jueves, 22 de enero de 2015

EL GIRO DE 360 GRADOS TERMINA EN EL MISMO SITIO.


 
 
Los apologetas de la “alineación definitiva” se habrán llevado un chasco con el partido de ayer ya que de hecho fue la primera vez que dicha alineación tuvo que vérselas con un equipo que no estaba tan dispuesto como los anteriores a cederle el terreno haciendo así innecesario el juego en la zona ancha. Lo curioso es que el equipo de ayer fue precisamente el mismo que se enfrentó al Barça hace unas semanas aunque el planteamiento fue bastante distinto, el Atlético con la lección aprendida se desplegó en todas las demarcaciones del campo impidiendo el dominio abrumador del anterior encuentro y bloqueando el ataque con mayor efectividad.

 

A pesar de ello el Barça gozó de algunas oportunidades (contestadas con contraataques ocasionales de los visitantes, algunos de ellos con cierto peligro) incluido una que falló de forma lamentable Luís Suárez, pero estaba claro que no estábamos ante el mismo encuentro, y fue en este contexto cuando sí se noto la ausencia de un centro de campo clásico, una ausencia que obligaba a jugadores antes liberados de funciones de organización a echar una mano en dichas tareas, lo que incluía a un Messi bastante lejos del área y en funciones más de interior que de atacante puro.

 

El partido fue poco brillante e incluso algo aburrido aunque tratándose de la ida de una eliminatoria a doble partido se trataba sobre todo de conseguir llegar al final manteniendo la portería local a cero. De todos modos Luis Enrique decidió dar entrada a Xavi buscando arreglar un poco el desbarajuste, sin tener tiempo de apreciar la influencia del egarense en el juego azulgrana vino el penalty (lo fue ¿verdad?) transformado en segunda instancia por Messi colocando al final un resultado bueno que, consiguiendo un gol en el encuentro de vuelta, prácticamente garantiza el pase a la siguiente fase.

 

  

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Lo fue, lo fue. Fuimos con la lección aprendida del partido de Liga, pero salimos de allí igual. Un 1-0 es muy mal resultado. ¿Remontable? Sí, pero lo veo complicado. En fin, voy a sacar la ouija para invocar el espíritu de Arteche.

22 de enero de 2015, 12:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal