domingo, 6 de diciembre de 2009

JORNADA XIII


Uno de los alicientes de este partido era ver por fin a lo que, en teoría, es el equipo titular (bueno quizás pensábamos que Touré sería el medio centro titular como ocurrió el año pasado) de esta temporada, algo que no habíamos podido hacer hasta anoche.

Con Henry, Ibra y Messi en punta, (como de costumbre el flamante balón de oro salió como falso extremo aunque todos sabemos que su función en el equipo es jugar como quiera, igual que todos los cracks) Xavi e Iniesta por detrás y Alves convertido prácticamente en atacante de banda estaba claro que iban a pasar cosas muy buenas.

El partido comenzó con bastante presión, con un juego muy rápido, como si el equipo quisiera sacudirse la pobre impresión del partido contra el Xerez y la verdad es que el Barça no es la clase de equipo al que le conviene la velocidad y el intercambio de golpes al estilo del mareante fútbol británico. De este modo tuvieron lugar algunas imprecisiones en los pases y la lógica falta de coordinación en ataque por parte de unos jugadores que apenas han tenido ocasión de jugar juntos.

Sin embargo poco a poco el partido se convirtió en lo que se convierte casi siempre un encuentro en el que juega el Barça, es decir fútbol de control contra una defensa formada por dos líneas de cuatro jugadores cada una con algunos más adelantados para presiona la salida del balón y esperar algún contraataque. Sin embargo en esta ocasión las dos líneas del Depor estaban algo más separadas que de costumbre por lo que hubo más ocasión para tocar y buscar el demarque tanto por parte de Messi (que incluso si no hubiera marcado dos goles hubiera cuajado una gran actuación) como de Iniesta. Una vez que el equipo tomó el mando del partido era cuestión de esperar a que alguna de las numerosas posibilidades en ataque llegara a buen termino, no podía pasar de otro modo y así fue, Messi se marcó uno de sus recorridos paralelos al borde frontal del área que terminó con un tiro seco y colocado que puso el uno a cero en el marcador.

A partir de ahí tuvo lugar ese momento que se da casi siempre cuando nos ponemos por delante, el momento en el que el equipo contrario se ve desarbolado -pues no puede seguir jugando al empate cuando va perdiendo y se ve imposibilitado para tratar de cambiar su táctica por una más ofensiva- y parece que el partido quedará sentenciado con el segundo gol o bien el contrincante acabará por recobrarse. No paso lo primero ya que un par de buenas combinaciones en ataque terminaron en ocasiones falladas por Ibra y Messi. Lo que ocurrió en cambio fue que un nuevo despeje imprudente hacia atrás de Busquets (¡¡¡YA VAN TRES COÑOOOOOOOO ¡!!) provocó una cadena de fallos que concluyeron cuando Valdés no pudo atajar el toque de cabeza de Adrián en la única vez que el Depor se acercó a nuestra área con algo de peligro. Es una verdadera lastimas que Sergi siempre combine grandes actuaciones con alguna cagada como esta, algo que terminará por atraerle las antipatías de la afición. En fin que de la posibilidad de machacar el encuentro se pasó a un nuevo empate tonto que sembraba el partido de incertidumbres.

Tras la reanudación dio la impresión de que al Barça, quizás por la acumulación de partidos, se le había acabado el fuelle porque durante buena parte del segundo tiempo no pudo hacer otra cosa que dedicarse a mordisquear la nutrida defensa del equipo local (que como de costumbre pareció darse por satisfecha con el empate a pesar de su excelente posición en la tabla). Lo cierto es que no se podía hacer otra cosa que seguir dominando el encuentro y tratar de encontrar esos diez segundos de magia que suelen bastar a los nuestros para volver a perforar la portería enemiga. Y, al contrario que en otras ocasiones, todos los revulsivos estaban en el campo, todos excepto don Pedro claro. La sustitución de Henry por el jugador tinerfeño estaba cantada ya que el francés, que se había movido con peligro por su banda en la primera parte, personifico en su propio juego el decaimiento general del equipo, en esta fase del partido el delantero se mostró con escaso fondo físico y muy flojo en los encontronazos con Manuel Pablo que le ganó por la mano en casi todas las ocasiones.

La entrada de Pedro hizo que fuera Iniesta el que cayera a banda, lo que se traduce en algo más de control y seguridad con el balón y que Pedro doblara a Alves en la banda contraria. De una combinación de estos dos jugadores vino un centro suave que Messi envió al fondo de la red con un gran remate de cabeza. Una vez más se comprobó que Pedro juega mejor como recambio que como titular pero lo importante es que sigue teniendo la suerte de cara y eso no es poco en el fútbol.

Lo más difícil estaba hecho pero ningún autentico culé podía mostrarse satisfecho, todos, y los jugadores primero que nadie, sabían que había que matar el partido para evitar los disgustos de pasadas jornadas y esta vez bien que lo hicieron, una penetración de Abidal (excelente partido del galo por cierto) culminó en un centro que llegó a los pies de Zlatan que marcó “su gol” que por esta vez fue el último en lugar de ser el acostumbrado tanto abrelatas.

Final feliz para un partido muy disputado con Messi justificando su reciente elección como mejor jugador del mundo –repito que además de los dos goles hizo un gran partido sobre todo en la primera parte- y en el que también me gustaría destacar la impresionante labor de Alves que en cuando aprenda a templar un poco más sus pases (pese a lo cual no hay que olvidar que los dos primeros goles nacieron en sus botas) sí que se convertirá en el mejor lateral del mundo.

2 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

¿Hay alguien?

España ganó la Davis. No fue tan emocionante como el año pasado pero tampoco estuvo mal.

Y el Atleti ganó con goles de Forlán y Agüero. A ver si cogemos la onda.

Y hoy nos despedimos de la Champions. Ni un partido por TVE. Ni un partido por las Autonómicas. Es duro competir con el Madrid, pero es que no pintamos una mierda.

8 de diciembre de 2009, 10:52  
Blogger Deckard ha dicho...

Yo cuando estoy de puente no miro ná. No vi los partidos y ahora he pillado los últimos dos minutos de la Champions.

8 de diciembre de 2009, 13:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal