martes, 24 de febrero de 2015

IN THE CITY


Dos caras de la moneda, en la primera cara (parte) el nuevo Barça con su alineación de gala y jugando con primer toque y velocidad moviéndose por todo el campo con la misma intensidad y agresividad, con Messi ocupando la posición de tres cuartista distribuyendo el juego por todo el ataque y combinando con acierto con sus dos teóricos compañeros en el ataque así como con Iniesta, Rakitic e incluso Alves (muy activo todo el partido aunque tan torpe como de costumbre). El City intentó plantar cara al Barça pero salió perdiendo en el intercambio de golpes y terminó la primera parte con media eliminatoria en la basura, todo ello con dos goles de Luis Suarez  mediante y es que el jugador uruguayo pareció rejuvenecer al contacto con la Premier que le dio fama y fortuna.

En la segunda cara (parte) del encuentro todo fue diferente, en primer lugar porque el City salió a matar o a morir sabiéndose perdedor de antemano con el resultado que campeaba en el marcador, en segundo lugar porque el nuevo Barça había agotado sus fuerzas en la primera parte y porque el partido ya no demandaba el juego eléctrico de los primeros 45 minutos sino un juego más controlado y pausado, el juego que desplegaba el viejo Barça, un juego que ahora mismo no parece posible recuperar, además Messi abandonó el centro de campo y volvió a caer a banda izquierda con lo que el juego en general se resintió.

Entre una cosa y otra el City consiguió aprovechar la única indecisión defensiva de la zaga culé (en la que destacaron sobre todo Piqué y Jordi Alba y algo menos Mascherano) para acortar distancias, podía haberse esperado un arreón final de los locales poniendo cerco a nuestra portería pero lo cierto es que prácticamente no hubo más oportunidades en nuestra contra, entretanto Matheiu había entrado por Rakitic (no se sabe bien por qué) Adriano por Alves (lesión) y Pedro por Neymar (que estuvo desaparecido casi todo el encuentro). Cuando ya finalizaba el partido Zabaleta cedió un penalti absurdo que fue asimismo absurdamente fallado por Messi (más doloroso el rechace de cabeza que la no transformación en primera instancia) y así terminó un partido con un resultado excelente pero que deja un mal sabor de boca, o más bien un sabor de boca inquietante.

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

¿Inquietante? Es absolutamente imposible que os eliminen. Los equipos ingleses (salvo el Chelsea) son un chollo. Fuegos de artificio. No van a salir ni a por el partido y reaccionarán cuando llevéis dos a cero. Aunque jugaseis con el filial.

Nosotros, bien. Uno a cero, dos lesionados y medio, un expulsado, Thiago, que no jugará la vuelta, como Godín. En Copa también teníamos que remontar un uno a cero y tiramos la segunda parte. En fin. Quedán tres semanas. Todavía puedo ser más pesimista.

25 de febrero de 2015, 23:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal