domingo, 2 de febrero de 2014

JORNADA XXII

Como de costumbre esperaremos a que terminen los otros dos implicados para comentar una jornada que de todos modos tiene (al menos en nuestro caso) difícil comentario, posiblemente lo haremos el lunes que por aca es feriado y habrá más tiempo, mientras tanto homenajeemos a un hombre entre cuyos muchos méritos se encuentra el haber (siendo como era un prototipo de español clásico) quitado el palillo de la boca a la Selección Española.
Extraño partido el del sábado, tanto que si hubiese tenido lugar inmediatamente después de la dimisión de Sandro Rosell podía sin duda haber tenido mejor explicación. El equipo salió al campo con la alineación de gala con la excepción de Iniesta y según lo que se vio en los primeros compases se avecinaba un partido tranquilo y gratificante, máxime cuando a los seis minutos el Barça se adelantó con un gol de Alexis. En los momentos que siguieron pareció incluso que se podría dejar resuelto el encuentro, sin embargo el empuje inicial se fue aflojando hasta que en un adelanto brusco de líneas el Valencia logró empatar el partido al filo del descanso. Aún así no parecía que la cosa tuviera difícil arreglo pero tras la reanudación vinieron trece minutos de locura en los que el Valencia volvió a marcar, el Barça empató de penalty (injusto todo hay que decirlo) y el equipo levantino volvió a adelantarse de nuevo en el marcador. A partir de entonces el equipo azulgrana entró en una pájara innoble que duró una larga media hora en la que ningún cambio y ninguna variante táctica pudo servir tan siquiera para empatar el partido, y bueno, lo que tienen las pajaras precisamente es que son inexplicables desde un punto de vista racional, el equipo se vino abajo ya sea por dejadez, por el bajón físico de mitad de temporada o por el cansancio de verse de nuevo ante el sisífico suplicio de tener que levantar un resultado adverso ante un rival encastrado. La conclusión de todo esto es que se encajó una grave derrota en casa, se pierde el factor psicológico del liderato (máxime cuando se llevaban más de 50 jornadas instalados en dicho posición) y por añadidura la victoria del Atlético de Madrid le deja a tres puntos por encima de nosotros. Por fortuna el Madrid empató y además de una manera tan polémica que el ruido mediático nos dejará al menos un poco en paz esta semana. Realmente me gustaría poder decir más cosas, sobre el aspecto técnico del partido sobre todo, pero es que no se me ocurre nada porque realmente no sé qué ha pasado.

4 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Amunt Valencia.

Nosotros hemos cumplido. Partido muy especial y lo hemos ganado. De siempre el Atleti los días así (Centenario, día de las Peñas) siempre la caga. Hoy no. Muy bien. Y el fichaje de Diego un acierto.

Y somos líderes. En solitario. Y el Madrid va empate.

2 de febrero de 2014, 13:38  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Tengo que decir que no me parece que un jugador deba ser expulsado por lo que ha hecho CR7 pero no considero que lo que haya hecho el árbitro esté en contra del reglamento por lo que me parecería escandaloso que al portugues se le quitara el partido de sanción que de seguro le caerá.

2 de febrero de 2014, 15:14  
Blogger Deckard ha dicho...

Es el tipo de expulsión que es muy fácil para los árbitros caseros. Supongo que un par de partidos no se los quita nadie. Veremos, porque algunos están pidiendo cuatro para que se pierda la Copa...

Era una jornada que se presumía jodida y al menos igualamos a puntos al Barça. A ver como salen los dos equipos de la capital de la eliminatoria de Copa.

3 de febrero de 2014, 1:26  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Será muy fácil en ese momento pero muy difícil para la carrera de un arbitro porque a este man lo van a despellejar, cuatro partidos me parecería una barbaridad, repito que yo incluso no le hubiera expulsado pero sólo pido que se le trate como a los demás jugadores.

3 de febrero de 2014, 2:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal