipado de palabra y lo demostró luego con hechos: no estaba dispuesto a salir del Camp Nou con cuatro chícharos en la saca. De este modo planteó un partido ultradefensivo sin el más mínimo complejo. Posiblemente hoy en día sólo un puñado de equipos, incluyendo por supuesto al Barça, tendrían escrúpulos en saltar al campo con esa idea en la cabeza.

No vi los primeros diez minutos pero por lo que he leído y me han contado no fue hasta esa fase del partido cuando el Barça empezó a cercar de verdad la portería del Chelsea. A partir de ese momento, y si prescindimos de la ocasión de Drogba (que recordemos no vino de un pase en profundidad de los muchos que le llegaron sino de un fallo de Márquez), toda la primera parte fue un intento local por perforar la triple muralla visitante.

Como suelen hacer muchos equipos que juegan contra el Barça, el Chelsea tapió la banda derecha del ataque impidiendo o cuanto menos dificultando cualquier penetración por ese lado del campo. Esto incluía además un marcaje personal a Messi que no cesó en todo el partido. De una manera u otra lo cierto es que ayer no fue el día del argentino que, en las pocas que pudo sacudirse de su sombra, resolvió las jugadas en las que participó con pases errados o tiros desviados. Tampoco fue el día de Etoo que jugó durante una buena parte del encuentro bastante alejado de su posición habitual y, por lo tanto, completamente desdibujado.

La única alternativa en ataque era Henry que al menos logró dominar el balón y tirar a puerta con más o menos peligrosidad.

Al descanso todo eran incógnitas, el equipo dominaba y encerraba al rival como de costumbre pero parecía falto de la chispa suficiente para matar el partido, aparte de que el Chelsea se defendía extraordinariamente bien, a veces con limpieza y a veces sin ella.

Pero si la primera parte terminó con incógnitas el comienzo de la segunda fue desastroso. Primero Henry recibe un porrazo en la cabeza que afortunadamente fue menos grave de lo que en un principio parecía aunque lo cierto es que a partir de ese momento no volvió a aparecer. Al poco tiempo Márquez se lesiona la rodilla, según parece no es algo demasiado grave pero si lo suficiente como para perderse el resto de la temporada. En su sustitución sale Puyol que se había quedado en el banquillo aparentemente para que una tarjeta no le dejara sin disputar la vuelta aunque lo cierto es que el dúo de centrales Márquez-Piqué le había dejado un poco descolgado o como mucho echado a la banda y su actuación contra el Valencia había suscitado muchas críticas. Sea como fuere lo cierto es que, al poco de entrar, el capitán recibió la temida tarjeta. Lo único que podía haber puesto las cosas peor aún hubiera sido un gol del Chelsea pero lo único que hizo el equipo azul en esta segunda parte se resume en un cabezazo desviado de Ballack.

De todos modos el Chelsea adelantó un poco sus líneas quizás buscando ese gol que hubiera puesto la guinda al partido que Hiddink había ideado. Debido a esto y a que, por regla general, no se puede mantener la misma presión durante todo el partido el Barça empezó a encontrar más huecos por la banda derecha aunque, como de costumbre, los pases de Alves no encontraban nunca rematador o eran eficientemente despejados por la nutrida defensa inglesa.

En cualquier caso el Barça disfrutó de una de sus mejores oportunidades cuando Etoo se fue en solitario con rapidez, quebró a su marcador y disparó a puerta dando en la pierna de Chech. Tras eso vinieron los dos cambios que le quedaban al Barça. Hleb por Etoo y Bojan por Henry. A toro pasado puede parecer que estos cambios no fueran los más apropiados, teniendo en cuenta que los dos recién incorporados fallaron dos ocasiones que quizás si hubiera transformado el dúo titular pero repito que esto es ya entrar en el consabido “y si….” un juego tan inevitable como inútil.

En resumen el Barça lo intentó pero se encontró con un equipo ultradefensivo que vino a evitar la goleada y se llevó el cero a cero. Un resultado que no es bueno pero que en ningún caso es eliminatorio. Tengo confianza en que en Londres, cuando el Chelsea se vea en la obligación de abrir un poco sus líneas (o quizás no, quien sabe hasta donde llega la poca vergüenza) el Barça podrá jugar como más le gusta.

Del equipo destacar a Iniesta, Henry, Yaya y Piqué por más que este último también tuviera su fallo peligroso en el borde del área y es que cuando optas (muy legítimamente) por salir con el balón jugado desde atrás y evitar los pelotazos te expones a cosas como esta. Cuestión aparte es lo de Valdés que con dos escalofriantes paradas evitó un gol de uno de los delanteros más peligrosos de Europa. Me alegro por nuestro portero por que así se reivindica frente a las críticas (unas merecidas y otras no) y gana confianza.

Y esto es todo, aparcamos por el momento la Champions porque el sábado tenemos que ganar una liga. Vaya semanita.

P.D.

Hay que ver que bien hablaban el español esos comentaristas ingleses que contrató ayer Antena 3.

sábado, 25 de abril de 2009

JORNADA XXII



Guardiola no tiene otro remedio que dosificar sus fuerzas. Salir a jugar con un solo equipo titular con el tremendo calendario que tenemos delante es imposible, hoy tocaba de nuevo una alineación sin uno de los delanteros titulares. No ha salido bien porque a Etoo y Messi (aunque este último ha metido el primer gol) se les ha visto cansados y además han sido marcados muy bien, era impresionante ver a la pulga rodeado de cuatro defensas cada vez que tocaba el balón. El problema es que sin Henry cargando el juego por banda (Iniesta nunca será un delantero de banda y su alineación en esa posición siempre será un señuelo) el ataque ha sido muy flojo.

Además nos enfrentábamos a un equipo que estaba en excelente forma y que saltó al campo sin ningún tipo de complejo. La batalla en el centro del terreno ha sido dura y no hemos dominado esa zona como otras veces. El partido desde el principio fue muy trabado, con perdidas de balón continuas y sin demasiadas ocasiones. En esas circunstancias el gol (con una gran combinación entre Messi e Iniesta en la que el manchego volvió a demostrar su clase) fue una bendición.

Quizás si hubiéramos llegado al descanso con ventaja hubiéramos podido dormir el partido en la segunda parte como hemos hecho otras veces pero dos minutos desgraciados nos pusieron contra las cuerdas. No creo que sea justo volver a cargar contra Valdés, nuestro portero salió a despejar, tropezó con Puyol y el balón acabó en la portería. Mala suerte. Quizás se pueda achacar todo a una falta de liderazgo de Valdés (me resultó peculiar ver a Puyol marcándole cuando debía salir a despejar la pelota) pero repito que ese gol ha sido una desgracia como pasan en el fútbol. El segundo es otra cosa, ahí entre Puyol y Alves le hicieron un pasillo a Pablo para evitar hacerle falta. Y en lugar de falta tuvieron un gol.

Lo cierto es que todo se había jodido en tres minutos y lo peor no era el resultado sino que el equipo seguía espeso, trabado, falto de ideas y muy cansado. La segunda parte fue un ejercicio de impotencia del que sólo cabe destacar la determinación del equipo que luchó contra una defensa inexpugnable. Sólo la entrada de Henry aportó algo más de empuje a la ofensiva azulgrana. Su gol tuvo un increíble efecto balsámico proporcionando un empate con el que hay que mostrarse más que satisfecho, yo confieso que hubiera firmado ese resultado al comenzar el segundo tiempo.

Ahora a pensar en el Chelsea.

jueves, 23 de abril de 2009

JORNADA XXII



Después del horrible disgusto del día anterior sólo una rotunda y bella victoria ante el tercer clasificado podía quitarnos el mal sabor de boca y así fue desde luego.

Las novedades en esta ocasión fueron la no alineación de Puyol (que parece consolidarse ya como lateral) y Messi. Podía preocupar especialmente la ausencia del argentino sobre todo porque su puesto lo cubría Iniesta como teórico delantero de banda, una posición donde este jugador demuestra –como haría en cualquier otra- sus grandes cualidades pero donde para mí es mucho menos vital que en la posición de interior (o media punta). Sin embargo las dudas quedaron despejadas pronto cuando se vio que el manchego en realidad iba a jugar en el centro y desde allí dejo constancia de que es uno de los mejores jugadores de España y del mundo entero. Un gol y tres asistencias, a eso le llamo yo ser decisivo.

El resto del partido sin historia, dominio absoluto ante un Sevilla que pareció salir entregado, cuatro goles que pudieron ser ocho y la primera etapa del Tourmalet superada.

El partido del Valencia se me asemeja definitivo para liquidar de una vez esta liga. Una victoria nos dejaría con una ventaja de al meno seis puntos antes de nuestra visita al Bernabeu donde dos de los tres resultados posibles nos favorecen. A ver si es verdad.

Si alguna nota negativa podría ponerle a lo de ayer sería lo mal que estuvo Etoo (al contrario que Henry que volvió a jugar a nivel londinense) y esas pijaditas que se permite el equipo en el borde de su propia área y que hace que se me ericen los pelillos de la nuca.

martes, 21 de abril de 2009

Si el Madrid gana la liga este año me retiro del fútbol. Lo juro.

.

domingo, 19 de abril de 2009

JORNADA XXI



El mister sigue con su política de no reservar jugadores ni efectuar rotaciones a estas alturas de la liga. Es algo perfectamente entendible sobre todo teniendo en cuenta que él tiene más información que ninguno de nosotros sobre sus jugadores y de que sigue transmitiéndonos la reconfortadota sensación de que sabe perfectamente lo que hace.

Quizás en la vuelta con el Bayern sí que se podía haber reservado a alguien (especialmente a gente que como Messi empieza a dar muestras de cansancio) pero me remito a lo dicho en el primer párrafo.

Así pues el Barça volvió a salir con todo el trapo con la única novedad de la incorporación de Busquets en el lugar de Touré. El joven canterano hizo un buen partido pero no pudo hacer olvidar la excelente forma de la que disfruta el centrocampista marfileño.

El primer tiempo fue un nuevo ejercicio de control de la pelota y del “tempo” del partido por parte del Barça que arrolló sin contemplaciones a un Getafe que dio muchísimos menos problemas de los que algunos habían pronosticado ya que, en esta fase del partido, se limitó a defenderse con más o menos acierto y con más o menos limpieza. Las operaciones de ataque volvió a dirigirlas Iniesta que se está mostrando como un jugador verdaderamente insustituible en su función de enganche y de “abridor de latas”, sobre todo cuando tiene a Xavi y a Messi para compartir el peso del juego. Como digo el equipo dominó totalmente el encuentro y no se fue al descanso con el partido resuelto porque Henry no tuvo su día y Stojkovic sí.

De todas maneras nada hacía presagiar que se fueran a producir problemas graves en la segunda mitad y no los hubieron. Es cierto que el equipo no estuvo tan concentrado como en la primera parte, que dejó algunos huecos más entre líneas -que fueron aprovechados por el Getafe para estirarse un poco- y que en general pareció acusar el esfuerzo realizado pero ni aún así se dio la sensación de que tendríamos algún percance. Aunque lo cierto es que un marcador tan estrecho nunca le deja a uno totalmente tranquilo. Keita entró para sustituir a Henry y aunque reconozco que sigo sin poder adivinar ninguna contribución demasiado efectiva del de Malí al juego del Barcelona lo cierto es que al menos es un medio campista que trae bastante peligro al ataque tanto de cabeza como en los tiros a media distancia como volvió a demostrar hoy. No hubo más cambios excepto uno para perder tiempo. Sigue llamándome la atención la renuencia de Guardiola a hacer cambios (el primero no suele venir hasta el minuto 22 de la segunda parte) teniendo en cuenta la sobrecarga del equipo pero me remito una vez más al primer párrafo.

En fin, un partido menos y tres puntos más que saben a gloria (por los puntos en sí y por haber sido obtenidos frente a un rival al que se había señalado como bestia negra del barcelonismo y que es presidido por un individuo bastante desagradable) y que permiten afrontar con la suficiente confianza la segunda escalada a Los Alpes tras la cual esperó que ya seamos campeones de liga y quien sabe si de algo más.

Ahora, al contrario de lo que hace el mister (y con buen criterio en mi opinión aunque quizás otros miembros del club sí que deberían empezar a decir algo), vamos a hablar del trío arbitral. Durante la primera parte se dejaron de señalar dos claros penaltis a Etoo y Messi y se perdonó una clarísima segunda amarilla a un jugador del Getafe. Podría añadir que también hubo demasiada permisividad con la dureza de los jugadores locales pero eso ya lo considero una batalla perdida.

Durante la semana precedente se había orquestado, por parte de la prensa canallesca, una absurda campaña que trataba de poner en duda la superioridad azulgrana fomentando la hipótesis de una supuesta conspiración para que el Barça gane la liga. Incluso el periódico más leído de nuestro país (cosa que tampoco es que quiera decir nada) abrió el domingo pasado su edición con una portada que se preguntaba si el Barcelona debía ser campeón por decreto. Toda esta farfolla se resume en lo que se conoce como: “Villarato” (odiosa palabra que hasta este momento no había querido traer al blog) una teoría conspirativa digna de un guionista de Expediente X con un ataque de paranoia.

Naturalmente los gerifaltes de la prensa madridista-nacional-sindicalista son los primeros en saber que todo esto no es más que un engañabobos dirigido a gente que tienen en su casa la bandera de España con el escudo del Real Madrid en el centro (o sea, dirigida a bobos). Pero el efecto que quieren producir es precisamente una inversión de ese supuesto Villarato, es decir, generar un revuelo tan grande por esas supuestas ayudas al Barça que al final los árbitros terminen por perjudicar al equipo ante la perspectiva de ser puestos en la picota por los relaños y ronceros varios.

Por eso la actuación de Turienzo en la primera parte no responde a ninguna conspiración federativa, ni a ningún interés deliberado por pitar en contra de un equipo, ni siquiera a una incompetencia manifiesta para no ver lo que todos vieron: lo de ayer respondió a un simple y lamentable acto de cobardía. Turienzo sabía que si pitaba dos penaltis y expulsaba a un jugador del Getafe se renovaría la campaña amarillista y que si no los pitaba el escándalo sería menor. Y entonces hizo lo que hacen todos los seres humanos: quitarse un problema de en medio, así de triste.

Lo que pasó en la segunda parte fue distinto, aquí no hubo miedo sino simplemente un juez de línea inútil, no sólo por el gol anulado a Messi, sino sobre todo por una jugada anterior en la que pitó uno de los fueras de juego más increíbles que he visto en mucho tiempo. Así pues una combinación de cobardía e incompetencia estuvo a punto de comprometer una victoria importante. A este respecto la campaña de la canallesca da sus frutos así que es de esperar que continúen con ella.

martes, 14 de abril de 2009

Estrujenbajen



Aficionado del Hamburgo celebrando la derrota del máximo rival.

Bromas aparte ha sido un partido muy tranquilo aunque la alineación inicial demostraba que Pep no es hombre imprudente y eso me gusta. Me sorprendió la alineación de Messi al que juzgo más necesario el sábado contra el Getafe que en una eliminatoria casi ganada pero él tendrá sus razones.

Lo que más me ha gustado es que el Barça dió una lección de cómo defender un resultado favorable en un partido de vuelta: haciendo que la pelota esté más tiempo en campo del equipo contrario que en campo propio y con Messi, Iniesta y Xavi es cosa hecha.

Aparte de eso señalar otro partidazo de Alves, una reconfortante recuperación de Abidal y un dominio total del centro del campo por parte de Touré. De hecho todos los jugadores han estado a un gran nivel (incluso los poco afortunados Messi y Etoo que a pesar de todo han buscado el balón y han presionado como el que más) a excepción de Valdes que más que una cantada ha hecho evidente uno de sus defectos técnicos: le gusta salir menos que a una monja de clausura.

En fin, caso cerrado y a por el Chelsea: un equipo lleno de cracks...igual que nosotros. Veremos quien puede más. Mientras tanto importante compromiso el próximo sábado.

domingo, 12 de abril de 2009

JORNADA XX



Que duda cabe de que en medio de la resaca posterior al partidazo del miércoles y con un equipo bastante baqueteado física y emocionalmente marcar un gol a los 45 segundos de comenzar el encuentro es una bendición. Especialmente en un partido como este contra un rival que jugó bastante bien y que llegó a causar inquietud durante los muchos minutos que el Barça fue ganando por la mínima.

Las variaciones en la alineación (que supongo serán también un indicativo de cual será el equipo titular el próximo martes) afectaron a la defensa (con las bajas de Piqué y Puyol), a la media (con las ausencias de Touré y Xavi) y a la delantera (donde Bojan tomó el puesto de Etoo).

Teniendo en cuenta el desarrollo del partido hay que decir que Iniesta cumplió a la perfección el papel de sustituto de Xavi sin necesidad de tener que abandonar su vertiente ofensiva. Busquets en cambio pareció bastante menos afortunado que en otras ocasiones. Gudjonsen sigue sin justificar su presencia en el equipo, ayer se movió por toda la zona de tres cuartos del campo limitándose a prolongar jugadas y permitiéndose únicamente una asistencia que nadie acertó a rematar.. En la delantera Bojan, como de costumbre, más voluntarioso que acertado, Henry que sigue mostrándose cada vez más decisivo y Messi que pareció agradecer especialmente el gol tan tempranero que restaba tensión al partido y le permitió dosificar unas fuerzas de las que no parecía muy sobrado ayer (el penalti fallado es buena prueba de ello)

Como de costumbre el partido se lo volvió a echar a los lomos el bueno de Iniesta que no solo marcó un gol (y parte del otro) sino que se convirtió en el verdadero motor del equipo durante todo el partido recuperando balones, distribuyendo juego, asistiendo o chutando a puerta en cuanto se le presentó ocasión.

El Barça no estuvo demasiado mal, como digo tuvo la suerte de encontrarse ese gol nada más empezar el partido con lo que pudo jugar sin presiones y tras pasar algunos momentos de agobio dominó el encuentro aunque el Recre dio la sensación de que podía empatar en cualquier momento. El Barça acusó la ausencia de sus titulares sobre todo en la zona central del ataque donde los innumerables balones que sirvió Alves desde la banda izquierda nunca encontraron rematador. El segundo gol liquidó el partido y dejó la jornada como mínimo (y a falta de lo que hagan hoy los merengues) con idéntica diferencia de puntos pero con un partido menos.

El martes tenemos un, esperemos, partido de tramite contra el Bayern y el sábado que viene visita a Getafe antes de empezar la recta final y decisiva de la liga y la Champions. Allí estaremos.

miércoles, 8 de abril de 2009

.



Llevo unos treinta años viendo partidos de fútbol y jamás había visto una primera parte como la que vi ayer, ni del Barça ni de ningún otro equipo. La superioridad fue tan aplastante que incluso los cuatro goles saben a poco.

Lejos de cualquier tentación contemporizadora (en la que por lo visto sí cayó el Liverpool en la otra semifinal que aparenta ser igualmente decisiva) el Barça salió con el equipo de gala y dispuesto a hacer el fútbol que ha convertido en seña de identidad. Esta forma de jugar con la defensa tan adelantada y con tres hombres en punta tiene sus riesgos, especialmente cuando te enfrentas con un equipo que –aparentemente- no sale al campo tan acomplejado como los que suelen jugar contra el Barça, un equipo que tiene uno de los palmarés más impresionantes del fútbol europeo y que además cuenta con grandes jugadores.

Pero salió bien, y salió bien principalmente porque fue un partido en el que todos y cada uno de los jugadores locales estuvieron a un nivel insuperable (con excepción de Valdés que no tuvo, afortunadamente, ocasión de lucirse y del mister que perdió los papeles de una forma bastante absurda aunque se lo perdonamos por ser tan mono) cosa que la verdad tampoco recuerdo que haya ocurrido en la historia reciente del equipo. En ataque las combinaciones de los tres delanteros con los dos volantes ofensivos fueron mortales (y más que podrían haber sido de no ser por las dos ocasiones falladas por Henry y el penalti no pitado a Messi), en el medio campo Touré se bastó para contener los contraataques muniqueses, y la defensa (amen de incorporarse al ataque a la menor ocasión, otro sello distintivo de este equipo) resolvió los tímidos avances del equipo visitante sin más problema (Ribery fue el único que no se comportó como un alelado durante esta primera parte).

Con este cuadro ni el Brasil de 1970 hubiera tenido nada que hacer. Cualquier situación podía convertirse en un nuevo ataque barcelonista: podía ser uno de los innumerables balones que recuperaron los delanteros o los mediocampistas, o podía ser una jugada trenzada desde la defensa y que progresara por la mortal banda derecha, o podía ser un pase de Xavi a la banda izquierda para que recibiera Henry y montara un pollo, o podía ser un pase largo de Márquez o de Beckenbauer-Piqué. Como en los mejores tiempos, el equipo tenía tantas alternativas para el ataque que era imposible que el partido no terminara como terminó.

Como digo las apuestas de este Barça son fuertes pero con un comportamiento individual y colectivo como el de ayer siempre saldremos ganando. No sé como terminará esta temporada pero yo ayer me podría haber muerto tranquilamente.

sábado, 4 de abril de 2009

JORNADA XIX




Partido complicado después de una doble jornada de partidos de selección que se llevó a practicamente toda nuestra plantilla. Además teníamos que jugar contra un rival comodamente instalado en la zona tibia de la clasificación y que no tenía gran cosa que perder.

Quizás por esa razón el Valladolid salió a jugar sin ningún complejo y muy pronto puso al Barça en una situación incomoda a pesar de que en teoría los azulgranas habían sacado un centro de campo muy fuerte con Keita, Busquets y Xavi pero al final hay que reconocer que, al menos en esa parcela del campo, el Valladolid le ganó la partida al Barça durante la primera parte aunque lo cierto es que la presión que el equipo blaquivioleta ejercia en todo el campo no se traducia en ninguna ocasión de gol clara.

En cambio el Barça que, a excepción como siempre de Iniesta, apenas había hecho nada le bastó con una afortunada combinación entre Etoo y Xavi para marcar el gol que a lo postre traería la victoria.

La segunda parte tiene poca historia. El Valladolid tuvo un par de ocasiones en los primeros compases de la reanudación pero siguió mostrando bastante poca peligrosidad arriba. Aun así siguió dando sensación de domininio durante algunas fases del juego sobre todo, como se ha señalado, por la deserción del centro de campo. Los cambios no trajeron demasiadas novedades al juego, sobre todo por parte de un Messi con Jet Lag.

Final del partido y victoria poco brillante pero que sigue restando jornadas y que además deja las cosas en liga bastante tranquilas a la espera de la importante cita del Miercoles. Allí estaremos.

miércoles, 1 de abril de 2009

Ful del Estambul


No he visto la primera parte pero de entrada me pareció muy llamativo que nuestro equipo haya jugado con tan solo un delantero, sobre todo si ese delantero es Fernando Torres, un gran jugador cuando se dan las condiciones para ello pero posiblemente el menos adecuado para pelear en solitario sin un segundo delantero que divida la defensa. Quizás sea esa la razón por la que al menos en la parte que he visto el jugador madrileño has estado horroroso (con la única excepción de un tiro a puerta tras un gran pase de Cazorla) hasta que fue sustituido por Guiza que demostró mucha más habilidad como lobo solitario en el gol de la victoria española al sacarse una asistencia de la nada al más puro estilo Julio Salinas.

Por lo visto ha sido una repetición del partido de Madrid en el que, al igual que en este, los turcos han llevado la iniciativa y han puesto el orden y el despliegue físico para que España se llevara el gato al agua por suerte y también por mayo calidad técnica. Piqué ha hecho otro gran partido y también me he fijado en Riera.

Ala, ahora volvemos a lo importante este fin de semana.

Bolivia acaba de apiolar a Argentina por 6 a 1, menos mal que Messi es inmune a estas cosas.