miércoles, 11 de febrero de 2015

LA FUERZA DE LA COSTUMBRE


La alineación parece consolidarse, con algunas variantes por supuesto merced a las ya inevitables rotaciones, en esta ocasión fue Mascherano el que ocupó la demarcación de medio centro ofreciendo además una actuación impecable, su posición en el centro de la defensa la volvió a ocupar Mathieu que junto con Piqué realizaron una labor también casi perfecta cortando cualquier atisbo de contraataque del equipo amarillo, por delante Iniesta volvió a ejercer de tapado aunque en esta ocasión se convirtió en uno de los más descollantes ejerciendo su histórica labor de perforador de defensas contrarias y consiguiendo incluso un gol, le acompaño Rafinha que estuvo muy activo aunque no tan destacado como en encuentros anteriores.

 

En la delantera los tres tenores con Messi que empezó muy enchufado pero acabó dando muestras de cansancio, Luis Suárez que pese a hacer un buen partido y ceder el primer gol volvió a ser perseguido por la mala suerte y por último un Neymar flojísimo al que no le salió absolutamente nada e incluso falló un penalty que podría haber sido la sentencia de muerte de la eliminatoria.

 

En la primera parte el Barça atosigó la portería del Villareal sin pasar el menor apuro en la suya (salvo al final de los primeros 45 minutos) y fue un milagro que no dejará su pase a la final concluido, en parte por la mala fortuna y en parte por la cerrada defensa visitante, el único gol de esta fase del partido llegó tras prácticamente el único fallo de dicha defensa.

 

Nada más empezar la segunda parte llegó el gol en una aberración futbolística en forma de disparo a boleo y fallo de Ter Stegen (una lastima porque el arquero alemán había hecho una parada de mérito en la primera parte), por fortuna Iniesta volvió a desequilibrar casi enseguida y un tercer gol de Piqué despejó cualquier duda. Lastima del penalty fallado (tirado como se ha dicho de forma inexplicable por Neymar) que hubiera sido la puntilla, tras eso un Barça cansado y un Villareal confundido por las lesiones pactaron dejar las cosas como estaban.

 

Un pie en la final salvo catástrofe en el partido de vuelta.            

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Ya no hay catástrofes como la de Getafe.

13 de febrero de 2015, 2:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal