jueves, 17 de diciembre de 2009

L´atalante



Tengo un desfase horrible pero a ver si mañana puedo poner el comentario

Bueno, ya es mañana. No pude ver el partido por un compromiso ineludible que tenía exactamente de 16.00 a 18.00 (hora canaria) así que tuve que seguir el encuentro por los comentarios del yoya (cuyas circunstancias constan en el apartado de links). Más tarde, y sabiendo ya todo lo que había pasado, pude ver la grabación del encuentro, un ejercicio de lo más relajante que estoy pensando en repetir más a menudo.

A pesar de la insistencia de Pep en no rebajar la importancia del choque lo cierto es que su alineación transmitia un cierto intento de reservar algunas bazas para la final del sábado. Quizás la variación más discutible era la de Márquez en el centro de la defensa algo que a mí siempre me ha parecido una opción discutible incluso cuando se suponía que el mexicano estaba en onda. Lo cierto es que el de Michoacan volvió a demostrar sus escasas cualidades como defensa en el temprano gol que encajo el equipo y da la sensación de haber agotado el escaso crédito del que aún disponía entre la afición. Lo cierto es que, hasta que Milito vuelva a incorporarse en el equipo, está claro que las alternativas al duo Piqué-Puyol siguen siendo bastante inciertas.

Una vez más nos quedamos sin saber qué tenía que ofrecer el equipo contrario que tras conseguir su gol podía volcarse ya sin ningún complejo en el juego de defensa y contraaque que practican ya todos nuestros rivales casi sin excepciones. Y una vez más no quedaba otra cosa que dedicarnos al fútbol control esperando que la presión y las marcas se relajaran hasta que la calidad de nuestro centro de campo y nuestro ataque volviera a decidir el partido. Y afortunadamente fue eso lo que sucedió.

El gol de Busquets (que por cierto hizo un gran encuentro) contribuyó a restar presión a una segunda parte que, dejando a un lado una gran ocasión de los mexicanos que Valdés resolvió de forma brillante, no trajo grandes inquietudes dejando una vez más la sensación de que remontar era cosa de tiempo. Lo que ocurrió a continuación pareció que respondía a un guión previamente ideado por un culé en sus fantasías previas al partido. Salió Messi (coreado por el público de la manera en la que sólo se corea al mejor jugador del mundo) y resolvió en la primera pelota que llegó a sus pies (tras un pase inmejorable de Zlatan) y luego Pedro hizo historia al culminar una hazaña tras la que se podría ya retirar a disfrutar de la vida en el pueblo pesquero de Abades, algo que esperemos que no sucede hasta dentro de unos diez años o así.

Sólo faltó que Ibrahimovic marcara en ese gran tiro exterior que hubiera puesto el broche de oro a otro gran partido del delantero. La diferencia entre Zlatan y Etoo es que del camerunes sólo se podía decir que había jugado bien cuando marcaba mientras que del sueco se puede decir que incluso sin marcar volvió a hacer un gran encuentro.

En resumen un esquema de partido que bien podía haber encajado en la final del sábado. Esperemos que así sea. Hasta el domingo.

1 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

¿Sigues ahí? ¿Estás vivo? Yo aún no acierto a teclear de la emoción.

20 de diciembre de 2009, 2:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal