domingo, 21 de marzo de 2010

Jornada XXVI




Quizás la más preocupante de la baja forma de Iniesta era el hecho de que nadie se lo estaba echando en cara (al contrario que con el resto del equipo cuyo rendimiento se mira con lupa y de forma individualizada). Y era preocupante porque esa circunstancia podía propiciar un acomodamiento muy poco recomendable con todo lo que se nos viene encima, quizás esa fuera la razón por la que el manchego no saltara hoy al campo en el equipo titular.

El problema es que, si realmente esa era la razón, elegir para ello un partido en el que tampoco jugaba Xavi no era lo más aconsejable porque si el otro día, con la ausencia por lesión del mediocampista, el equipo perdió parte de su tradicional control de la pelota sin Iniesta en el campo lo perdió totalmente, de ahí que en la floja primera parte del equipo se prodigaran las perdidas de balón y la incomunicación de algunos jugadores a lo que se unió un preocupante cansancio que empieza a hacer mella en el equipo.

Afortunadamente el tempranero gol de Messi y la incapacidad del equipo local para crear peligro (al menos hasta la debacle de los últimos minutos del encuentro) disimuló un poco todos estos inconvenientes.

En el descanso parecía claro que Iniesta debería saltar al campo por los hoy irrelevantes Touré o Keita (y eso sólo por el hecho de que ambos ocupaban posiciones de interior). También hubiera sido de lógica que entrara Henry por sustituir a un cada vez más preocupante Ibrahimovic aunque, dado el estado mental del delantero sueco, podía haber tenido consecuencias fatales.

El comienzo de la segunda parte no hizo más que confirmar estas sensaciones y efectivamente se produjo la reclamada entrada de Iniesta que al menos sirvió para dinamizar un poco el ataque. De todos modos con Messi en el campo todo eso da igual porque se ha demostrado que la pulga se basta y se sobra para ganar por sí solo un partido, así tras recuperar un balón y sortear a cuantos contrarios le salieron al pase marcó un gol que merecería entrar en su top ten particular de no ser porque ese mérito está más disputado que una administración de lotería en la Gran Vía.

Con lo aparentemente tranquilo que se había puesto el partido pareció que los jugadores se conjuraban para que Ibrahimovic consiguiera romper la maldición que le ha caído encima. Desde luego el mercachifle de su representante no se podrá quejar de que el equipo no juega para él porque tanto Messi como Pedro se esforzaron porque el sueco metiera su gol pero esto es lo que tienen las malas rachas, algo que sólo se soluciona con paciencia y con el apoyo de sus compañeros, lo segundo está claro que lo tiene, lo primero quizás no. Para colmo tras una clarísima ocasión fallada de nuevo por Zlatan vino el tercer gol de Messi. Es curioso que ni el hat trick del argentino ni el –una vez más por lo que se vio después- aparente encarrilamiento del partido consiguiera que el aficionado culé (lo sé porque me pasó a mí y porque es lo que he palpado en los diferentes foros azulgranas) abandonara su angustia por el mal fario de nuestro ariete.

Pero mientras tanto había sucedido algo a lo que no se había prestado suficiente atención: en menos de dos minutos tuvieron que ser sustituidos nuestros dos centrales para dar paso a Puyol y Márquez. Es posible que las últimas victorias hayan contribuido a que no nos fijemos demasiado en el trabajo de nuestra defensa (en especial Milito que ha vuelto a hacer un partido inconmensurable) pero está claro que los dos goles de Colunga (tras sendos fallos de Márquez) lo ha vuelto a dejar claro. Hubiera sido una aberración (de esas que se dan a menudo en el fútbol) que hubiéramos perdido dos puntos tal y como estaba el partido pero suerte que seguimos teniendo al mejor jugador del fútbol que fabricó un penalti. En un gesto que le honra (máxime cuando podría haber marcado cuatro goles en un partido, una hazaña extraordinariamente difícil de conseguir) que el argentino cediera el honor de lanzar la falta máxima a su desafortunado compañero, y el hecho de que éste tuviera cojones de tirarla dice mucho de sus ganas de salir del bache. Por fin transformó Ibrahimovic y al poco rato acabó un partido decididamente extraño.

Lo importante es que tenemos tres puntos más en el saco y que nos espera un mes de abril de vértigo, de momento el próximo miércoles un dificilísimo partido frente al Mallorca. Allí estaremos

6 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

Messi es Dios pero la primera parte jugamos sin consistencia en el centro del campo y asi´es complicado. Ibra me pone muy tenso. Cuando vi entrar a Marquez supe que el Zaragoza acabaría marcando algun gol, pero nunca tuve verdadero miedo.

21 de marzo de 2010, 18:57  
Blogger Deckard ha dicho...

Yo dije "por fin" cuando el Sporting marcó. Y por fin el equipo despertó, con muchos peros. Con poner a un tío encima de Xabi se desactiva el equipo porque no hay manera que llegue el balón a los de arriba, Van der Vaart todavía intenta algo pero Granero y Lass les veo en otro planeta. Que todavía tenga que salir Guti a dar pases con sentido tiene huevos, pero es lo que hay.

Al Barça tampoco le vi con mucha imaginación con Touré, Keita y Busquets. Se encontraron con un regalo del Zaragoza para adelantarse y poco más hicieron con el balón. Luego llegó el correcalles y ahí Messi te mata. Lo que se confirma es que Chigrinski está defenestrado, ¿no? Porque Marquez defiende menos que mi abuela.

Como he leído por ahí faltan 11 jornadas y llevan 68 puntos. El Depor ganó la liga con 69. Repito faltan ONCE jornadas.

22 de marzo de 2010, 2:57  
Blogger SisterBoy ha dicho...

A Chigrinski no le han dejado ni fracasar, espero que cuando todo se resuelva (del modo que sea) le den todos los partido posibles porque sería ridiculo cederle con lo que se pagó por él.

22 de marzo de 2010, 3:41  
Blogger El Impenitente ha dicho...

El Mallorca fuera no vale mucho. En casa sí funcionan, sobre todo si enfrente tienen a una banda de gañanes.

La canallesca vikinga es terrible, pero la culé come en el pesebre de al lado. Así que Messi es el superdiosmáximodesdeadanyeva y Maradona, Pelé, Di Stefano y demás morralla gente de medio pelo.

Y el domingo que viene vamos al Cuernabéu. Espero que los de rojo y blanco no salten al campo con el saco de dormir como hacen habitualmente.

22 de marzo de 2010, 12:09  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Ni que decir tiene que yo también lo espero :)

22 de marzo de 2010, 12:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

contra el osasuna

22 de marzo de 2010, 23:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal