domingo, 19 de abril de 2009

JORNADA XXI



El mister sigue con su política de no reservar jugadores ni efectuar rotaciones a estas alturas de la liga. Es algo perfectamente entendible sobre todo teniendo en cuenta que él tiene más información que ninguno de nosotros sobre sus jugadores y de que sigue transmitiéndonos la reconfortadota sensación de que sabe perfectamente lo que hace.

Quizás en la vuelta con el Bayern sí que se podía haber reservado a alguien (especialmente a gente que como Messi empieza a dar muestras de cansancio) pero me remito a lo dicho en el primer párrafo.

Así pues el Barça volvió a salir con todo el trapo con la única novedad de la incorporación de Busquets en el lugar de Touré. El joven canterano hizo un buen partido pero no pudo hacer olvidar la excelente forma de la que disfruta el centrocampista marfileño.

El primer tiempo fue un nuevo ejercicio de control de la pelota y del “tempo” del partido por parte del Barça que arrolló sin contemplaciones a un Getafe que dio muchísimos menos problemas de los que algunos habían pronosticado ya que, en esta fase del partido, se limitó a defenderse con más o menos acierto y con más o menos limpieza. Las operaciones de ataque volvió a dirigirlas Iniesta que se está mostrando como un jugador verdaderamente insustituible en su función de enganche y de “abridor de latas”, sobre todo cuando tiene a Xavi y a Messi para compartir el peso del juego. Como digo el equipo dominó totalmente el encuentro y no se fue al descanso con el partido resuelto porque Henry no tuvo su día y Stojkovic sí.

De todas maneras nada hacía presagiar que se fueran a producir problemas graves en la segunda mitad y no los hubieron. Es cierto que el equipo no estuvo tan concentrado como en la primera parte, que dejó algunos huecos más entre líneas -que fueron aprovechados por el Getafe para estirarse un poco- y que en general pareció acusar el esfuerzo realizado pero ni aún así se dio la sensación de que tendríamos algún percance. Aunque lo cierto es que un marcador tan estrecho nunca le deja a uno totalmente tranquilo. Keita entró para sustituir a Henry y aunque reconozco que sigo sin poder adivinar ninguna contribución demasiado efectiva del de Malí al juego del Barcelona lo cierto es que al menos es un medio campista que trae bastante peligro al ataque tanto de cabeza como en los tiros a media distancia como volvió a demostrar hoy. No hubo más cambios excepto uno para perder tiempo. Sigue llamándome la atención la renuencia de Guardiola a hacer cambios (el primero no suele venir hasta el minuto 22 de la segunda parte) teniendo en cuenta la sobrecarga del equipo pero me remito una vez más al primer párrafo.

En fin, un partido menos y tres puntos más que saben a gloria (por los puntos en sí y por haber sido obtenidos frente a un rival al que se había señalado como bestia negra del barcelonismo y que es presidido por un individuo bastante desagradable) y que permiten afrontar con la suficiente confianza la segunda escalada a Los Alpes tras la cual esperó que ya seamos campeones de liga y quien sabe si de algo más.

Ahora, al contrario de lo que hace el mister (y con buen criterio en mi opinión aunque quizás otros miembros del club sí que deberían empezar a decir algo), vamos a hablar del trío arbitral. Durante la primera parte se dejaron de señalar dos claros penaltis a Etoo y Messi y se perdonó una clarísima segunda amarilla a un jugador del Getafe. Podría añadir que también hubo demasiada permisividad con la dureza de los jugadores locales pero eso ya lo considero una batalla perdida.

Durante la semana precedente se había orquestado, por parte de la prensa canallesca, una absurda campaña que trataba de poner en duda la superioridad azulgrana fomentando la hipótesis de una supuesta conspiración para que el Barça gane la liga. Incluso el periódico más leído de nuestro país (cosa que tampoco es que quiera decir nada) abrió el domingo pasado su edición con una portada que se preguntaba si el Barcelona debía ser campeón por decreto. Toda esta farfolla se resume en lo que se conoce como: “Villarato” (odiosa palabra que hasta este momento no había querido traer al blog) una teoría conspirativa digna de un guionista de Expediente X con un ataque de paranoia.

Naturalmente los gerifaltes de la prensa madridista-nacional-sindicalista son los primeros en saber que todo esto no es más que un engañabobos dirigido a gente que tienen en su casa la bandera de España con el escudo del Real Madrid en el centro (o sea, dirigida a bobos). Pero el efecto que quieren producir es precisamente una inversión de ese supuesto Villarato, es decir, generar un revuelo tan grande por esas supuestas ayudas al Barça que al final los árbitros terminen por perjudicar al equipo ante la perspectiva de ser puestos en la picota por los relaños y ronceros varios.

Por eso la actuación de Turienzo en la primera parte no responde a ninguna conspiración federativa, ni a ningún interés deliberado por pitar en contra de un equipo, ni siquiera a una incompetencia manifiesta para no ver lo que todos vieron: lo de ayer respondió a un simple y lamentable acto de cobardía. Turienzo sabía que si pitaba dos penaltis y expulsaba a un jugador del Getafe se renovaría la campaña amarillista y que si no los pitaba el escándalo sería menor. Y entonces hizo lo que hacen todos los seres humanos: quitarse un problema de en medio, así de triste.

Lo que pasó en la segunda parte fue distinto, aquí no hubo miedo sino simplemente un juez de línea inútil, no sólo por el gol anulado a Messi, sino sobre todo por una jugada anterior en la que pitó uno de los fueras de juego más increíbles que he visto en mucho tiempo. Así pues una combinación de cobardía e incompetencia estuvo a punto de comprometer una victoria importante. A este respecto la campaña de la canallesca da sus frutos así que es de esperar que continúen con ella.

6 comentarios:

Blogger SisterBoy ha dicho...

Me extraña que aún no hayas actualizado con la jornada liguera. Espero que no te diera un patatús con el arbitraje de Turienzo. Yo creo que hoy tengo más canas y todo.

Me gusta como está planteando Guardiola este final de temporada, no relajándose ni un momento y no confiándose con ningún rival. Esperemos que las fuerzas aguanten.

19 de abril de 2009, 11:24  
Blogger Vargtimen ha dicho...

De acuerdo en todo lo que dices. Anoche en el descanso me dio por entrar en las distintas retransmisiones online que hacían los periódicos deportivos. Mientras que Sport, Mundo Deportivo e incluso Marca hablaban de dos penaltis no pitados, AS ni siquiera mencionaba estas jugadas. Su retransmisión de la primera mitad se limitaba a algo parecido a: Min 38, Fulanito zancadillea a Menganito. Min 42. Messi se interna en el área; como si no hubieran sucedido nunca esas jugadas polémicas, como si se las hubiera tragado un gran agujero negro presente en el área getafense; un vergonzante ejemplo de omisión de la información digna del ministerio de propaganda de una dictadura bananera.

En el segundo tiempo, el energúmeno que retransmitía afirmaba que el gol estaba justamente anulando por fuera de juego. ¿Cómo es posible negar la realidad de tal manera? ¿Han perdido la cabeza, aparte de la dignidad, los de la prensa capitalina?

19 de abril de 2009, 15:52  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Pues como dice el refran "A tal señor tal honor". Ello saben bien qué clase de gente lee sus porquerias.

19 de abril de 2009, 16:43  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Si jugáis como el sábado, aunque el árbitro fuese Roncero. No hay quien os pare.

Lo malo es que a un Madrid que juega bien poco al fútbol lo tenéis a seis puntos. No fallan.

De todas formas pronostico un cero tres vuestro en el Bernabéu con todos los vikingos puestos en pie y la canallesca reconociendo la superioridad culé porque la grandeza del Madrid es esa y tal y cual. Lo normal.

Nosotros le ganamos injustamente y a trampas al Numancia. Y estamos a tres puntos del Valencia que está en Champions gracias a unos jugadores que han recordado como se juega al fútbol después de cobrar. La Liga española es una castaña y cada vez que un jugador dice aquello que "nadie puede cuestionar su profesionalidad" me entran los siete males.

20 de abril de 2009, 6:47  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Jejejeje es cierto: no cobramos no ganamos. Y hasta me parece bien.

20 de abril de 2009, 6:55  
Blogger Deckard ha dicho...

Si yo trabajo con poco entusiasmo cobrando, si no me pagaran...

Tengo que reconocer que esta absurda campaña del Villarato me gusta simplemente por ver la reacción culé. Después de toda vida haciendo lo contrario ahora llega la indignación de que se pueda dudar de la dignidad de los éxitos propios y no se reconozca que el equipo es sencillamente el mejor.

Impenitente (vamos a tener que ponerte un mote que esto es muy largo), Ronaldinho salió aplaudido del Bernabeu hace no mucho. Lo mismo que Del Piero hace bien poquito.

21 de abril de 2009, 3:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal