sábado, 1 de diciembre de 2012

Se había hablado tanto del derby madrileño -y de lo paradójico del hecho de que una victoria del eterno rival podía favorecernos- que prácticamente no se había hecho mención al encuentro de hoy que parece que se daba por ganado.

Las novedades de la alineación de este partido fueron la ausencia de Puyol por Mascherano y una nueva repetición de la delantera Pedro-Messi-Iniesta. Con respecto a la defensa nada que objetar en posiblemente uno de los encuentros más plácidos que esta parte del equipo ha tenido en lo que llevamos de liga debido a la nula capacidad de los bilbaínos para generar peligro.

Por otro lado partido muy típico con el habitual arreón del equipo contrario de los primeros quince o veinte minutos que ha terminado en cuando el Barça se ha hecho con el control del centro de campo y se ha asentado sobre el césped. En esta ocasión, y al contrario que en el anterior encuentro, ha sido Cesc en lugar de Iniesta el que ha tenido más protagonismo durante el encuentro adelantando mucho su posición en la zona de la media punta lo que le ha permitido dar una asistencia y meter un gol y en general dinamizar de forma permanente el juego de ataque. Con 3-0 al descanso poco quedaba por hacer, como es lógico el Barça se relajó pero aun tuvo tiempo de marcar otros dos goles ante un rival cada vez más fuera de sitio. Por añadidura Messi marco por partida doble y está ya sólo a un gol de igualar la marca de Muller.

Lo peor de esta noche ha sido la amarilla a Busquets que hace que se pierda el duro encuentro que nos espera la semana que viene contra el Betis y la situación con Villa que se torna cada vez más preocupante.

Tras el encuentro hice un esfuerzo por ver el derby capitalino pero el visionado de un encuentro como ese después de uno de nuestros partidos magistrales es como una cena a base de faisán coronada por un postre a base de pudding de estiércol. ¡Qué dolor de cabeza madre mía! Aguante hasta los 15 primeros minutos del segundo tiempo pero fue bastante como para ver a los colchoneros una vez más arrugarse ante el realismo. Eso sí, está claro que no voy a bailar la danza miposiana de la alegría por la victoria madridista pero objetivamente y analizando fríamente los números (que al fin y al cabo de eso se trata la competición de ligar y cualquier otra) está claro que el resultado nos beneficia porque el eterno rival sigue a la distancia de once puntos y el segundo clasificado se pone ya a seis. Soy un fanático culé y antimadridista pero no tanto como para haber deseado hoy un resultado que en la práctica nos hubiera perjudicado.  

6 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Habéis empatado un partido y ganado todos los demás. ¿A quién teméis?

El Atleti hará setenta y tantos puntos, será un temporadón y nos quedaremos a veinte de vosotros.

Nosotros ayer muy mal. Fatal. Y el resto de equipos debieran darnos las gracias. El Cristiano sólo mete un gol de falta al año, siempre a nosotros. Esto le permite arrogarse la atribución de tirar todas las faltas del mundo (lo mismo le ocurría a Roberto Carlos, que una vez metió una) con un porcentaje ínfimo, ridículo. A partir de ahora todos los equipos harán falta al borde del área al Madrid porque ahora saben que desde ahí el Madrid es inofensivo.

Y, por cierto ¿por qué jugamos con pantalón rojo? Es acojonante. ¿Cuál es nuestro uniforme?

Ahora Depor y, después, nuestra tradicional humillación en el Nou Camp. Fue hermoso.

2 de diciembre de 2012, 7:24  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Parece que no conozcas al títpico culé pesimista y timorato que no da un partido por ganado hasta que no quedan tres minutos de descuento con un 3-0 en el marcador.

No es que ayer el Atlético estuviera mal es que fue un partido horrible en el que ganó el que primero metió el remo. Tampoco entiendo lo del pantalón rojo.

2 de diciembre de 2012, 7:41  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Por otra parte, ayer me invitaron para ir a Mestalla pero no pude ir. Una pena. Con lo divertido que fue.

2 de diciembre de 2012, 12:32  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Si yo fuera entrenador tendrían que pagarme mi peso en coltan al mes para que fuera a entrenar al equipo del muerciélago

2 de diciembre de 2012, 13:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"El Impenitente",Lo que si que es ridículo es decir que Roberto Carlos no metia goles de falta...
De los 51 goles (o quizá más) que metió Roberto Carlos con el Madrid en partido oficial, fueron 21 aproximadamente de libre directo y a eso hay que sumarle los que marco con la selección brasileña, como por ejemplo la conocidísima "Bomba inteligente" contra la seleccion Francesa.

En cuanto al derby.... pues ya sabíamos como acabaría, no hubo rival, es más, solo veíamos tiros desviados de falcao a la desesperada desde fuera del area.
En realidad me parce que se habló tanto de la posible victoria del atletico, que luego pasa lo que pasa...

5 de diciembre de 2012, 10:29  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Veintiuno o quizá menos. Y olvidaste citar su porcentaje de aciertos.

9 de diciembre de 2012, 13:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal