domingo, 22 de noviembre de 2009

Jornada XI


La ausencia por lesión de Ibrahimovic tuvo consecuencias definitivas tal y como casi todo el mundo temía.

Dicha ausencia, unida a la suplencia de Henry cansado física y mentalmente tras el partido que disputó con su selección con el affaire de la mano de "Dieu" incluido, dejaba una vez más al Barça sin un delantero centro puro, un puesto que sólo Pedro hubiera sido capaz de desempeñar con alguna garantía. Pero el canario quedó condenado a la banda donde una vez más, y lejos del centro del ataque en el que puede desarrollar su capacidad goleadora que tantas satisfacciones le está dando este año, se demostró su poca eficacia como delantero extremo. Al lateral del ataque quedó también reducido Iniesta, posición en la que acabó naufragando a pesar de un comienzo prometedor y de que el manchego trató una vez más, y de forma loable, de echarse al hombre la responsabilidad del juego de ataque de su equipo.

A pesar de todo el partido, repito, tuvo un buen comienzo con el Barça dominando completamente a un Athletic entregado en defensa y romo en ataque. Pareció que el encuentro iba a repetir la tónica de los últimos enfrentamientos entre ambos equipos, y puede que así hubiera sido si sucesivamente Messi (que hizo un gran partido pese a todo) y Xavi hubieran aprovechado las dos clarísimas oportunidades de gol que ambos disfrutaron.

Pero no fue así y el impulso inicial se fue diluyendo hasta que llegó el descanso no sin antes de que los rojiblancos tuvieran una ocasión tan clara como las que nosotros habíamos tenido previamente.

Tras la reanudación pareció que el equipo local salió al campo con ánimo de cambiar la nefasta, para ellos, dinámica del primer tiempo pero a los siete minutos un gran pase de Xavi llegó a las botas de Alves que cruzó con acierto marcando el primer y único gol azulgrana.

Lo que ocurrió a partir de entonces es una de esas cosas para las que la lógica no tiene explicación. Los leones podían haberse vuelto corderos tras encajar el primer gol y tal y como les había pasado otras veces anteriores pero pareció como si el equipo vasco se dijera a sí mismo "esta vez no" y no estuviera por lo tanto dispuesto a ser nuevamente humillado por el todopoderoso Barça. Y en ese momento simplemente los corderos se comieron al lobo apoyados además por su envidiable afición. Los vizcaínos comenzaron a presionar en todo el terreno disputando cada pelota de forma feroz y frustrando cualquier intento barcelonista por volver a tomar el mando del partido. En esta ocasión el pundonor ganó a la evidente superioridad técnica y fruto de ello y tras un pase de cabeza (Que Chygrynsky saltó a disputar de forma negligente y es que el defensa ucraniano por desgracia sigue empeñado en sumar puntos para convertirse en el "Helb" de este año) la pelota llegó hasta Toquero que fusiló a Valdés sin ninguna remisión.

Empate a uno en el minuto 17 de la segunda parte, no había aparentemente ningún motivo por el que el Barça no pudiera volver a adelantarse pero en ningún momento dio la sensación de que eso podría suceder. Imposibilitado, una vez más por la ausencia de nuestro nueve original, para buscar una alternativa de ataque en balones por alto (ninguno de los muchos pases que se intentaron por esa vía llegó jamás a su destino) el Barça trató de combinar por las bandas y por el centro pero ante la buena defensa rojiblanca y el mal partido de nuestros extremos todos los intentos resultaron fracasados.

Las pocas alternativas que quedaban se diluyeron tras las sustituciones de Messi y Xavi(por Bojan y Henry que estuvieron irrelevantes)con las que Pep dio la sensación de estar ya pensando más en el partido del martes que en el del sábado, una actitud irreprochable puesto que nos jugamos buena parte de la temporada en dicho partido aunque por desgracia la sensación general entre la comunidad culé en lo referido a que afrontábamos esta temporada con una plantilla corta se vio anoche bastante reforzada. El único consuelo al final es que los locales celebraron un empate en su propio terreno como si de una victoria se tratara, lo que demuestra que seguimos siendo el mejor equipo del mundo.

La primera consecuencia de este tercer empate consecutivo fuera de casa es la pérdida del liderato, algo que no debería afectar a ningún ser humano excepto a aquellos que no sólo leen el As y el Marca sino que además se creen lo que les cuentan allí.

La segunda y más grave es la lesión muscular de Messi que le descarta para el partido contra el Inter y puede que también en el que se ha de disputar contra el Real Madrid el próximo domingo.

Así pues afrontamos una semana crucial con el ataque en cuadro a lo que hay que sumar las griposas ausencias de Touré, Abidal y Marquez. Si todo sale bien llegaremos al final de mes con la clasificación para octavos de la Champions casi asegurada y con el liderato recuperado cerrando así las bocas que de seguro ya han empezado a abrirse. Si todo sale mal estaremos casi fuera de la competición europea con nuestro máximo rival en liga a tres puntos de distancia. Estamos pues ante el primer gran reto del año. A ver que sucede.

3 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

No he visto hoy a mis amiguetes madridistas demasiado eufóricos. No sé si es miedo hacia vosotros o desconfianza hacia ellos mismos.

Y Mourinho os va a plantar un autobús de doce pisos y Eto`o marcará en el minuto noventa y cinco.

Nosotros, pues mira. En el 2000 pensábamos que no bajaríamos a segunda, que aquello era imposible, que al final ganaríamos tres partidos y ya está. Bajamos. Este año pensaba que es imposible que bajemos pues ya sabemos que es perfectamente posible. Y me está empezando a entrar el miedo. El equipo está desquiciado, no juega a nada. Y en vez de hacer corro al árbitro y decirle de todo, ¿por qué no lo hicieron alrededor de Pablo? ¿Por qué hizo ese penalti?

22 de noviembre de 2009, 10:54  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Lo de los penlaties en el descuento empieza a ser un problema para ustedes.

23 de noviembre de 2009, 0:20  
Blogger Deckard ha dicho...

Supongo que esta semana todos los enemigos de Guardiola estarán afilando cuchillos. Veremos.

No he vi nada en directo esta semana. Pero por lo visto el Madrid volvió a jugar 20 minutos y luego a dejarse llevar. A ver como afecta la vuelta de Cristiano.

23 de noviembre de 2009, 0:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal