sábado, 1 de diciembre de 2007

Jornada XIV



El encuentro de hoy era un paso más en la revalida de Rikjaard y el primero verdaderamente comprometido. Y ello por varios motivos, en primer lugar por ser un partido disputado fuera de casa algo que por desgracia este año se está convirtiendo en una tortura bimensual y en segundo lugar por ser frente a un rival directo en la clasificación que por añadidura es el Espanyol enemigo ancestral del barcelonismo. Algún ignorante dirá también que fue el equipo que nos quitó la liga la temporada pasada pero los que entienden un poco de esto responderán que el Barça fue el que se quitó la liga a sí mismo.

El Barça salió una vez más con la peculiar estructura a la que se ha visto obligado por las lesiones y las demás circunstancias de esta temporada, es decir sin delanteros centros y con Gudjonsen haciendo de inverosímil centrocampista. No me parece un mal equipo, tal y como están las cosas no hay nada mejor pero no comprendí una vez más el cambio de posición de Puyol que me sigue pareciendo imprescindible en el centro de la defensa. Lo de hoy sólo podía estar justificado por una lesión o sanción de Zambrotta lo que no era el caso.

El Barça se vió una vez más favorecido por un gol tempranero a cargo de Iniesta tras una jugada de ensueño de Messi que volvió a ser el mejor del equipo junto con Touré. En esta fase del partido el Espanyol estaba desarbolado y los media puntas del Barça jugaban tan a placer que de haber tenido un Etoo o al menos un Henry en la zona caliente del área enemiga podía haber sido una masacre. Una lastima, un segundo gol hubiera casi finiquitado el partido pero eso no llegó.

De todos los tópicos del futbol ese que dice que “el que perdona al final acaba perdiendo” me parece el más idiota sobre todo porque no conozco a ningún jugador ni a ningún equipo que “perdone” nada. Los goles no entran y punto. De todas maneras cuando sonó el silbato que anunciaba el descanso estoy seguro que todos los culés veteranos sintieron un cierto desanimo. Con lo que hemos visto esta temporada sabíamos que sería muy difícil que el equipo no se viniera abajo en la segunda parte y eso fue lo que ocurrió.

Al menos hasta el gol del empate de Coro (en el minuto 69) el Barça estuvo a merced de los blanquiazules en mejor forma física y mucho más motivados como hemos visto antes mil veces. ¿Qué explicación tiene esto? No lo sé, se ha discutido infinidad de veces sin llegar a una respuesta satisfactoria, ya se por falta de forma física, por cansancio debido a la acumulación de partidos o por Dios sabe qué lo único cierto es que parece que no hay manera de conseguir mantener la tensión los noventa minutos.

Lo peor de todo es, sin embargo, la falta de alternativas. La entrada de Ronaldinho me pareció acertada aunque no así la salda de Bojan que es de esos jugadores que puede tener la inspiración suficiente como para cambiar un partido. Ronaldinho se movió bastante cerca del área (única zona en la que sigue siendo útil) y al menos creo una cierta sensación de peligro aunque sigue estando en declive. La entrada de Zambrotta en cambio se debió más a un intento de evitar la expulsión de Puyol (pensando ya en el gran compromiso de la semana que viene lo que dice mucho) que a un reconocimiento del error cometido al desplazar al leridano de la posición para la que ha sido concebido. La salida de Ezkerro es algo que ya daría risa si no fuéramos barcelonistas y un indicador de que tras el empate del Espanyol no teníamos nada que pudiera servir verdaderamente de revulsivo.

Aun así creo que el Barça tuvo una reacción mucho más adecuada que en ocasiones anteriores en la que los goles del contrario le habían dejado noqueado. Se lanzó al ataque y con bastante acierto. En especial destacaría la actitud de Messi que a pesar del cansancio acumulado y de la tremenda presión de los jugadores contrarios siguió desequilibrando y volvió a ser una vez más el más destacado en esta segunda parte.

En fin, otra vez a cuatro puntos del Madrid y el gran partido en el horizonte. Primer encuentro vital de la temporada. Una victoria pondría al equipo a un solo punto del líder dejándolo todavía a tiro. Una derrota colocaría a los blancos a siete puntos, una distancia no definitiva naturalmente pero que podría marcar ya un primer punto de inflexión en la liga. Veremos que pasa.

4 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

El cambio de Gudjohnssen por Ezquerro fue algo tan ilusionante como levantarse la mañana de Navidad y descubrir que Papá Noel te ha robado el calcetín.

Aparte de eso, yo hubiera sacado a Ronaldinho por Guddy, retrasando a Iniesta y dejando a Bojan delante para hacer de las suyas. En esos minutos el centro del campo era un desmadre.

Si no estuviera Messi, yo creo que los partidos fuera de casa no me molestaría ni en verlos.

2 de diciembre de 2007, 1:01  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Hombre fijate en Bojan contra el Olimpic. Apenas tocó balón pero tuvo tiempo de dar un pase de gol y otro pase que provocó un penalty. Y además tiene 17 años joder, es imposible que se canse.

2 de diciembre de 2007, 5:31  
Blogger Zar Polosco ha dicho...

Durante la próxima semana en el televisor de mi casa sólo se va a ver la página 203 del teletexto de TVE. Estamos en Champions. Puede ser. Este año puede ser. Y no quisiera conformarme con quedar del segundo al cuarto.

Y no nos ha tocado mal grupo en el Europeo. Ahora, el cruce de cuartos va a estar un pelín jodido.

2 de diciembre de 2007, 12:45  
Blogger SisterBoy ha dicho...

La primera fase de la Eurocopa es bastante más dificil que la del mundial. Pero bueno podía haber sido peor aunque no me parece que nos haya tocado ninguna perita en dulce

2 de diciembre de 2007, 13:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal