martes, 20 de abril de 2010

No essere miracoli un´inclinazione lá



Dejando de lado algunos disgustos menores posiblemente estemos ante el gran primer varapalo (sabríamos que llegaría chicos) de la era Guardiola.

¿Qué ha sucedido? Pues que el Inter ha jugado con más orden, con más rapidez y con más energía que el Barcelona. Básicamente eso.

En esta ocasión no se puede achacar al mister que se haya sacado de la manga una alineación sorpresa, de hecho y salvo las forzadas ausencias de Abidal e Iniesta (y pasando por alto la alternancia entre Busquets y Touré) el equipo salió a jugar con la plantilla de gala.

En un primer momento el Inter pareció ceder terreno al equipo visitante esperándole tras la línea de medio campo pero olisqueando como husky siberiano la endeble estructura del equipo empezó a estirar sus líneas para tratar de cazar la pelota mediante la presión y buscar la jugada rápida de contraataque. El partido era confuso y sin un dominador claro ya que el Barça no era capaz de controlar el balón y el Inter atacaba de forma muy deficiente.

Aproximadamente en el minuto 20 una gran internada de Maxwell por la izquierda (la casi siempre pétrea defensa interinista en esta ocasión le hizo el pasillo de honor al lateral azulgrana) provoco un rechace que llegó a los pies de Pedro (por cierto con mucho el mejor jugador de nuestro equipo) que con su contundencia habitual fusiló llegando desde la segunda línea.

El mejor premio posible tal y como estaban las cosas. Un gol fuera de casa en el partido de ida es casi medio billete para pasar la eliminatoria. Sin embargo el Barça no consiguió defender su ventaja como sabe, esto es controlando el balón, por el contrario lo perdía continuamente victima de su debilidad física (y casi diría que mental) y de su incapacidad para coger el ritmo al partido. Tras un par de avisos un ataque del Inter pésimamente cubierto (Alves dejó vacía su banda para defender ante Milito cuando los centrales ya le tenían tapado) el gol de Sneijder puso el uno a uno en el marcador.

Durante unos minutos prosiguió el desconcierto culé al que le resultaba imposible combatir el brioso empuje del equipo local. No fue hasta que llegaron los últimos compases de la primera parte cuando Xavi consiguió enfriar el ritmo infernal que los italianos habían introducido en el partido. El centrocampista trató de combinar con Messi (al que le resultó muy difícil desbordar en esta fase y en prácticamente todas las fases del encuentro, definitivamente no fue su noche) y Busquets buscando las bandas o tratando de conectar con Ibrahimovic. Pero anoche el ariete azulgrana no estuvo nada afortunado y aunque buscó su oportunidad no la encontró ni de lejos.

Llegaba el descanso con un marcador todavía excelente aunque el casi siempre fatigoso juego del equipo sembraba muchas dudas. ¿Cambios? Pep no es partidario de hacerlos en el descanso salvo que algún jugador este tocado o la cosa pinte extraordinariamente mal y objetivamente no era así al menos con respecto al resultado.

Lo cierto es que en la reanudación el Inter volvió a arrollar al Barça y tras una gran ocasión previa llegó el 2 a 1 marcado por Maicon (que por cierto posiblemente ha cobrado ventaja respecto a Alves en el partido de hoy respecto a quien ocupará la banda derecha del a selección brasileña).

Parece que tras este nuevo golpetazo el Barça empezó a ponerse las pilas frente a un Inter que habiendo superado lo peor afrontaba el resto del encuentro con algo más de tranquilidad pese a que el resultado seguía sin ser bueno para ellos. El Barça empezó a jugar mejor o al menos a inquietar más la puerta de Julio Cesar, así vinieron un tiro de Messi desde fuera del área y sobre todo un cabezazo de Busquets que el portero interinista salvó milagrosamente. Pero el Inter tenía ahora el partido más cómodo que nunca pues podía seguir contragolpeando sin la ansiedad de antes y consecuencia de eso vino el tres a uno por más que este tercer gol viniera tras un clarísimo fuera de juego.

En la diabólica regla del gol que vale doble fuera de casa existe una frontera entre un buen resultado (2-1) y un desastre (4-1). Y esa frontera es precisamente el 3 a 1 que relucía en ese momento en el marcador, un resultado muy malo pero no catastrófico. ¿Qué hacer en ese momento? Buscar el 3 a 2 salvador con precauciones para evitar un cuarto y posiblemente definitivo gol o tocar a degüello y que sea lo que dios quiera?.

En estos momentos se produjo posiblemente uno de los escasos motivos de satisfacción de este encuentro y es que el Barça aun manteniendo las graves carencias que había arrastrado durante todo el partido se echó hacia arriba de forma voluntariosa con jugadores como Piqué incorporados al ataque como un delantero más, en este fase del encuentro ni Messi ni Xavi ni Alves se escondieron a pesar de que ninguno de ellos seguía sin tener su noche. Tampoco la tuvo a mi entender Guardiola que hizo un cambio demasiado extraño incluso tratándose de él. La sustitución de Ibrahomovic (posiblemente el sueco no esté todavía al cien por cien) por Abidal resulta verdaderamente insólita, posiblemente Pep quería que el francés se sumara al ataque como un extremo pero ¿no era preferible que esa tarea la llevara a cabo un delantero profesional como Bojan o incluso Henry?. Lo cierto es que este cambio no se vio, sorprendentemente también, reforzado con ningún otro cuando creo que el estado físico del equipo (que no el anímico que en este momento estaba por las nubes) lo necesitaba. Bueno nada que objetar, la política de cambios de Pep ha funcionado en muchas ocasiones, pero no esta noche.

Por el camino un claro penalty no pitado a Alves (el hecho de que el lateral brasileño fuera amonestado es la prueba más claro de que sí fue pena máxima) y algunos avances del equipo italiano que nos pusieron el corazón en un puño.

Final del partido. Nuestro equipo ha sido superado en juego y en marcador y por mucho que queramos ponerle excusas (creo que perfectamente validas) de los partidos acumulados y el torturante viaje en guagua hasta Milán lo cierto es que tenemos que enfrentarnos al hecho de un duro partido de vuelta donde tendremos que hacer mucho más que hoy para conseguir llegar a la final. Estoy convencido de que así será.

9 comentarios:

Blogger Daniel ha dicho...

Bueno el señor Mou nos ganó la partida y los nuestros jugaron muy mal, en especial Xavi-Messi-Zlatan-Alves.

El juego del barca muy lento y esa es la clave del barca si el juego es lento nos volvemos muuy previsibles si a eso le añades un centro del campo de inter de robar y transiciones rápidas al ataque, pues es lo que nos pasó.

Ahora a pensar en la vuelta va a ser casi imposible pero se le puede meter un 2-0 en el camp nou al inter.

La clave yo creo que si metemos en los primeros 30 min tendremos mucho hecho.

21 de abril de 2010, 3:24  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Si alguien piensa que ganar por dos a cero en el Camp Nou es imposible es que no conoce a este equipo. Será muy dificil porque Mou es un perro (lo digo en el buen sentido de la palabra) pero estoy convencido de que, al contrario que ayer, el equipo saldrá plenamente mentalizado y concentrado.

21 de abril de 2010, 4:33  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Eto'o va a mojar seguro. Ahora, podéis meter cuatro tranquilamente.

El caso es que sólo vi a partir del tres uno, cuando vivíais al borde del área del Inter. Luego he leído que no fue así el partido.

En fin, el año pasado pasasteis sufriendo muchísimo en semifinales. Este año no iba a ser menos.

Y lo de Dani Alves yo creo que no fue penalti, pero tampoco vamos a discutir por eso.

21 de abril de 2010, 9:27  
Blogger SisterBoy ha dicho...

El señor de negro nos lo da, el señor de negro nos lo quita.

21 de abril de 2010, 9:32  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Tío, ¿cómo has hecho para borrar el comentario anónimo sin que se note? ¿O se ha borrado el solo?

21 de abril de 2010, 9:43  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Pues no lo sé, debería dejar un rastro como "comentario borrado pro el administrador" o algo así pero nastic de plastic. No lo he pasado al blog de los comentarios borrados porque tampoco merecía la pena el texto

21 de abril de 2010, 9:56  
Blogger Deckard ha dicho...

No sé hasta que punto el dominio final del Barça fue por el desconcertante cambio de Pep o porque el Inter ya estaba fundido. Snaider casi ni se tenía en pie.

La vuelta depende también mucho de lo que plantee Mou, si se cuelgan del larguero están muertos. Lo lógico sería repetir planteamiento para desconectar a Xavi y pillar alguna contra. Ya se verá.

Así como el gol de Milito es fuera de juego, yo tampoco veo penalty en lo de Alves, más siendo un piscinero y además si la falta es el la pierna izquierda ¿por qué se duele tanto de la derecha?

Por cierto, espectacular la repetición del choque de Maicon y los dientes saltando a cámara lenta.

22 de abril de 2010, 5:02  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Maravilloso baño de autoestima ayer en el Calderón. Buen partido, merecimos más y no nos llevamos mal resultado, aunque Anfield apretará mucho pero allí no nos vamos a arrugar.

Se me hizo raro ir contra el Liverpool. Durante estos seis años ha sido realmente mi equipo. Pero está muy flojo este año. Muy flojo.

23 de abril de 2010, 1:03  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Más flojo que el tabaco holandes, sin Torres tiene muy poca profundidad.

23 de abril de 2010, 1:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal