domingo, 8 de noviembre de 2009

Jornada no se cuantos

Después de la dura, y moderadamente decepcionante, jornada de Champions, Guardiola optó por emplear nuevamente el recurso de las rotaciones pero esta vez de una manera pocas veces vista antes. El entrenador dejó en el banquillo a nada menos que Xavi, Iniesta y Messi, es decir la columna vertebral del equipo y los jugadores encargados de conducir todo el fútbol de ataque. Una apuesta arriesgada por más que los tres estaban en la recamara por si las cosas se ponían feas.

La novedad pues fue un centro de campo con Busquets, Toure y Keita. El canterano hizo un buen partido por más que sigue con la nefasta costumbre de dar pases sin ver primero quién va a recibir el balón. Toure empezó el partido un tanto flojo (quizás ha perdido forma debido a la sorprendente decisión de Pep de excluirle de las habituales alineaciones titulares) pero luego recuperó la fuerza que le hizo imprescindible la temporada pasada e incluso protagonizó algunas jugadas dignas de un buen interior.

Delante Henry, Ibrahimovic y Pedro. El galo entraba en el equipo titular por primera vez en mucho tiempo y, a pesar de seguir dejando la desagradable impresión de que muchas veces el partido no va con él, dio bastante profundidad a la banda izquierda, sobre todo en la primera parte, e incluso marcó un gol lo que supone una excelente noticia ya que en el duro mes de noviembre que nos queda por disputar es imprescindible que el delantero francés vuelva a ser el que fue el año pasado.

Ibrahimovic por su parte volvió a ejercer de pivote en el ataque recibiendo y controlando prácticamente el cien por cien de los balones por alto que le enviaron, un recurso que, como hemos señalado en varias ocasiones, se ha sumado a la larga lista de posibilidades ofensivas de este equipo y que además se reveló especialmente útil en un partido como este en el que la ausencia de los tres enanos hizo más evidente ya de por sí complicada penetración por el centro.

Y qué decir de Pedro. El de Abades no es ni Messi, ni Ibrahimovic, ni Henry. Es lo que es, un excelente cuarto delantero, un sustituto de garantía, un revulsivo para el equipo y sobre todo un jugador con un excelente olfato de gol como volvió a demostrar anoche. Sigo pensando que tiene pocos recursos como extremo y es mucho más peligroso como segundo delantero centro pero que duda cabe de que el canario está en racha y debe seguir estando presente en el equipo incluso si al final en el mercado de invierno hacemos ese fichaje ofensivo del que tanto se habla.

Del resto de jugadores señalar como detalle desagradable los abucheos que ha empezado a recibir nuestro central ucraniano. Ya hemos dicho muchas veces que el público culé no es precisamente lo mejor del equipo. Está claro que el fichaje personal de Pep no está respondiendo a las expectativas, da la impresión de ser lento y sobre todo no da la sensación de seguridad imprescindible en el jugador que ocupa la posición inmediatamente anterior a la del portero. Pero creo que todavía no se ha ganado esos abucheos. Además se llevó injustamente la culpa del primer gol del Mallorca cuando fue Piqué (que por cierto anoche estuvo bastante irregular) el que impidió que el ucraniano despejara al tocar la pelota hacia atrás de forma errónea.

En fin lo importante es que se ganó y que pudimos afrontar los momentos más flojos de nuestro equipo (que se correspondieron con el segmento central de la segunda parte) con una diferencia en el mercador que no hizo albergar temores de que peligrara el resultado ante un Mallorca que dio muestras de ser un buen equipo.
El complemento ideal a la noche del sábado hubiera sido que el Real Madrid al menos empatara en el Calderón pero tal cosa no pudo ser a pesar de que de forma sorprendente el Atlético estuvo a punto de remontar un 0-3 en contra. Pero mientras los colchoneros sigan contando con esa defensa de galleta mojada (no usaremos los términos homófonos que todos tenemos en la cabeza) lo va a tener muy complicado este año.

5 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

El caso es que estamos muy contentos. El martes empatamos con el Chelsea y el sábado casi remontamos al Madrid. Estamos en un punto de inflexión. Hay que ser optimistas. Somos un equipo feliz. Ya no somos el Pupas. No tiene importancia que estemos fuera de la Champions después de la cuarta jornada y nos juguemos ir a la UEFA contra unos chipriotas (y ya veremos) y estemos en puestos de descenso en la Liga. Somos felices. Somos optimistas. Hay que joderse.

El caso es que cuando estábamos apretando al final pensé -ahora es cuando Raúl marca el cuarto y yo le pego fuego al televisor y salgo a la calle con un subfusil y me meto en un Burger King y mato a trescientas personas. Menos mal.

La defensa del Atleti lleva siendo una puta mierda los últimos cinco años. ¿Para qué sirve un Director Técnico? Que pregunte a cualquiera que haya visto cinco minutos de un partido del Atleti. No hace falta ir a Salamanca.

9 de noviembre de 2009, 1:25  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¿Qué fue de los Juanmmas López y de los (y mira que le odiaba) Simeones?

9 de noviembre de 2009, 3:15  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Al Cholo es al que quiero yo en el banquillo.

No te olvides de Ovejero, "el cacique del área". ¿Qué fue? Eso quisiera saber.

9 de noviembre de 2009, 5:53  
Blogger Deckard ha dicho...

Me sigue preocupando que el equipo se desenchufe en todos los partidos y se les olvide hasta dar pases de dos metros a otro con la misma camiseta. Ahora la apuesta de los atléticos es ver si nos ganan antes de que tiren el Calderón.

Chigriski ha caído mal y se va a llevar lo suyo y lo de los demás. Hay jugadores a los que le pasa.

También hubo run-run en ciertas fases con el equipo (el periodo de gracia se ha acabado).

Me gustó el Mallorca, lástima el gol que regalaron en la falta porque el Barca tuvo muchos más problemas de lo que aparece. También el segundo de Pedro tuvo guasa que todos los rebotes cayeran en un jugador del Barca desmarcado. Pero buena hay que estar ahí para que te caigan.

Esta noche "remontada épica", hemos elevado al Alcorcón a la altura de los grandes de Europa. En fin.

10 de noviembre de 2009, 3:21  
Blogger Deckard ha dicho...

Pellegrini es un chiste.

10 de noviembre de 2009, 12:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal