lunes, 9 de febrero de 2015

JORNADA DEL 08 DE FEBRERO DE 2015



Ayer hizo exactamente un mes y dos días desde que el Barça se veía frente a una contingencia igual a la de la última jornada: tener que disputar su partido sabiendo de antemano que el líder se había dejado tres puntos (¡y de qué manera!) en una difícil visita. Pero esta vez todo fue diferente, en aquella ocasión la debacle de Anoeta coronaba un penoso recorrido que había comenzado con la derrota en el clásico, a partir de ahí digamos que se tocó fondo y se empezó a remontar la temporada, una remontada no basada en cambios de actitud de jugadores, técnicos o directivos sino en la asunción definitiva de que el modelo de juego que había convertido a este equipo en legendario había terminado y que era hora de pasar a otra cosa.

En el nuevo Barça de ayer curiosamente jugó de entrada con el centrocampista emblemático del modelo de juego antes citado y si bien antes se había destacado cómo era imposible jugar al juego de Xavi sin Xavi ayer vimos cómo se puede no jugar al modelo de Xavi con Xavi en el campo. En efecto el egarense se convirtió, al igual que le ha sucedido a Iniesta, en un secundario de lujo que ya no controla ni distribuye el juego del equipo sino que se dedica a apoyar el ataque y las veloces transiciones que parecen ya el sello de calidad de este conjunto.

Aparte de eso la novedad de ayer fue la inclusión de Mathieu en el centro de la defensa (una defensa que paradójicamente sigue siendo la demarcación que menos confianza inspira en este equipo pese a los pocos tantos que estamos encajando esta temporada). De este modo el Barça de los pases largos, el primer toque y la ausencia de centro de campo volvió a imponerse con claridad fiando su potencia exclusivamente a su poderoso tridente atacante (ayer marcaron los cuatro delanteros que saltaron al campo) trocando en definitiva el juego de control por el ofensivo. De momento los resultados acompañan y si también acompaña la suerte en lo que a lesiones se refiere está claro que el no ya muy lejano segundo clásico de la temporada puede empezar a marcar el destino de esta liga. Como hombre más destacado una vez más que marcó un gol, e intervino directa e indirectamente en los otros cuatro, el argentino no es ya el mejor jugador del Barça sino la esencia misma del juego del Barça.

Por otro lado la homérica victoria colchonera vuelve a meter al equipo del cholo en baza, gracias por los seis puntos arrebatados al líder y esperamos no tener que devolver el favor.  

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Bueno, ahí estamos. Aníbal tenía elefantes y utilizaba elefantes. Escipión no los tenía y planteaba su estrategia con el fin de anularlos. Al final se trata de utilizar las armas que tienes. Y si tienes un pívot de 2,15 al que el rival no puede parar, balones al pívot.

Tras esta lección magistral de estrategia, y sabiendo que en el fútbol todo cambia de un día para otro, principios de febrero y estamos vivos. ¿Dónde llegaremos? No lo sé. Pero este cuatro a cero al Madrid sabe a gloria por muchas y muchas razones. Es como el 7-1 de Alemania a Brasil. No es un título. Es algo más.

10 de febrero de 2015, 6:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal