miércoles, 11 de marzo de 2009

Esto se ha puesto tan bien que sólo el Barça podría fastidiarlo.

Resumen rápido que tengo la conexión temperamental y hay que aprovechar al máximo los diez segundos en los que esto funciona.

Alineación de gala sin sorpresas y con los mejores de salida como debe ser (Impetinente por lo visto Abel no es seguidor de esta filosofía pero ya nos explicaras tú lo que ha pasado). En algunos círculos cules se criticaba un poco el hecho de que Guardiola no presentara un equipo algo más conservador teniendo en cuenta que le favorecía el resultado de la ida pero eso no hubiera funcionado. En primer lugar porque no creo que el Barça supiera jugar de esa manera y en segundo lugar porque con una defensa que continua siendo su punto flaco (sobre todo en balones por alto como hoy se ha vuelto a demostrar) encerrarse atrás hubiera sido un grave error. Como mejor defiende el Barça es teniendo la pelota.

Lo cierto es que, tras un comienzo algo flojo el Barça se dio cuenta enseguida de que el Olympic iba a plantear el partido como si fueran ellos los que estuvieran clasificados con el cero a cero y entonces la máquina empezó a funcionar y el equipo ofreció un recital de juego de ataque por ambas bandos y por el centro con Iniesta una vez más llevando la batuta de la ofensiva azulgrana (lo que le costó que le acribillaran a patadas, en eso también se había notado su ausencia pues era entonces Messi únicamente el que recibía la leña) lo que le daba más tranquilidad a Xavi para buscar la asistencia (hoy dio dos) y con Messi rompiendo por la diagonal.

De un gran pase de Márquez vino el primer gol de Henry que esta vez no falló en el cara a cara con el portero. Posteriormente otro pase de Xavi y Henry nuevamente transforma. Y a partir de ahí la locura: golazo de Messi y más tarde gran desmarque de Etoo que metió uno de sus goles clásicos (hasta ese momento había estado bastante flojo al empeñarse en buscar la pelota fuera de su demarcación natural).

Cuatro cero y la eliminatoria resuelta. Pero está claro que no hay manera de tener tranquilidad con este equipo y así, antes de llegar al descanso, llegó otro balón por alto que salva a los centrales y que remata algún enano que pasaba por allí mientras Valdés hacia de mujer de Lot.

Un pequeño jarro de agua fría que de todas maneras no parecía que hiciera albergar dudas sobre cómo se terminaría todo. Ese fue el momento en el que expresé en voz alta el pensamiento que pone título a este post. Y como para confirmarlo nada más empezar la segunda parte –y tras una falta a Iniesta que el linier incompresiblemente no pitó- el balón que vuelve a atravesar toda el área en medio de defensas que lo miran con cara de haba y PAF el segundo.

Aquí se reveló algo que Guardiola sabe bien y que todos los cules sospechamos desde hace años: necesitamos jugar siempre al ataque y con los mejores delanteros del mundo porque nuestra defensa suele ser un asco. Atacamos como el Liverpool y defendemos como el Binefar. En fin que el problema era que el 4-2 sembraba ya algo más que dudas pues un tercer gol francés podría haber supuesto una presión que quizás el equipo no hubiera podido soportar.

Pero aquí se volvió a demostrar el carácter del Barça que dio una lección de cómo defender un resultado, es decir conservando la pelota y manteniéndola siempre lo más lejos posible del área propia. Aquí volvieron a aparecer Iniesta, Xavi y Messi que son auténticos maestros en el arte de esconder el balón y no perderlo sino en aquellas áreas del campo en las que esa circunstancia no supone ningún peligro. Touré hizo una buena labor, como de costumbre, en la batalla del centro de campo e incluso consiguió atacar más de una vez con algo de peligro pero, al contrario que ocurre con los jugadores antes mencionados, no tiene la técnica suficiente como para retener tanto la pelota y las pérdidas en su posición de juego sí que pueden ser mortales.

Hablando de la defensa gran trabajo de Piqué que cortó casi todo lo que cayó en su demarcación y además incluso ejerció de libero cuando fue necesario hacerlo sin cometer apenas errores (aparte de su papel en el error colectivo que precedió a cada gol). El partido de Alves en cambió fue discreto en ataque (el carril izquierdo del ataque culé, como siempre, fuertemente defendido por los zagueros rivales) y nefasto en defensa, al menos en esta segunda parte, en la que su falta de sentido de la posición hizo que en su banda se vieran unos huecos verdaderamente espeluznantes que no fueron aprovechados por los atacantes del Lyon que por cierto tras marcar el segundo gol sólo lograron crear otra clara oportunidad de gol afortunadamente fallada.

A esas alturas sin embargo el Barça tenía ya el partido dominado y tras el gol de Keita se acabó el carbón. Encima Juninho Pernammarrano tuvo el justo final a su inquina cuando vio el camino del banquillo antes de tiempo en medio de la ignominia pública. Como en una película vamos.

En fin, prueba superada y ahora a esperar el sorteo. Aunque ningún rival nos lo pondrá fácil preferiría encontrarme con el Liverpool, el Manchester o el Villareal en una fase más avanzada de la competición. Pero nos toque quien nos toque está claro que saldremos a jugar con el estilo que no es característico, como los grandes equipos.

4 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Bueno, pues hasta aquí hemos llegado. Confiemos que pasen menos de doce años para volver.

Lo que sí tengo claro es que no serviría para entrenador de fútbol. Yo, en el partido más importante siempre sacaría a mi mejor jugador. Quizá por eso me dedico al hierro y no al fútbol.

Abel planteó un partido a contener y a aprovechar alguna ocasión y ponernos cero uno y a casa. No tiramos entre los tres palos. Difícilmente se puede ganar así, y más cuando el que mete los goles y abre unos huecos como autopistas con su movilidad constante está comiendo pipas en el banquillo.

Y Maxi no puede seguir siendo capitán de este equipo. Un capitán mira por el equipo y no por él mismo y monta el pollo que monta cada vez que le cambian.

Y casi mejor que nos hayan eliminado y podernos concentrar en la competición que realmente nos interesa: el Ramón de Carranza.

12 de marzo de 2009, 2:18  
Blogger Deckard ha dicho...

Yo tampoco podría ser entrenador.

Si me dijeras que estaba cojo y que iba a aguantar medio tiempo... Además supongo que Abel sería consciente de que si palmaban se iba a llevar todas las ostias (y con razón).

Sister yo espero que os toque un Manchester o un Liverpool, de cara a mí, como espectador "imparcial" prefiero que un choque de estos sea a doble partido.

12 de marzo de 2009, 8:48  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Por las declaraciones de Abel de hoy parece como si el técnico hubiera tenido la intención de reservar a Forlan para la liga. Yo tampoco lo entiendo.

A un equipo que, como nosotros, aspire a ganar la Champions está claro que más tarde o más temprano le acabará tocando un hueso de estos pero yo desde luego los prefiero en la semifinal o en la final.

De hecho hace tiempo que sueño con una gran final Barça-Manchester

12 de marzo de 2009, 9:06  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Por las declaraciones de Abel de hoy parece como si el técnico hubiera tenido la intención de reservar a Forlan para la liga. Yo tampoco lo entiendo.

A un equipo que, como nosotros, aspire a ganar la Champions está claro que más tarde o más temprano le acabará tocando un hueso de estos pero yo desde luego los prefiero en la semifinal o en la final.

De hecho hace tiempo que sueño con una gran final Barça-Manchester

12 de marzo de 2009, 9:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal