jueves, 28 de febrero de 2008

La copa del Reir



Quizás haya dicho esto en alguna ocasión anterior pero es que los futboleros nos repetimos mucho.

Ver la Copa del Rey suele ser algo bastante relajante porque ganarla no da demasiada alegría y perderla o ser eliminado tampoco da mucho disgusto (salvo que por supuesto ocurra algo como lo del año pasado). De manera que ya que el partido lo daban por Tele 5 me puse a verlo con la esperanza de comprobar si continuaba la evolución positiva del Barça de los últimos partidos.

Y la verdad es que no es como para estar muy descontento. El Barça se encontró con la clásica estructura ultradefensiva que consiste en reducir el campo a la mitad y que ya practican desde el Binefar hasta todo un Valencia de manera que como de costumbre la cosa se trataba de roer el hueso hasta que la calidad de la delantera terminara por imponerse.

El Barça tuvo la pelota todo el tiempo y mostró una gran disposición para ganar el partido pero el poco acierto y la actuación Hildebran evitaron los goles. Además, de los delanteros tan solo Messi dio la talla en otro gran partido en el que tuvo que pelearse con media defensa, Etoo tuvo más voluntad que acierto y Henry volvió al reino de la penumbra de la que asoma de tanto en tanto para marcar algún gol antológico como el de Celtic Park.

El Valencia no hizo otra cosa que defenderse y en su único contra ataque consiguió un gol que no le hacía justicia al partido pero que hubo que comerse. Ni siquiera el empate hubiera sido un resultado justo pero el gol de Xavi en el descuento supo a victoria aunque estuviera precedido de una mano de Etoo. Es posible que el arbitro no lo haya visto pero supongo que en Valencia opinaran otra cosa como Dorando nos podrá confirmar.

Un 1-1 no es un buen resultado (ni siquiera un 2-1 lo es) pero repito que tal y como se pusieron las cosas es para sentirse satisfecho. Prueba de ello es que el equipo contó durante todo el partido con el apoyo de la, por lo general, quisquillosa afición culé. En fin, una diversión antes de las dos grandes citas que se avecinan.

1 comentarios:

Anonymous Dorando Pietri ha dicho...

Con retraso comento aquí antes de pasar a la entrada siguiente.

No hubo demasiado trajín en Valencia. La gente, con los follones Albelda, Soler y compra venta del equipo está anestesiada. El fútbol es lo menos. Si el rival hubiese sido el Madrid igual habría sido diferente.

Y esto último no deja de ser gracioso. Cuando yo vine a vivir a Valencia, el enemigo odiado era el Barcelona y todo el mundo simpatizaba con los vikingos. Gracias a Mijatovic (lo de este hombre es de nota) ahora en Valencia se odia más al Madrid que en Barcelona. Curioso.

2 de marzo de 2008, 13:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal