miércoles, 22 de abril de 2015

Yeux sans visage


El Barça dio ayer una lección de cómo afrontar un partido de vuelta en casa tras lograr ventaja en el partido de ida (aprende Mourinho) y sin dejar espacio a cualquier tipo de especulación solventó la eliminatoria con dos goles de Neymar (uno tras una jugada magistral de Iniesta y otro tras un el mejor pase que ha dado Alves en lo que llevamos de década). A continuación el equipo se dedicó a dosificar fuerzas y a recrearse un poco ante un equipo francés decepcionante cuya mayor contribución a esta edición de la Champions ha sido quitar de en medio al antipático Chelsea. A la misma hora Guardiola se reivindicaba con una goleada de escándalo, también me alegro, por más que el Bayern sea un rival temible en los próximos cruces.

 

En el día de hoy se han conocido los otros dos semifinalistas, uno es la vieja Juventus que a día de hoy aparece como el rival más asequible, el otro se ha dirimido en el enésimo derby madroño, un encuentro disputado al estilo de los años 70 (en España) dónde se ha llevado el gato al agua el que más ganas le puso.

 

A esperar al Viernes.  

2 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Se acabó.

Gano el que quiso ganar. El Cholo no ha estado esta vez a la altura. No se puede plantear una eliminatoria a ver si nos cae un gol, y si no, pues a ver si llegamos a los penaltis y a lo mejor hay suerte.

Y encima el cambio de Giezmann ayer. En fin. Fue hermoso. Dos días de luto y a otra cosa.

23 de abril de 2015, 7:02  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Lo de Griezmann (o como se escriba) me pareció incomprensible, el Atlético jugó como si hubiese marcado y el Real Madrid también (como si hubiese marcado el Atlético me refiero). Cuando un equipo sale a ganar y el otro a los penalties....

23 de abril de 2015, 12:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal