domingo, 4 de abril de 2010

JORNADA XXIX



No me importa si el Real Madrid gana hoy por veinte goles en El Sardinero, sería estupendo que perdiera algún punto pero ya no siento ninguna ansiedad respecto a ese tema ahora que ya, como mal menor, llegaremos al Bernabeu la semana que viene empatados a puntos con dos de los tres resultados posibles favoreciéndonos y obligando al eterno enemigo a ganarnos cara a cara si quiere tener opciones en esta liga.

La alineación de ayer parecía haber salido de una alucinación etílica de Tristan Tzara. La ausencia por sanción de Alves hizo que de nuevo Puyol ocupara la banda izquierda con el recuperado Abidal por la banda derecha y con Chygrinski y Piqué por el centro. Alguien podría pensar que quizás hubiera sido más lógico probar con la pareja de centrales que obligatoriamente van a jugar el martes contra el Arsenal pero quizás Pep no quiso forzar a Milito y quizás también quería aprovechar la oportunidad para darle minutos al defensor ucraniano al que este año no le ha dado tiempo ni de fracasar.

En el medio campo de nuevo Busquets como medio centro (el día que Sergi comprenda que esas absurdas pérdidas de balón arruinan un buen partido e incluso, si tienen lugar en un partido decisivo, pueden perjudicar su carrera habremos ganado mucho) y Touré como interior acompañado por ¡oh sorpresa! Maxwell. Y en la delantera junto con Messi se alinearon Bojan y Jeffren. No estaba previsto en un principio que Bojan saltara al campo pero una lesión de Ibrahimovic obligó a que el canterazo ocupara la posición de delantero centro. Henry ni se sentó en el banquillo y no creo que sea porque Pep quiera reservarle para el martes o al menos eso espero.

Así pues el equipo saltó al campo con evidentes bajas en los puestos claves de las tres demarcaciones en su último escollo antes del gran choque liguero de la próxima semana. ¿Qué pasaría?. Lo que pasó fue que el equipo salió a jugar con el mismo entusiasmo que en los, ya legendarios, primeros veinte minutos contra el Arsenal. En un partido en el que la debilidad de los bilbaínos no hacía tan necesario el control de la pelota el dúo Touré-Busquets impuso su fuerza en el centro de campo ayudados por Messi que jugó en esta ocasión algo más retrasado (debido a la ausencia de Xavi) y por un Maxwell que hizo de Keita.

Más atrás los defensas conjuraban cualquier peligro que pudieran crear los visitantes (incluido Chygrinsky que optó con buen criterio por jugar pisando huevos y arriesgando lo mínimo posible haciendo por lo tanto un partido correcto e incluso evitando una clara ocasión de gol) lo que posibilitaba que los laterales se mostraran muy activos. Así pues de una combinación entre Messi, Abidal y Jeffren vino el uno a cero. Al poco rato una recuperación de Puyol vino seguida de una gran asistencia que Bojan remató de forma perfecta. Dos goles en trece minutos y parecía haber pocas dudas de que el partido estaba controlado.

Tras el descanso el Athletic pareció salir con algo más de agresividad pero las pocas veces que el balón llegó a las cercanías de la meta Valdés consiguió atajar el peligro. En ese momento tuvo lugar el primer cambio con la salida de Busquets y la entrada de Xavi que puso la pausa en un partido que ya no necesitaba la tensión del primer tiempo, sobre todo cuando Bojan en jugada personal puso el tercer gol en el marcador y cuando diez minutos más tarde y tras un pase de Pedro (que había sustituido a Jeffren si no recuerdo mal) Messi marcó el cuarto gol.

Pues bien, deberes hechos y bastantes cosas buenas que sacar de este partido: vuelta a la actividad de Abidal que pareció en buena forma, el equipo acusa la falta de gente como Xavi e Iniesta pero sabe jugar sin ellos, Messi marcó tras dos partidos sin hacerlo aumentando su confianza y su cuenta personal, Chygrinsky cumplió con su cometido sin fallos de relevancia, Bojan pareció jugar con más comodidad en la posición de delantero centro que en la de extremo, ahora que sabemos que Ibrahimovic no estará el martes la afición parece pedir que el canterano sea su sustituto en lugar de un cada vez más frustrante Henry ¿qué hará Guardiola?.

En lo negativo el aumento de la lista de lesionados, a la ya conocida de Zlatan se une la de Piqué. Ambos no jugaran el martes y son duda para el próximo sábado. Pero al menos sabemos que ahora mismo no somos aquel equipo que se venía abajo en cuanto fallaban sus jugadores titulares.

1 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Aquí estamos de nuevo. Liga y Europa. En casa seguimos bien, en la UEFA ya veremos pues esto de jugar al intercambio de golpes con el Valencia me da pánico, por poca defensa que tengan y buenos sean nuestros delanteros.

Lo del Ársenal lo vi a ratos y más parecíais franciscanos poniendo la otra mejilla que un equipo de fútbol. Tres cero en el minuto treinta mañana y a pensar en el gran super derby clásico inmortal y todo eso que ganas me da de irme del mundo unos días.

5 de abril de 2010, 6:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal