sábado, 10 de abril de 2010

Hablamos mañana que tengo calor.


Bueno ya me he enfriado un poco.

A estas alturas llegará un momento en el que el Barça salte al campo con Chigrinsky de portero sin que ello no constituya ninguna sorpresa.

Las, a menudo insólitas, alineaciones de Guardiola no parece que obedezcan a un acto de megalomanía (lo que se conoce en el fútbol como un “ataque de entrenador”) sino a un profundo conocimiento del su equipo y un no menos profundo análisis del rival de turno y de cómo se espera que se desarrolle el partido.

La sorpresa de ayer de alinear a Alves de extremo tiene su explicación posiblemente en el deseo de Pep de que el brasileño pudiera mostrarse tan ofensivo como acostumbra sin tener que hacer sus célebres transiciones de sesenta metros y sin tener que preocuparse por dejar su banda sin cubrir en defensa máxime cuando el Madrid disponía de dos estiletes en punta capaces por sí solo de resolver una mala tarde de juego merengue (algo que ha ocurrido continuamente en esta temporada). La inevitable consecuencia era que el equipo salía a jugar sin el triplete atacante habitual, a la forzosa ausencia de Ibrahimovic se unía la no alineación de dos de sus posibles sustitutos: Henry y Bojan.

El centro de campo contó también con la ausencia de Iniesta ya que, al contar el Real Madrid con un centro de campo más físico que técnico, nuestro entrenador intuía un duro combate en la zona ancha del terreno de juego donde los fajadores Keita y Busquets serían más necesarios que el exquisito jugador manchego.

El resultado fue una primera parte muy dura, peleadora y bastante poco vistosa en la que el Barça tuvo que recurrir más de una vez al pelotazo y donde el Real Madrid supo cortar los escasos avances en ataque aislando a Messi y Xavi en un muro de centrocampistas defensivos y con Alves y Pedro completamente tapados por sus bandas. Aunque anulado en ataque el Barça resistió la presión orquestando un enorme partido en defensa donde Piqué, Puyol y Milito anularon a Higuaín y Cristiano Ronaldo que, o bien nunca recibieron la pelota, o bien lo hicieron en condiciones en las que no podían hacer nada con ella. Esta característica fue una constante durante casi todo el partido.

A pesar del poco productivo juego en ataque el Barça sólo necesitaba la combinación de dos de sus jugadores más geniales (es posible que el Madrid tenga en Cristiano un punta tan letal como Messi pero lo que está claro es que no tiene a nadie como Xavi y cuando tiene algo parecido decide no alinearle como hoy) y eso fue lo que ocurrió en el minuto 32 cuando Messi y Xavi pillaron a la defensa blanca en gayumbos y fabricaron el primer gol azulgrana (que NO fue precedido de manos de Messi por más que en la sexta, que por otro lado hizo una retransmisión nefasta, se empeñara en demostrar lo contrario con todos los medios a su alcance). Este gol fue decisivo puesto que traspasaba toda la presión a los madridistas cuya tremenda frustración por su imposibilidad de inquietar la portería de Valdés no hizo sino aumentar al saberse ya con el marcador en contra.

Tras la reanudación Guardiola movió al equipo pero sin tocar al once inicial, Alves regresó a su posición natural cayendo Puyol a la banda contraria y Maxwell subió a la posición de mediocampista. Tal y como estaba el partido parecía lógico que Iniesta entrara por algún jugador que no estuviera teniendo una actuación excesivamente destacada con el objeto de ayudar a Xavi a mantener el control de la pelota, algo que nuestro equipo aún no había conseguido. Sin embargo Pep espero bastante para realizar ese cambio entre otras cosas porque mientras tanto una nueva combinación de Xavi, esta vez con Pedro, trajo como consecuencia el gol de la tranquilidad (aunque yo como buen culé no estuve tranquilo hasta que llegó el descuento). En ese momento el Madrid a la desesperada intentó una cosa de la que había prescindido en su alineación inicial: meter algo de técnica en la posición del medio campo atacante. Guti puede ser un cretino (o al menos se ha portado como un cretino durante la mayor parte de su carrera algo que, visto sus últimas iniciativas, parece dispuesto a seguir haciendo) pero no se le puede negar que es de los que mejor la toca del Madrid. De hecho la única gran ocasión blanca llegó tras una genial asistencia que desbarató Valdés en su solitaria y extraordinaria actuación destacada de la noche.

Por fin entró Iniesta que, sin estar todavía ni de lejos en su mejor forma, contribuyó a mantener el control de la pelota dejando más libertad a Xavi en la ofensiva. Con el Madrid ya entregado (las posteriores incorporaciones de Raúl y Benzemá no se tradujeron en nada positivo) el centrocampista de Terrassa se dedicó a buscar a un ya desatado Messi que no consiguió otro hat trick porque Casillas sigue siendo uno de los grandes.

Final del partido, primera derrota del Real Madrid en su campo y líderes con tres puntos de ventaja más el gol average particular. Imposible un mejor resultado. Esto no está acabado ni mucho menos (quedan como poco tres visitas muy complicadas) pero ahora será el Real Madrid el que no puede fallar mientras que nosotros podemos permitirnos al menos un tropiezo que todos esperamos que no se produzca.

No fue la humillación del año pasado (sólo alguien que no sepa de qué va esto podía esperarlo) pero el Barça supo atajar la tan cacareada pegada madridista, dormir el partido cuando fue necesario y aprovechar sus oportunidades. Destacar el gran partido en defensa, la excelencia, una vez más, de Xavi y Messi y la actuación de Pedro que además de marcar un gran gol se partió el pecho durante todo el partido. A los muchos elogios que ha recibido y recibirá el canario por su actuación de anoche yo añadiría uno más: nunca intenta ser lo que no es, algo que condenó a Etoo –a mi entender- a los ojos de Guardiola.

Y ahora a olvidarnos de esto y a concentrarnos en un importante partido en casa contra el Depor.

9 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

La verdad es que la alineación sorpresa de Pep estaba bien pensada, aunque Alves no estuvo especialmente brillante como extremo.

El centro del campo fue del Barça y Xavi estuvo inmenso. No se puede comparar a un equipo que trata de hacer fútbol con otro que se limita a repartir patadas. En un mundo perfecto Xabi Alonso y Sergio Ramos deberían haber sido expulsados. Claro que, en un mundo perfecto Mejuto nunca sería árbitro y sí socio del Madrid. ¡Gago acabó sin una sola amonestación!

Guti, al que desprecio con absoluto frenesí, fue lo mejor del Madrid y uno no se explica que hasta la segunda mitad estuviera de suplente. Cristiano es veloz, pero cuando tiene enfrente a alguien de la talla de Piqué, sus virtudes quedan en agua de borrajas. Y a Messi en cambio le bastan cuatro detalles geniales para decidir el partido.
Valdes es hoy por hoy mejor portero que Casillas, por más que el merengón parara dos goles cantados de Messi.
Lo de Benzema es triste, muy triste. Me encantó ese momento jugando a balón prisionero dentro del área del Barça y evitando así que el gol de Raul subiera al marcador.

Y dos últimas cosas. Yo tampoco estuve tranquilo hasta el descuento. Así somos los culés.
Y la retransmisión de la Sexta fue penosa. ¿Qué se puede esperar de un comentarista forjado en Real Madrid TV como Esteva? Yo lo tuve que ver en la Sexta con el audio de la radio catalana. Aun así me di cuenta de las múltiples repeticiones que pusieron del gol de Messi, en multiángulo, para intentar demostrar manos. Patético.

11 de abril de 2010, 6:00  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Yo me estoy planteando ver los partidos por internet con simpáticos comentaristas chinos.

11 de abril de 2010, 6:30  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Yo tampoco veo fino a Casillas, aunque hizo dos buenas paradas, y como estoy pensando en el Mundial es algo que me preocupa.

Esto está acabado. Igual el Madrid aguanta dos jornadas más pero después caerá en barrena, como el año pasado.

Espero que, el año que viene, juguemos un par de Supercopas. Y que ganemos alguna nosotros, a ser posible la europea, que no la tenemos.

Ésta era una lechera con un cántaro lleno de leche...

11 de abril de 2010, 10:26  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Ya vuelvo. Después del partido de verdadero interés que enfrentaba a un equipo de Barcelona y a uno de Madrid me pregunto por qué el Atleti sale a jugar por ahí. Que se queden en casa, regalamos los puntos y nos ahorramos el viaje. Y el cabreo y el berrinche también nos lo ahorramos.

11 de abril de 2010, 13:56  
Blogger Vargtimen ha dicho...

¿Se sabe algo de la lesión de Milito? ¿Para cuanto tiene? No lo pone por ninguna parte!

12 de abril de 2010, 1:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Guti era titular contra el Lyon, y aguantó más o menos 45 minutos. En la segunda parte el Madrid jugó con uno menos, però claro, si quitas a Guti con la eliminatoria en contra, no sales vivo.

Yo creo que ese partido definió perfectament qué es Guti. Me hace gracia cuando alguien lo defiende con el argumento de que cada uno puede hacer lo que quiera con su vida privada, si luego rinde. Sí, vale, però está clarísimo que con esa vida privada, en el futbol actual, vas a rendir media hora. Por eso es un mal, malísimo, profesional. Si lo pones de inicio, puta madre media hora, y luego juegas con uno menos. Y si lo quitas, te matan.

No sé, creo yo.

Lo de Milito (Maradona lo vio flojo en el uno contra uno, vaya tela) no es nada, ni hay parte médico, han dicho.

Genial la crónica.

12 de abril de 2010, 2:42  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Gracias Anónimo. Recuerdo una ocasión en la que una amiga le reprochaba a Johnny Thunders su adicción a la heorina. El rockero le respondió "Keith Richads es heroinómano y es uno de los grandes", su amiga le contestó "sí, pero él primero se hizo grande y luego se hizo heroinomano y no al reves".

Digo esto porque la historia de Guti me recuerda a la de George Best que mandó su carrera al carajo por sus enredos personales con las mujeres y la bebida pero vamos que el tipo era el puto George Best y no se puede decir que Guti haya llegado nunca a nada parecido a lo que conseguió el jugador de Belfast.

12 de abril de 2010, 5:42  
Blogger Deckard ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

14 de abril de 2010, 8:26  
Blogger Deckard ha dicho...

Sigo vivo pero estoy liadísimo. Enhorabuena culés y adapto lo escribí en otra parte.

El Barça ha tirado cuatro veces entre los tres palos (¿alguna vez tiró menos?), y es el partido en el que más incómodo ha sacado la pelota, abusando del patadón ante la presión del rival en algunos tramos.

El problema es que con eso sólo no te vale para ganar al Barça. Hace falta alguien delante de Xabi que vea el fútbol como Guti (que no Guti con 34 años) y pueda meter pases para que haya juego de ataque fluido, nada nuevo que no se haya visto durante la temporada. Lo que pasa es que contra defensas menores Higuaín y Cristiano puedan hacer de Juan Palomo, pero contra equipos más trabajados no.

14 de abril de 2010, 8:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal