domingo, 26 de octubre de 2014

JORNADA IX




Hay un personaje de la película paródica de súper héroes “Mystery Men” que afirmaba que podía volverse invisible siempre y cuando nadie le estuviera viendo. Algo así ocurre con este Barça que oscila entre lo bueno y lo aceptable con equipos de nivel inferior a él y que ha naufragado en los dos partidos contra rivales que está como mínimo a su altura.

 

Luis Enrique decidió tirar de centro de campo clásico y alineó a Xavi, Iniesta y Busquets, que venía de recuperarse de una lesión y que quizás no estaba al 100%, sin embargo las dudas en defensa obligaban a tirar una vez más a Mascherano a la posición de central junto con Piqué. Menos explicación tiene lo de Mathieu por la banda izquierda, una demarcación en la que este hombre sólo había jugado esta temporada, (que yo recuerde y he visto todos los partidos) en una ocasión anterior. El francés se mostró lento, poco habilidoso y bastante superado por la situación y sus subidas por banda no dieron ninguna sensación de peligro.

 

Arriba teníamos a Neymar, Messi y el muy esperado Luis Suárez. Resulta muy ventajoso comentar a toro pasado la decisión del mister de alinear al uruguayo de entrada y no reservarlo para los últimos minutos teniendo en cuenta su baja forma, pero quizás Lucho pensó que podría desbordar al Madrid poniendo todas las cartas sobre la mesa de entrada, ahí no puedo criticar a Luis Enrique, simplemente su estrategia salió mal. De todos modos Luis Suárez dio muy buenas sensaciones en el tiempo que estuvo en el campo, suya fue la asistencia del primer gol y en el resto de minutos que estuvo presente le puso muchísimas ganas y dejo ver unos movimientos excelentes, en cuanto recupere la forma es de esperar que se vean grandes hazañas de esta tripleta atacante de lujo.

 

Volviendo al desarrollo del partido en sí lo cierto es que las cosas no pudieron haber empezado mejor, a los tres minutos, como hemos anticipado antes, un pase por banda de Luis Suárez fue recogido por Neymar que realizó una transición perfecta en paralelo a la portería de Casillas para batirlo con un balón ajustado al poste. A partir de ese primer golpe inicial el Madrid trató de reducir la ventaja lo antes posible y por un momento puso cerco a la portería de Bravo con peligro pero sin consecuencias. Tras esos momentos de agobio, el Barça recuperó el control de la pelota y empezó a imprimir al partido el ritmo pausado habitual. A pesar de las muchas críticas que se han oído en el pasado hay que decir que esta forma de jugar no tiene sólo el propósito de simplemente conservar la pelota, sino de horadar la defensa rival hasta que los jugadores desequilibrantes consigan romperla y decidir así el partido. Lo malo es que ayer algunos de esos jugadores simplemente no estaba el campo, Messi estuvo inédito, Iniesta volvió a caer en la mediocridad, Neymar sigue siendo un jugador de proximidades de área pero incapaz de cargar sobre sí mismo el peso de un encuentro y Luis Suárez (que inexplicablemente desapareció de la banda donde tan bien se estaba desenvolviendo) ya hizo bastante teniendo en cuenta sus circunstancias. Aún así el partido se iba ganando y nadie tenía prisa porque pasaran los minutos. En ese momento intervino la suerte.

 

Otro pase de Luís Suárez por banda fue rematado por Messi en algo que tenía que haber acabado en gol 11 de cada 10 veces, pero la pelota rebotó en la rodilla de Iker y se perdió una ocasión de haber matado el partido ya que posiblemente el Madrid hubiese tenido muchas dificultades para levantar un resultado tan adverso en la primera parte. A renglón seguido una internada por la izquierda de Marcelo fue a dar en el brazo de Piqué, penalti involuntario pero penalti al fin y al cabo, y al contrario de lo que se está comentando en la parroquia no creo que haya que culpar al defensa de un mero infortunio, lo dicho, mala suerte y ya está. Así se pasó del posible 0-2 a un 1-1 lleno de incógnitas.

 

Tras la reanudación un nuevo remate de cabeza en solitario (parece que ni Pep, ni Tito, ni Martino, ni Luis Enrique, ni nadie será nunca capaz de solucionar este hándicap) puso a los locales en ventaja y algo más tarde un ridículo malentendido entre Iniesta y Mascherano dejó libre la banda izquierda para qué, en una jugada que recordó mucho al gol de la victoria madridista de la pasada final de la Copa del Rey, Benzemá colocara un tres a uno que en el fondo todos los cules ya sabíamos que era definitivo, por la diferencia numérica de goles en sí, porque el Madrid estaba imparable y porque nuestras fuerzas se habían agotado, Xavi y Luis Suárez ya no daban para más, Messi e Iniesta seguían sin aparecer  y no había nada en el banquillo que pudiera servir como revulsivo. Apenas vi el resto del encuentro pero tengo entendido que el Barça simplemente dejó de existir.

 

Segunda derrota de la temporada aunque la de anoche ni puede compararse a la primera, esto es diferente y coloca el primer aviso y las primeras dudas serias sobre el proyecto de este año.

 

Los problemas en mi opinión están una vez más en la indecisión en la que se encuentra un equipo a medio camino entre la imposibilidad de volver a recuperar el magnifico conjunto que asombró a Europa hace tan solo unos años, y la incapacidad para generar un nuevo esquema de juego, producto en general de una junta con demasiados problemas fuera del césped y en particular por un entrenador que reserva las muestras de carácter para las ruedas de prensa. Prueba de ello es que, a pesar de los ríos de tinta y píxeles que han corrido, seguimos teniendo una defensa con un jugador (Mascherano) que no debería estar ahí. Y son problemas que me temo no serán resueltos a corto plazo, y mucho menos en esta temporada que promete ser una nueva temporada de transición, aunque todavía no sabemos hacia qué.   


8 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Decía Bomingo Balmaña (ilustre comentarista culé con el Butano) que el fútbol es el deporte de las ocasiones perdidas. También decía aquello de juego horizontal, contraataque vertical. Y la historia la escriben los ganadores. Pero esto no lo digo yo. No sé quién lo dijo. Sólo recuerdo aquello de Churchill cuando le dijo a un adversario -Qué mal le va a tratar a usted la historia. ¿Y cómo lo sabe? Porque yo escribiré la historia.

Que me he ido por las ramas. Que a ver si le ganamos al Getafe y nos metemos cinco en dos puntos. Puede estar entretenido.

26 de octubre de 2014, 13:43  
Blogger Deckard ha dicho...

Creo que el que peor parado sale es Luis Enrique. Después de tanto tiempo hablando de cambios, sacas a tu nuevo central de lateral y pones a Rakitic a chupar banquillo y sales con los de siempre...

Yo pensaba que estaba ganado desde la alineación, el Madrid tenía superioridad en el centro del campo y tenía que bajar Messi con lo cual se aleja de dónde nos mata.

Pero vi nerviosos a los nuestros, quizá se veían mejor y estaban ansiosos por demostrarlo. El gol de Neymar lo deja claro, Pepe se pasa de frenada pero encima Ramos y Marcelo están missing in action.

Se aprieta la liga y veremos a dónde nos lleva.

27 de octubre de 2014, 2:29  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Los tiros del Sport van precisamente por ahí, de que la alineación del sábado fue prácticamente igual que la del clásico del año pasado. Creo que Lucho sabía que lo que de verdad blinda a un entrenador culé es superar al Madrid, y no quiso arriesgar.

Por cierto Impenitente tengo entendido que su partido fue bastante más diver que el nuestro, a ver si veo el resumen.

27 de octubre de 2014, 8:45  
Blogger Deckard ha dicho...

Lo que pasa que sabiendo que no estaba Bale y salía Isco creo que debería haber reforzado el centro del campo. Pero todos somos muy buenos a toro pasado.

27 de octubre de 2014, 10:44  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Me alegra leerte, Deckard. Se te echa de menos.

Y nuestro partido fue divertido, pero un poco blando. Le faltaron las navajas y los puños americanos.

Y muy graciosos ayer los premios de la temporada pasada de la LFP. Alguna vez he comentado aquí lo que pienso de los premios individuales en el fútbol. Bueno, lo sigo pensando y ahora pienso otras cosas.

28 de octubre de 2014, 9:26  
Blogger Deckard ha dicho...

El de Curtois y el de Koke son un poco de aquella manera. Los otros se pueden discutir pero los veo más justos.

Que se manifieste sisterboy, ¿qué opinas de Iniesta del que nunca nadie dice nada? Y creo que lleva un par de años un poco/bastante flojos.

30 de octubre de 2014, 4:57  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Al menos estos premiso chafas han distraído un poco del eterno coñazo anual del balón de oro

30 de octubre de 2014, 11:07  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Lo mejor fue aquello de que, si dura un par de minutos más la gala, le hubiesen dado al Madrid también la Liga 2013-14.

Iniesta tiene inmunidad. Y se la ha ganado. Por eso se puede pitar a Cristiano o llamar perro a Messi, pero Iniesta es intocable, es cierto. Cuando hice la mili nos dijeron que tres eran los símbolos del Estado y que estaban por encima de todo: el rey, el himno y la bandera. Ahora son cuatro.

31 de octubre de 2014, 2:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal