sábado, 22 de febrero de 2014

JORNADA XXV









Extraña y heterodoxa alineación de Martino en una salida que se consideraba a priori muy difícil y en un momento en el que no se podían ceder puntos cuando estamos a las puertas de uno de los duelos (el derby madrileño) que en teoría debía decidir la liga.

El equipo saltó al campo sin Xavi que en esta ocasión no fue sustituido por nadie porque Song jugó retrasado, en la posición de medio centro defensivo, mientras que Busquets hacía más bien de interior. Por delante la titularidad de Neymar obligaba a Pedro a caer por su banda mala (por muy ambidextro que se sea siempre hay un lado mejor que otro). Detrás rotaban Mascherano y Alves. Nada más empezar el partido se tenía la sensación de que Martino había elegido mal el partido para que algunos jugadores descansaran.

El encuentro se convirtió muy pronto en un desbarajuste en el que la falta de un jugador que creara un cierto sentido del ritmo se notó demasiado, en un principio la incorporación de Song a la defensa pretendía cortar el juego del contraataque donostiarra pero aunque en un principio se consiguió este objetivo se perdió mucho más con la falta de un centro campista que ocupara con autoridad la franja ancha del campo. Por añadidura un extremadamente motivado equipo local parecía comerse a un Barça sorprendentemente bajo en intensidad de juego con un Messi en modo 45 revoluciones y un Neymar al que una patada en los primeros compases del encuentro sacó por completo del teatro de operaciones.

Aún así no parecía que hubiese motivos de alarma, supongo que Martino confiaba en controlar el partido con un juego lento y esperar a que sus cracks se decidieran a desperezarse. En ese momento llegó el gol de la Real producto de un desafortunado bote en el cuerpo de Song y de la ya acostumbrada inoperancia defensiva del equipo en los balones por alto. Si ya se aventuraba un partido incomodo y difícil con el marcador a en doble cero con el gol de la Real las cosas parecían ponerse muy cuesta arriba. Por fortuna a los tres minutos el equipo logró la primera combinación en ataque de todo el partido y Messi anotó el empate de un tiro raso y bien colocado. Quizás el susto del gol local podía haber espoleado al Barça para tomarse el partido en serio pero no hubo tal, proseguía el agujero en el centro de campo, el ritmo cansino en ataque y en defensa se prodigaban una serie de errores terroríficos.

Llegó el descanso en medio de un desbarajuste táctico que había que solucionar, urgía la incorporación de Xavi y la sustitución de Pedro por un verdadero delantero diestro para retomar el control del partido y abrir el campo a más opciones ofensivas. Como suele ser costumbre (aunque nunca entenderé por qué) saltó al campo el mismo equipo dubitativo del primer tiempo, y al poco de la reanudación Bartra despejó un balón al revés y en medio de las ya mencionadas lentitud y torpeza de la defensa llegó el segundo gol donostiarra. Y cuando ni siquiera habíamos acusado el golpe el 3-1 que hizo que abandonara la visión de un partido que ya nadie podría arreglar.

Dolorosa derrota en un momento importante tras un grave error de táctica y estrategia de Martino, esta debacle deja al equipo tres puntos por debajo del nuevo líder que tiene un ocasión de oro para meter la misma ventaja al Atlético de Madrid en la próxima jornada para luego aguardar el partido de vuelta del clásico lo que le podría dar virtualmente el título de liga.

En resumen se ha fallado en un momento crítico.      

10 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

No pinta bien la cosa.

Nosotros no vamos a ganar la Liga. Si le ganásemos al Madrid (algo que dudo más que lo deseo), aún seguiríamos vivos unas cuantas jornadas (después tenemos Celta, Español, Betis y Granada). Como nos ganen, adiós.

Y curiosidades del fútbol. Ayer escuché que, cuando volvió Messi, el Barcelona le sacaba cinco puntos al Madrid. Y cada vez que juega Diego, perdemos seguro.

Y terminaron los Juegos Olímpicos de invierno. Lo único interesante es el hockey sobre hielo, un deporte en el que sabes que ha sido gol porque los jugadores levantan los brazos y se abrazan, pero en el que no se ve una mierda. Podían poner un puch radioactivo, que brillase bien. Siempre tengo la duda de qué es más coñazo, si los Juegos de invierno o el Dakar. Por lo menos los Juegos son cada cuatro años.

24 de febrero de 2014, 3:27  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¡Colchoneros! Su postrera misión en esta liga es ganar al Madrid en el próximo derby (o al menos no perderlo)y luego no jodernos la pavana en el último partido. No olviden el anti madridismo que nos une por encima de las diferencias que nos separan.

24 de febrero de 2014, 10:16  
Blogger Deckard ha dicho...

A ver si sigue la racha esta semana.

Oye, ¿cómo es eso de hacer todo correcto pero pagar unos milloncejos por si acaso?

24 de febrero de 2014, 12:05  
Blogger SisterBoy ha dicho...

La incongruencia de ese acto con la proverbial tacañería catalana es lo que más me aterra :(

24 de febrero de 2014, 12:50  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

24 de febrero de 2014, 12:50  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Yo quiero cobrar 57,1. Esa cifra deja a lo de los panes y los peces en mantillas. Y lo mejor es que crece día a día.

Por cierto, Deckard. ¿Ha mejorado tu opinión sobre Ancelotti? Se ve que la clave fue comerse el turrón. Y le ha sentado bien.

25 de febrero de 2014, 2:16  
Blogger Deckard ha dicho...

Parece que ha dado con la tecla, y juega con 5 tíos ofensivos y Xabi logrando que no le creen casi ocasiones. No me convence la posición de Di María pero funciona. Esta semana será el primer examen serio con viaje a Alemania y una gran oportunidad para la liga.

Sobre todo a traído calma.

25 de febrero de 2014, 7:10  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Más tranquilos seguro. Y tu amigo Mourinho cada vez está más desquiciado. Terminará siendo una caricatura de sí mismo y vestido de Supermán gritando -que te pego, leche.

26 de febrero de 2014, 1:37  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Bueno, los Atlético de Madrid Real Madrid de la actualidad son los Madrid Barça recientes pero con la mentalidad del Cholo de que lo que pasa en el campo se queda en el campo. Mourinho lo estiraba y lo estiraba.

Seguimos vivos. No daba un duro por nosotros, así que ahí seguimos. Pudo ser mejor, pero hay un Madrid Barcelona próximo. Ahora a no fallar en Vigo.

3 de marzo de 2014, 3:54  
Blogger SisterBoy ha dicho...

No pude poner el post semanal por estar de viaje y además tampoco pude ver nuestro partido. Eso sí, el derby lo vi y lo disfruté casi todo él. Enhorabuena por mantener los espolones a punto.

4 de marzo de 2014, 6:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal