domingo, 9 de noviembre de 2014

JORNADA N+1


Lo más difícil de escribir estos comentarios es analizar la composición de un equipo que posiblemente vaya a cambiar por completo en el próximo encuentro.

 

Sería estúpido manifestarse en contra de las rotaciones, son imprescindibles dado el nivel de competición al que se enfrentan los clubes como el Barça cada temporada, pero una cosa es rotar jugadores manteniendo el sistema y otra muy distinta es rotar sistemas, esto último puede desquiciar a cualquier equipo y mucho más a los aficionados de dicho equipo.

 

El Barça saltó al campo con una nueva versión de la defensa donde a la ya acostumbrada ausencia de Piqué se unió también la del igualmente criticado Alves en un gesto que se revela de nuevo como inquietantemente dirigido a la galería. En el centro de campo otro desbarajuste con un Busquets solitario y además renqueante secundado por dos interiores que se niegan (posiblemente con razón) a tomar la batuta del equipo. Delante al sempiterno Messi le secundaron esta vez Munir y Pedro.

 

Mala primera parte con un equipo confundido y romo y con un nuevo gol encajado tras una transición en contra golpe que pilló a todo el equipo dándose la vuelta.

 

Esta vez no hubo la más mínima sutilidad a la hora de los cambios, Luis Enrique hizo saltar a Neymar y Luís Suárez nada mas empezar la segunda parte, las cosas mejoraron algo pero no terminaron de arreglarse hasta que una vez más entró Xavi. A partir de ahí entró en juego el desequilibrio de Luis Suárez que estuvo muy activo en ataque y que sirvió los dos asistencias de gol (por más que dichas asistencias fuesen rematadas con la uña por Neymar y Jordi Alba respectivamente).

 

Victoria in extremis que permite no descolgarse del grupo de cabeza pero que no despeja dudas respecto al juego del equipo y sobre todo a la falta de dirección y planificación, tanto desde el banquillo como desde el palco. La palabra ahora es desánimo.   

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

No os habéis descolgado del grupo de cabeza. Es el grupo de cabeza el que se ha descolgado.

Podéis fichar a Bale. Ahora la canallesca no lo quiere. Se ve que no les sirve.

También podéis fichar a Siqueira, un lateral solvente que se pide penalties para fallarlos y que es capaz de expulsarse en tres minutos. Si sirve para algo más nadie lo sabe.

10 de noviembre de 2014, 7:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal