miércoles, 9 de abril de 2014

-



Hablamos mñana.



Cuando terminé de ver el partido sentí una decepción no demasiado exacerbada, a pesar de la esperanza que nos había traído la victoria en el clásico y el posterior debacle en liga del Real Madrid, tras ver el partido de ida estaba claro que como mínimo íbamos a sudar tinta ayer. Sin embargo es sorprendente el efecto que el resultado de la eliminatoria ha tenido tanto en la parroquia culé como en la de los demás aficionados de otros equipos, para nosotros la sensación de fin de ciclo se acentúa ante el primer tropiezo irremediable del año que además rompe con una histórica racha de seis semifinales de Champions consecutivas, para la mitad anti-culé (especialmente la periodística) del país parecía que por fin podían dar rienda suelta a su alegría por la eliminación del Barça en una competición europea sin temor quedar como el culo.


Pasando ya al partido en sí, como de costumbre en los grandes encuentros Martino sacó la alineación más ortodoxa posible esperando como de costumbre que el talento y la inspiración (aunque fuera puntual) se impusiera al empuje local, sin embargo esa confrontación táctica quedó en nada cuando durante los primeros quince minutos asistimos a una pavorosa debacle de la defensa barcelonista que resumió en ese tiempo todos los males que le aquejan desde hace ya un par de temporadas: balones por alto que nadie era capaz de despejar, zagueros a los que se les ganaba la espalda como si tuvieran la cintura hecha de escayola, jugadores desubicados y fuera de posición, ausencia total de liderazgo y como de costumbre una filosofía de salir con el balón jugado a toda costa olvidando que la primera misión de una defensa es evitar que te metan gol. El aficionado culé no podía hacer otra cosa que mirar con semblante sombrío como los locales recuperaban balones sin cesar y provocan innumerables situaciones de peligro (de las que afortunadamente sólo se materializó una) que ponían en liza no sólo la eliminatoria en sí sino la posibilidad de una goleada histórica.

Poco a poco  el Barça consiguió recuperar el control de la pelota que no del partido pero ya con un marcador que le obligaba a marcar por partida doble para pasar a semifinales, por desgracia la incomprensible abulia de Messi (la única explicación que se me ocurre para dicha actitud lleva los colores albi celestes), la ya comentada en ocasiones anteriores desafección de Cesc y el hecho de que ayer Iniesta tuviera una actuación defectuosa anuló cualquier posibilidad de ejecutar el ansiado juego conminativo del equipo por el centro, quedaban las bandas, por la derecha nadie excepto un voluntarioso Alves que se dedicó a enviar centros a la nada y por la izquierda algo más de sensación de peligro creada por Neymar con la ayuda ocasional de Alba o de alguno de los volantes. El balance final al llegar al descanso fue de dos tiros desviados de Messi, uno con la cabeza y otro con el pie.

Como suele ser habitual no hubo cambios en el descanso, la esperanza culé de que los colchoneros se vieran afectados por el esfuerzo del primer tiempo no se transformó en realidad, el Atlético mantuvo intacto su presión, su esfuerzo y su capacidad de lucha, mantuvo el tipo en defensa y contraatacó con peligro, el Barça dominó por completo esta segunda parte sabiendo que pese a todo se estaba a un gol de la prórroga donde tenía más posibilidades de llevarse el gato al agua pero a pesar de tener dos claras ocasiones (Xavi y Neymar) se llegó al final manteniéndose el mismo marcador que llevaba campeando durante ochenta y cinco minutos. Los cambios no trajeron ningún cambio en la dinámica del juego y uno de ellos (el de Iniesta que yo por lo menos vi justificado) posiblemente haya sellado la suerte de Martino (suponiendo que no lo estuviera ya)

Como digo primer palo irremediable de la temporada, quedan dos competiciones y hay que luchar por ellas, las conclusiones mejor al final de la temporada. Hasta entonces hay que seguir adelante, sólo queda felicitar al ganador que nos ha podido por fuerza, convicción y cojones. Espero que sean ellos o los de Pep los que levante la orejuda. Nos vemos el fin de semana.

4 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Estamos en semifinales de la Champions. Cuarenta años. El caso es que recuerdo aquella semifinal contra el Celtic, con el arbitraje de Babacan en la ida y los goles de Adelardo y Gárate en la vuelta.

Hemos eliminado al Barcelona. No estáis bien, desde luego, como tampoco lo estaba al Milán. Pero hemos llegado a semifinales eliminando al Milán y al Barcelona. Y eso hace currículum.

Ahora casi prefiero al Madrid. Preferiría al Chelsea, pero sin Courtois no tenemos nada que hacer. De todas formas, pase quien pase, allí estaremos.

10 de abril de 2014, 9:31  
Blogger Deckard ha dicho...

Por lo visto la UEFA a anulado la claúsula de Curtois.

11 de abril de 2014, 4:09  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Huelga decir que tras el sorteo todos los culés están con el Pupas. Lo mejor ahora sería una final Bayern vs Atlético de Madrid y que el fútbol le devuelva a los rojiblancos una deuda de la que se cumplen 40 años.

11 de abril de 2014, 9:30  
Blogger El Impenitente ha dicho...

¿E iríais con nosotros antes que con vuestro querido Pep? Me alegra que, aunque tarde, hayáis visto la luz.

Y tal vez la UEFA haya anulado la cláusula. Pero también se está negociando ahora la cesión un año más de Courtois. Veremos por dónde nos salen.

11 de abril de 2014, 10:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal