domingo, 7 de febrero de 2010

Jornada XX


No vi los primeros quince minutos del partido (ocupado en una afición que podría incluso competir con la pasión del balompié)así que no tuve mucho tiempo para contemplar el juego del equipo bajo esa insólita alineación. La nueva baja de Alves en los prolegómenos del encuentro obligó a Guardiola a tirar de Maxwell ante la imposibilidad de colocar nuevamente en esa banda al sancionado Puyol. Este dato volvía a reducir las posibilidades de ataque del equipo sobre todo cuando el míster optó por incluir a Iniesta como teórico delantero lo que ya sabemos que suele acarrear la consecuencia de que el equipo convierte su 4-3-3 en un 4-4-2.

Aun así y gracias al temprano gol de Messi el equipo gozó de la tranquilidad suficiente como para ir tomando una vez más las riendas del partido y gozando de nuevas y claras oportunidades de gol que no se materializaron por poco.

En este momento llegó la jugada clave del partido, o más bien la que podía haber sido la jugada clave si el resultado final hubiera sido otro. Dado que el balón se había desplazado con rapidez hacía otra zona del campo (y al menos yo sigo siendo de los que, en el fútbol, sigue pensando que lo importante sucede alrededor de la pelota) no vi en primer término el encontronazo de Piqué con Rafa, una primera repetición desde lejos parecía indicar que el defensa azulgrana había hecho una violenta entrada con los pies por delante sin ánimo de disputar la pelota (la jugada tuvo su origen en un excesivo celo local por sacar el balón jugado cuando quizás se demandaba un despeje largo)pero una repetición a menor distancia (la misma a la que debía estar Teixeira) mostró claramente cómo Piqué llegaba tarde en su ánimo de despejar la pelota y golpeaba a Rafa pero no con los pies por delante sino haciendo chocar ambas espinillas. Sinceramente considero la expulsión muy rigurosa pero la encendida reacción de los jugadores del Getafe y sobre todo la riada de porquería que había invadido los diarios y noticiarios deportivos la pasada semana puede que influyera en el árbitro para sacar una tarjeta roja que en circunstancias normales no hubiera sido mostrada. Y ese es el efecto (es decir el amedrentar a los árbitros)que persigue finalmente la cacareada teoría del "villarato", una teoría inventada por un listo que sólo podría creerse un tonto.

Como quiera que fuese lo cierto es que el Barça tenía que afrontar casi las tres cuartas partes del encuentro con un jugador menos, dicho jugador por añadidura uno de los titulares indiscutibles en la zaga lo que unido a la ya comentada ausencia de Puyol y a la poca confianza que toda la comunidad culé (Guardiola incluido) parece tener por los recambios posibles de ambos jugadores ofrecía un panorama como mínimo inquietante.

El entrenador no obstante decidió no mover ficha hasta el descanso y mantener al equipo haciendo que Touré pasara a la posición de central, una solución que al menos ya se había usado con anterioridad. Afortunadamente tuvo como compañero a un Diego Milito (que volvía a la titularidad tras su largo período de lesión y tras una reincorporación mucho menos paulatina de lo que prudencia parecía aconsejar) que estuvo formidable durante todo el partido. Tras la victoria este hecho fue sin duda la mejor noticia del partido de ayer.

De todos modos el equipo inevitablemente se descompuso y durante algunos minutos el Getafe tomó las riendas del partido y conquistó el centro de campo acercándose cada vez más al área local aunque sin crear un peligro excesivo. Por contra Ibrahimovic tuvo en sus botas la oportunidad de marcar el segundo gol azulgrana, oportunidad que desperdició paradojicamente por un exceso de frialdad y no por un exceso de ansiedad como en ocasiones anteriores.

Se llegó así al descanso manteniendo la ventaja pero con una total incertidumbre sobre lo que pasaría tras la reanudación. La principal incógnita era cómo iba Guardiola a mover las piezas para compensar el desbarajuste táctico del equipo. La respuesta llegó al poco tiempo de comenzar la segunda parte cuando Ibrahimovic fue sustituido por Busquets. Me sorprendió ese cambio que yo había descartado en todas las combinaciones posibles, pensaba que la ausencia del sueco restaba efectivos en ataque, disminuía la presión y por consiguiente casi obligaba al Getafe a lanzarse al ataque con toda la artillería cosa que por cierto hizo el equipo madrileño (aunque sin demasiado acierto la verdad). Supongo que la intención de Guardiola era sobre todo recuperar el control del partido y el dominio del centro de campo, dos cosas que había perdido desde la expulsión de Piqué. Lo cierto es que la entrada de Busquets y la inclusión de Márquez en la defensa consiguieron que el equipo concentrara de nuevo a sus tres mejores jugadores de toque en las cercanías del área, de este modo las combinaciones entre Xavi, Messi e Iniesta (con el añadido de Keita que aunque desafortunado de cara al gol volvió a mostrarse un jugador valioso en ataque cuando las circunstancias lo precisan) desarbolaron a la defensa visitante y provocaron el segundo gol del Barça en la clásica jugada del crack que atrae hacia así la atención de todos los zagueros, como hacía Maradona vamos.

El dos a cero y la recuperación del control del partido volvieron a traer la tranquilidad por lo menos hasta que se produjo el penalti y la segunda expulsión, sucedió cuando Marquez agarró a Kepa dentro del área, está claro que Kepa se deja caer en cuanto siente las zarpas del mexicano pero el penalti existe desde luego. Por fortuna todo ocurrió demasiado tarde para pensar en una posible remontada con lo que al final nos quedamos con una victoria importantísima, no por los tres puntos conseguidos sino porque el equipo dio muestras una vez más de saber sobreponerse a circunstancias tan adversas como una expulsión en el minuto 25 de la primera parte. Guardiola por su parte volvió a dar una muestra de sangre fría y visión táctica haciendo unos cambios que nadie esperaba, por eso él está allí y nosotros aquí.

17 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

Pues los primeros 15 minutos que te perdiste el Barça jugó bastante bien. Estando 11 contra 11, el Barça era muy superior al Getafe. Incluso estando 10 contra 11 y con Busquets en el centro. Sólo lo pasamos mal durante la primera mitad, tras la expulsión de Piqué.

Teixeira no necesita de villaratos para perjudicar al Barça. Es el mismo árbitro que decidió chafarnos la fiesta de celebración de liga el año pasado, el día del Barça 3 - Villarreal 3. El que expulsó a Abidal y por eso el francés no pudo jugar la final de Copa. Según dijeron en la radio, no expulsaba a ningún jugador desde entonces, y ayer echó a dos del Barça y hasta al preparador físico.
No digo que no fueran justas las tarjetas al Barça, pero si te pones en ese plan, no puedes estar perdonándole las tarjetas al Getafe como él hizo (le pegas una patada a Messi pero no te saco tarjeta, te desmayas en el área contraria para fingir que te hacen penalti pero no te saco tarjeta, te pito unas manos pero no te saco tarjeta porque ya tienes una amarilla y entonces tendría que expulsarte y yo soy Teixeira y solo puedo expulsar a jugadores del Barça).
Acabé haciendo la pañolada con un kleenex. Y había gente haciéndola hasta con trozos de periódico. No sabes lo que impresionan 75.000 personas (niños incluidos) llamando hijoputa a una solo tío al unísono. Fue algo muy bonito.

7 de febrero de 2010, 4:28  
Blogger Vargtimen ha dicho...

Acabo de mirar la entrada de aquel empate contra el Villarreal, y ese día Teixeira no solo expulsó a Abidal sino que también nos anuló un gol legal. Qué majo.

7 de febrero de 2010, 4:37  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Bueno algunos cules se quejaban de que le público del Camp Nou era un poco pecho frío, parece que eso tambén está cambiando gracias, paradójicamente, a las miserias del villarato

7 de febrero de 2010, 11:45  
Blogger El Impenitente ha dicho...

A nosotros los árbitros últimamente nos quieren mucho.

En realidad lo único que me importa es saber si la final de Copa se va a jugar en Mestalla o no. El resto, pues que se termine la temporada ya.

8 de febrero de 2010, 1:11  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Ya que dan la temporada por perdida al menos esperen a la próxima jornada :)

8 de febrero de 2010, 1:39  
Blogger El Impenitente ha dicho...

¿Ya nos toca con vosotros? Hombre, a ver si os metemos los cuatro reglamentarios, que siempre es muy divertido.

8 de febrero de 2010, 12:51  
Blogger SisterBoy ha dicho...

En uno de los canales deportivos de Digital + están poniendo partidos antiguos disputados en el Vicente Calderón, el de ayer fue el partido de la temporada 95-96 que terminó 2-5 con dos goles de Kiko, tres de Ronaldo (Nazario da Lima), uno de Figo y otro de ¡Ivan de la Peña!. Como de costumbre un partido loquísimo

8 de febrero de 2010, 23:56  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8 de febrero de 2010, 23:56  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Perdona que te corrija. El de la 95-96 terminó con un 3-1. Os dimos un baño que todavía escuece. El primer gol, que marcó Penev, se estudia en todas las escuelas de fútbol. Ronaldo y Figo llegaron después. Fue en la temporada de Robson, la liga que ganó Capello, la 96-97.

9 de febrero de 2010, 1:04  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Anoto la corrección, a mi la derrota que todavía me escuece es la de la temporada pasada, el resto ya está curado :)

9 de febrero de 2010, 1:05  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Anoto la corrección, a mi la derrota que todavía me escuece es la de la temporada pasada, el resto ya está curado :)

9 de febrero de 2010, 1:05  
Blogger Daniel ha dicho...

Yo he ido al calderón los 2 últimos años y en los 2 el atletico nos ha enchufado 4, este año he decidido no ir a ver si cambia la suerte.

Eso si, vi el último gol de Ronaldinho con el Barca y de chilena!!!!!!

Yo creo que el atletico deber centrarse en la copa del rey y en ganarle de una vez al Madrid en el Bernabeu!!! :)

10 de febrero de 2010, 1:28  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Pues yo casualmente estaré en Madrid este fin de semana ¿cómo podría conseguir una entrada?

10 de febrero de 2010, 1:32  
Blogger Daniel ha dicho...

Las entradas están a la venta por medio de servicaixa (quedan pocas):

http://www.servicaixa.com/nav/es/deportes/madrid/estadio_vicente_calderon_atma/club_atletico_de_madrid_s/index.html

la más barata 60€, un amigo colchonero me dijo que el día del partido cerca de las taquillas sule ponerse la gente que revende los abonos (suelen ser un poco más baratos que en taquilla), lo que no sé es como de cierto es...

10 de febrero de 2010, 2:56  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Uops pues al menos recomiendamen un bar culé donde den el partido

10 de febrero de 2010, 3:12  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Lo de ganarle al Madrid es un imposible, en el Bernabéu o donde sea.

No estaría mal ganar la Copa. La Copa, como la UEFA, es un coñazo jugarla pero es muy bonito ganarla.

10 de febrero de 2010, 12:55  
Blogger Daniel ha dicho...

Suelo ver el futbol en casa, así que no sabría recomendarte un bar cule..

11 de febrero de 2010, 0:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal