miércoles, 25 de noviembre de 2009

Et le finestre un bel zafiro apria



Los prolegómenos del partido trajeron una buena y una mala noticia.

La buena fue el resultado del partido que enfrentaba al Dínamo de Kiev y al Rubin Kazan que empataron a cero lo que contribuyó a rebajar un poco la tensión previa a nuestro propio encuentro.

La mala fue la no alineación de Messi e Ibrahimovic. Guardiola siempre ha dicho que sólo quiere que salten al campo jugadores que estén al cien por cien y lo cierto es que, en los días que precedieron al importante partido de ayer, se me pasó por la cabeza que el mister decidiera no salir con dos de sus delanteros titulares de entrada….pero se me pasó por la cabeza como una posibilidad muy remota. Y he aquí que Pep fue fiel a sus postulados incluso en un encuentro en el que, por primera vez desde su llegada, se le podía poner en la picota. Esto demuestra carácter o, hablando en plata, demuestra que nuestro entrenador los tiene como los de un burro. Me refiero a que cualquier otro paniaguado se hubiera dicho a sí mismo “yo les saco, y si se lesionan pues mala suerte, pero que luego no me acribillen por haberlos dejado en el banquillo.” Afortunadamente entre las muchas cualidades de Guardiola hay que añadir el valor y creo sinceramente que estaría diciendo las mismas palabras incluso aunque la propuesta no le hubiera salido bien.

De todos modos yo no dejo de ser un culé muy típico y en cuanto conocí el dato de la ausencia de nuestros dos referentes en ataque me sentí bastante pesimista. Jugar sin alguno de los dos es ya un handicap pero sumar las dos ausencias significaba perder el 80% de nuestra capacidad goleadora dejando dicha capacidad en manos del reaparecido Henry, del afortunado pero aun bisoño Pedro y de Iniesta que nunca ha sido un jugador con mucho olfato de cara a la puerta.

Afortunadamente las dudas se despejaron a poco de comenzar el encuentro cuando se vio que el de Fuentealbilla estaba haciendo de falso extremo y que el célebre 4-3-3 pasó a ser un 4-3-1-2 puesto que Iniesta ocupó la posición en la que más daño puede hacer, de media punta o enganche jugando y creando detrás de los delanteros. La asociación del manchego con Xavi fue una vez más milagrosa y, con la ayuda de Busquets (que ayer estuvo imperial) y de Keita cubriéndoles las espaldas, el cuarteto de centrocampistas se convirtió en el amo del partido, controlando el juego de ataque, presionando y recuperando balones y no dejando al Inter alguna otra posibilidad que no fuera tirar balones largos tratando de conectar con Milito y Etoo, algo que nuestros defensas se encargaron de evitar. Tampoco parece que los interinistas tuvieran otro plan de ataque que ese pero si lo tenían desde luego no pudieron llevarlo a cabo.

En estas circunstancias, y con un total dominio del juego, los goles eran cuestión de tiempo. Primero vino el remate testosterónico de Piqué y luego un jugadon al primer toque en el que Alves, por una vez, conecto un pase genial y en el que Pedro volvió a demostrar que está en estado de gracia. Dos a cero y el partido prácticamente finiquitado, no por el resultado en sí sino porque el Inter no daba la más mínima sensación de peligro.

Tras la reanudación el Barça aflojó un poco el acelerador pensando, con razón además, en el segundo desafío de esta semana pero en ningún caso le perdió la cara al partido y, aunque el Inter tocó más balón y jugó con más sentido, una vez más se mostró totalmente inoperante en ataque y es que se confirmó de nuevo el hecho de que jugar sin centro de campo es poco recomendable por mucho talento que tengas arriba.

Primera gran prueba superada, la clasificación como primeros de grupo en el bolsillo, el prestigio recobrado, la moral por las nubes y las bocas que se habían empezado a abrir tras el partido del pasado sábado ya están a medio cerrar, es de esperar que el domingo se cierren del todo.

Como notas negativas yo destacaría dos. Una el partido de Thierry Henry. Y esto es algo en lo que no parece haber mucha unanimidad. En los foros cules que suelo frecuentar hay una fuerte controversia sobre la aportación del delantero francés al juego del equipo, algunos avalan su comportamiento durante el partido, pero a mí sinceramente me pareció una actuación defectuosa que tiene explicación bien por la falta de forma o bien (y espero sinceramente equivocarme en esto) por la falta de interés. Yo le encontré flojo, descentrado e incapaz de combinar con sus compañeros. Pienso que tal vez le conviene volver a la banda izquierda donde dispone de más espacio para parar y templar el balón que en el centro del ataque donde no parece estar en condiciones de plantear el juego de rapidez y desmarque que implica esa posición. Aunque de todos modos repito que prefiero jugar con un mal delantero centro que salir al campo sin un ariete puro, algo que hemos hecho ya varias veces este año sin obtener resultado satisfactorio.

La segunda nota negativa tiene más que ver con el corazón que con la cabeza. La actitud de Etoo antes, durante y después del partido me causó una profunda tristeza. Creo que el camerunés sigue traumatizado por su salida de un equipo en el que ha sido feliz y la experiencia milanesa parece que no ha hecho sino ahondar en ese sentimiento. Cuando al final del encuentro le entrevistaron, cogido de la cintura con Piqué, tuve la sensación de que Samu estaba pidiendo a gritos regresar al club aunque fuera de recogepelotas. Esperemos que se le pase y que triunfe en su nuevo equipo y que, tal y como él mismo le deseó al central azulgrana, nos volvamos a ver en la final del Bernabeu.

5 comentarios:

Blogger Daniel ha dicho...

El mejor partido del barca en lo que va de año.

Hay que ser muy valiente para jugarte el partido más importante de lo que va de año y no arriesgar a tus 2 estrellas que estaban tocados.

Guardiola de cine al colocar a Iniesta de falso delantero y en la estrategia.

La estrategia de los corners muy buena, al poner a 2 jugadores a sacar el corner sacaba a un defense del inter del área. y luego la jugada sacar al primer palo que estaba vacio para peinar al segundo la entrada de Pique.

Supongo que hay que hacer muchas horas de entreno para que ambas cosas salgan bien.

25 de noviembre de 2009, 14:19  
Blogger Vargtimen ha dicho...

Flameado de Mou. La Cultural Leonesa trajo más peligro que el Inter.

Confieso que yo también lo vi muy negro cuando me enteré que jugábamos sin Ibra y sin Messi.
Y con Henry, que ya puestos a meter goles con la mano que los meta con el Barça, no con la selección francesa. Que marque con el culo si hace falta, pero que marque de una vez.

Y bueno, por muy valiente que sea Guardiola con las alineaciones y mucho que eso le honre, espero por el bien del fútbol (y por el de mi salud mental) que el domingo Ibra y Messi sean titulares.

25 de noviembre de 2009, 14:53  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Está claro que Pep también quiere que lo sean y yo y todos. Hasta el Pipita quiere que Messi juegue.

26 de noviembre de 2009, 0:15  
Blogger Deckard ha dicho...

Yo creo que el Inter no tenía otro plan, hasta Mou abroncó al portero por no dedicarse a sacar de patadón. Me pareció un ruina de equipo.

Mientras tanto, en el Bernabeu hubo un partidazado, pero no fue ayer. Y las declaraciones de Pelegrini son de traca. A ver que pasa el domingo, la industria del turrón está preocupada.

26 de noviembre de 2009, 0:44  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Pues cuando tu equipo va a jugar a Chipre y es incapaz de ganar y luego te toca leer la euforia culé pues te quedas la mar de indiferente. El Atleti este año está consiguiendo que ni nos alteremos. Nos iremos a segunda pero sin alteraciones, sosegadamente. Quique nos lo explicará tan bien que lo comprenderemos todo y le daremos la razón.

Y eso del calendario no sé cómo lo hacen. Cada vez que se juega un Barça Madrid el Atleti juega con el Español. No sé si es para aprovechar los viajes o ahorrar o algo así. O para que la canallesca haga comparaciones siempre infames.

26 de noviembre de 2009, 4:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal