domingo, 1 de febrero de 2009

JORNADA XXI



Partido complicado, atravesado y triste. Sobre un terreno cuyo mal estado no dejaba espacio para el pase al hueco ni el toque raso largo (y cuando se intentó no resultó bien) el Barça consiguió casi en seguida dominar el centro de campo donde Busquets y Touré impusieron su anticipación y su fuerza física lo que permitió una distribución del juego bastante fluida al menos hasta que el balón llegaba a las proximidades del área en el que los intentos de penetración de Iniesta y Etoo no encontraban espacio y donde los pases de Henry y Alves por banda no encontraban rematador.

Casi inmediatamente se empezó a echar falta la presencia de Messi pero los culés tenemos que ser coherentes, el jueves pasado exigíamos al mister que el argentino echara una mano en el partido de Copa para evitar una eliminatoria que hubiera sentado muy mal en la comunidad. Y hoy exigíamos que la pulga saliera desde el primer minuto a disputar un partido que se intuía, y con razón por lo que hemos visto, muy difícil. Y no se puede estar en todas partes. La decisión de hacer jugar a Leo el pasado jueves y de que no empezara hoy el partido es tan discutible como si se hubiera tomado esa decisión a la inversa así que opino que simplemente tenemos que confiar en el mister y en su criterio.

Lo cierto es que en esta primera mitad no había forma de perforar la defensa racinguista y no sólo no se marcaba sino que incluso no se creaban ocasiones y nadie parecía capaz de hacer ni lo uno ni lo otro (Iniesta como siempre que juega de delantero no estaba cómodo, Henry estaba muy tapado y Etoo totalmente inoperante).

En la segunda mitad y cuando ya calentaba Messi tuvo lugar la demostración de algo que yo siempre he sostenido: Márquez es un buen líbero y un eficaz recurso para sacar la pelota en defensa pero no es ni ha sido nunca un buen central y cuando se le pone a prueba en esa faceta suele fracasar. Ya en la primera parte, en aquella jugada en la que el Racing estrelló un balón en el palo, en lugar de enfrentar al jugador que llevaba la pelota, lo que hizo fue recular para cubrir un hipotético pase con lo que dejó el camino libre para un tiro a puerta que podría haber acabado muy mal, una jugada insólita para un defensa profesional.

En la jugada del penalti perdió la cara a Pereira y luego le hizo un torpe penalti. Otra jugada de defensa principiante.

Con el uno a cero a favor de los locales se vivió algo parecido a lo que tuvo lugar hace alguna semanas cuando el Osasuna se nos puso también por delante: muchos firmaban ya el empate. Pero por fortuna pasó casi exactamente lo mismo que entonces.

En primer lugar entró Messi por Busquets, un factor que trajo dos consecuencias: para empezar Iniesta se retrasó a la posición de interior y empezó a tocar la pelota con mucho más acierto y peligro repitiendo la asociación con Xavi del pasado jueves; en segundo lugar la entrada del argentino hizo que, la hasta ese momento impecable defensa racinguista, se descompusiera. Los cracks están para eso, para marcar la diferencia, para echarse al equipo a cuestas y para sembrar el pánico en el campo enemigo y esas tres cosas fueron las que hizo Leo, su sola presencia no sólo infundió miedo en los zagueros locales sino que pareció galvanizar a sus compañeros, en especial a Iniesta y a Henry. De un pase de este ultimo vino el remate de cabeza de Xavi, el rebote en el larguero y el Messi oportunista que metió la pierna y consiguió el empate.

A partir de ese momento el Racing se vino abajo definitivamente y el Barça, en sus mejores minutos, empezó a asediar la portería local. El gol de la victoria parecía cuestión de tiempo y por fin llegó a falta de diez minutos, esta vez a los pies de Messi el genio: robo de balón, auto pase con el pecho y tiro cruzado con la derecha. Gol de la victoria en un partido dicifilisimo y por añadidura gol número 5.000 en liga, no se puede pedir más a un solo hombre.

Otro partido tachado del calendario y otra semana más que se salva la presión (más ficticia que real, recordemos que estamos a doce puntos del segundo) de un Real Madrid que lleva seis partidos seguidos ganados.

Conclusiones: seguimos con problemas en defensa donde Piqué, Márquez y Cáceres rivalizan en ver quien ofrece más sensación de inseguridad; centro de campo consolidado con el talento de Xavi, la fortaleza de Touré y la mezcla de talento y fortaleza de Busquets. Delante está claro que Messi es imprescindible lo que no deja de tener su derivación inquietante. El Barça siempre ha dependido en exceso de sus cracks y la ausencia de los mismos por cualquier circunstancia se nota demasiado. De todos modos no vale la pena llorar por problemas que aún no tenemos. Que pase el siguiente.

6 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Pues Torres le marcó dos goles al Chelsea.

Y Nadal volvió a demostrar que es un fenómeno. Lo malo es que yo soy de Federer y también lloré un poquito. Ahora, si ha de perder Federer que lo haga contra Nadal.

Estoy ajustando una deuda que tenía pendiente con Poe y estoy leyendo relatos suyos. Ayer leí "El pozo y el péndulo". No sé si lo habrás leído, pues me sorprende que no formase parte de tus diez favoritos. Espeluznante.

Sobre el Atleti, ayer, de manera increíble, la gente se volvió contra el palco. Llevamos veintitantos años con los Gil y el balance es desolador. Ahora tirarán a Aguirre y tratarán de vendernos la moto. Pero ayer, en el Calderón, la gente se volvió contra el palco.

2 de febrero de 2009, 11:06  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Tú y yo ya sabemos a quien le tiene que marcar dos goles Torres.

Preferiria que Nadal le partiera la madre (como dicen los mexicanos)a algún tenista que me cayera mal y no al bueno de Federer. Sus lagrimas me conmovieron tanto que deseo fervientemente que gane su próximo partido contra Nadal. Y tras oir la manera en la que el suizo fue tratado por la gentuza de Cuatro más ganas me dan todavia.

De Poe creo que he leido todos y cada uno de sus relatos incluyendo algunos de género cómico aunque te pueda parecer insólito. Ya dije en su día que su ausencia del top ten de relatos cortos dió origen a grandes remordimientos.

Ya hemos dicho más de una vez que cuando el público deja de chillar al banquillo y gira la cabeza en dirección al palco las horas del entrendarod están contadas. Al menos teneis un presidente que sale en los Goya ;:D

2 de febrero de 2009, 11:33  
Blogger Deckard ha dicho...

¿Cómo trataron a Federer?

En este caso los dos parecen tan buena gente que da pena que pierda cualquiera de ellos.

Impenitente, pierde el Atleti, Federer, Raúl iguala a DiStefano...

3 de febrero de 2009, 14:31  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Lo han quitado. Vamos basicamente eran Manolo Lama y compañia cachondeandose de las lagrimas del suizo. Estilo Carrusel tú sabes.

Por cierto Aguirre cesado, si es lo que yo digo, en el fútbol lo único impredecible es lo que pasa en el campo, lo que pasa fuera se ve venir de lejos. Nuevo entrenador Abel Resines uno de los mejores porteros que hemos tenido en España, y de los más feos también.

3 de febrero de 2009, 14:42  
Blogger El Impenitente ha dicho...

También perdió Estudiantes contra el Pamesa, equipo valenciano, después de ir todo el partido ganando. Lo único bueno fueron los dos goles de Torres, que presagian muchos más donde tiene que marcarlos. Si es un equipo juegan Torres, el hijo de Reina y el sobrino de Leivinha ¿con quién voy a ir?

Abel y Santi. Pues veremos. Y no es tan feo. ¿Tú le has mirado bien a la cara a Víctor Valdés?

4 de febrero de 2009, 1:10  
Blogger Deckard ha dicho...

¡Qué le tenga que corregir yo! Vaya vergüenza de atlético, es Abel Resino.

Sister ya me imagino entonces la escena. Estamos en enero y creo que será uno de los grandes momentos deportivos del año. Ver a un tío como Federer llorando por perder, dejando claro que no todo es dinero en el deporte, y descojonarse me parece lamentable.

4 de febrero de 2009, 1:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal