miércoles, 24 de septiembre de 2014

JORNADA V



Lo que más me preocupa es que si al final hubiese sonado la flauta y hubiésemos marcado "in extremis" todo el mundo hubiese pasado de puntillas por el pobre juego de hoy y se hubiese alabado la racha de victorias y la portería imbatida.

Y es que en este partido se ha visto, como en los otros encuentros de la temporada, la misma improvisación en el juego y la misma ausencia de dirección agravada, también como en los encuentros pretéritos, por la bajísima forma de Iniesta (ha jugado hoy su peor partido probablemente) y la ausencia de Messi que por desgracia hoy ha sido permanente y no temporal.

En otros partidos se había vivido de las rachas en las que el argentino y Neymar podían conectar, hoy no ha ocurrido tal, posiblemente de haberse materializado esa gran (y casi única) ocasión en los albores de los primeros 45 minutos las cosas se habrían arreglado pero hoy tampoco funcionó eso.

Y sí, el campo era un patatal, el árbitro un emboscado y ellos han jugado al límite (por fuera) del reglamento. Pero que nadie se engañe, hoy hemos fallado nosotros y también el Mister que a los errores de fondo que para mí ha cometido desde el inicio de la temporada ha unido una escasa visión de lo que estaba sucediendo en el campo como demuestra el doble cambio de delanteros y la postrera incorporación de Adriano en un tácito reconocimiento de que erró al incluir a Douglas en el equipo inicial.  

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

O'Rei Miranda.

Y también marcó Torres.

Veo que seguís inmersos en vuestro final de ciclo. Paciencia, tenéis a Mathieu. Y si dejáis que Neymar juegue con una camiseta amarilla (como si fuese el colocador de un equipo de voleibol), vamos, en enero ya tendríais la liga ganada.

25 de septiembre de 2014, 12:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal