domingo, 13 de julio de 2014

EL RAPTO DE EUROPA



Hablamos mañana



Alemania llegaba a la final después de una paliza de resonancias mitológicas a la Selección anfitriona, Argentina tras sin duda una de las peores semifinales de la historia moderna de esta competición. Posiblemente estos antecedentes contribuyeron a crear una imagen distorsionada de lo que debería haber sido esta final.

 

Se esperaba un control del balón casi desde el comienzo de los jugadores germanos contrarrestado con algún contraataque argentino fiado al talento de Messi o a la oportunidad de Higuaín. Por el contrario nos encontramos con que el equipo alemán se empezó el partido encontrándose con la inoportuna lesión de Khedira en el calentamiento previo. Quien sabe si a consecuencia de este contratiempo de ultima hora el previsto dominio del balón de Alemania se traducía en un estéril mareo del esférico en la zona ancha del campo sin que se pudiera crear ninguna ocasión de gol y sin que ninguno de los muchos talentos individuales del equipo teutón pudiera destacar. Por el contrario Argentina, lejos de encerrarse en su campo, consiguió desactivar el juego alemán no sólo en las proximidades de su área sino incluso en el centro de campo con un juego agresivo y eficiente al mando del cual estuvo una vez más el jefecito Mascherano, lo malo es que a partir de ahí las cosas en la zona no de ataque no se les daba tan bien. Y todo ello pese a que se vieron los mejores momentos de Messi desde la fase de grupos, la estrella argentina distribuyó el juego adecuadamente y se mostró incisivo y peligroso en sus avances por la derecha, pero las ausencias de Agüero y sobre todo Di María ensombrecieron el ataque albiceleste, con la cantidad de perdidas de balón que estaban teniendo los alemanes es de suponer que el fideo hubiese hecho estragos por su banda con Messi entrando más por el centro. Para colmo Higuaín falló un gol de esos que será recordado cien años después de su muerte.

 

Sabella se dio cuenta de que su gran oportunidad era aprovechar este insólito estado en el que se encontraba Alemania y dio paso al Kun Agüero buscando precisamente eso, lastima que el delantero del Manchester City tampoco tuvo ayer su noche y no sólo falló todo lo que intentó sino que incluso mereció ser expulsado por tremenda piña que le asestó al tipo ese del nombre impronunciable e inescribible. Para colmo Messi, pese a tener también una gran oportunidad al comienzo de la reanudación, comenzó a apagarse a medida que transcurría el encuentro como si hubiera gastado lo poco que tenía en la primera parte y acabó diluyéndose hasta acabar el encuentro prácticamente andando (quién sabe si por alguna molestia física). Sabella echó el resto dando entrada a Palacio (cuya única contribución fue fallar otro gol en un mano a mano contra el portero) y ya enfilando la prórroga a Gago buscando posiblemente un enganche con los hombres de cabeza tras la desafección de Messi.

 

Alemania por su parte había hecho su primer cambio demasiado pronto obligado por la lesión de Kramer (que a su vez suplía al ya mencionado Khedira) al que sustituyó Schürrle, más tarde ingresó Götze y es curioso que estos dos jugadores que nunca habían sido incluidos en el equipo titular alemán en estos Mundiales y que además habían tenido una actuación discreta (especialmente el primero) protagonizaran el único gol del partido cuando ya faltaban minutos para terminar la prórroga. Concretamente faltaban siete aunque todavía hubo tiempo de que Messi cabeceara con cierto peligro y de que tirara una falta a las nubes en el último suspiro confirmando otro doloroso fracaso personal en la máxima competición por selecciones, un fracaso que la grotesca concesión del balón de oro sólo contribuye a empeorar.

 

Como ocurre en las prórrogas se ganó por un golpe de fortuna cuando el partido había enloquecido, las marcas flojeaban y todo el mundo estaba más o menos con la lengua fuera, podía haber ocurrido cualquier cosa y ocurrió esa. Alemania ha sido el equipo que más y mejor ha jugado esta competición y merecía por ello el triunfo y además desde hacía bastante tiempo aunque ayer no fue superior a Argentina ni mucho menos. La albiceleste por su  parte sólo puede decir que dio lo mejor que pudo y supo con lo que tuvo a mano, posiblemente con un Messi y un Di María  al 100% (física y mentalmente) y con la ayuda de algún punta más como el sorprendentemente ausente Téez las cosas podrían haber salido de otra manera.

 

En fin ha sido un placer como siempre y nos vemos en Septiembre.


5 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Pudo ganar cualquiera, es cierto. Pero la moneda cayó del favor de Alemania y la historia la escriben los campeones.

Y se acabó el Mundial. Desde el principio tuve la sensación de que este Mundial le tocaba a Alemania.

Tu amigo Messi sale muy tocado. Veremos si recupera galones ante el llorón de Neymar (si ese coche que ha parado en el stop no hubiese frenado y hubiese chocado contra el mío tal vez habría sufrido lesiones irreversibles y...y...y...Hala, a llorar) y el nuevo filón para los chistes de nombre Luis Suárez. Por cierto, ¿alguien en vuestro club sabe que estáis sin defensa? ¿O, como dijo Deckard, seguís con problemas estructurales y os gastáis el dinero en televisores de plasma?

Y cuando Lahm levantó la copa sentí mucha nostalgia. Y sigo cabreado con Del Bosuqe. Y con Casillas (cuando le dieron a Messi el Balón de oro pensé que también Casillas se merecía por tanto el de mejor portero). Y con casi todos los demás. Muy cabreado. Nos dieron mucho pero este año no. Y un Mundial es un Mundial.

Y hasta septiembre, aunque iremos comentando fichajes y Supercopas.

15 de julio de 2014, 9:18  
Blogger El Impenitente ha dicho...

¿Te has comprado ya la camiseta de Mathieu?

23 de julio de 2014, 10:43  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¿Pero ese no era lateral?

23 de julio de 2014, 13:50  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

23 de julio de 2014, 13:50  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Con Unai sí. De hecho Jordi Alba era su suplente. Es un fichaje curioso, desde luego. Un nuevo Chigrinsky.

25 de julio de 2014, 5:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal