miércoles, 26 de marzo de 2014

Jornada siguiente a la que puede ser el momento culminante de toda esta historai






Hablamos mañana, estoy demasiado desolado :(




Podría haber sido una jornada excelente (victoria en casa y derrota del Real Madrid que permite al equipo volver a depender de sí mismo) pero quedó empañada por la grave lesión de Víctor Valdés (los porteros se lesionan poco pero cuando lo hacen suele ser para meses), un duro percance a nivel de equipo ahora que se acerca el momento decisivo de la temporada que tendremos que afrontar con el bueno de Pinto (que de todas maneras tuvo una gran actuación anoche) cuando hace ya al menos un año que tendríamos que haber fichado nuevo portero. Pero sobre todo un duro percance para el propio Valdés que frustra su despedida de la afición culé que tanto le debe y que se pierde, además del final de temporada, el Mundial de fútbol (por pocas posibilidades que hubiera de que jugase de titular). Una pena aunque no una tragedia, tragedia es otra cosa.

Aparte de eso ayer se volvió a las rotaciones frente a un Celta que la verdad es que no dio demasiada guerra, nuestro equipo se mostró muy cómodo en el campo en los primeros minutos con Iniesta y Messi campando a sus anchas por las cercanías del área visitante, incluso Neymar (que marcó por partida doble con un gol muy fácil de transformar en el primer caso y con algo de suerte en el segundo) pareció experimentar alguna mejoría aunque la escasa destreza técnica que muestra en esta fase de la temporada sigue provocando perplejidad en la parroquia. El hecho de llegar al descanso con ventaja en el marcador hizo que el equipo se relajase un poco en la continuación, por añadidura Iniesta se quedó en el banquillo por precaución siendo sustituido por el esforzado Sergi Roberto. Si a esto unimos que Xavi y Busquets rotaban, que Messi se puso en modo bajo rendimiento y que Cesc parece haber fichado por el Barça para ver los partidos en el Camp Nou sin pagar, el resultado fue un desbarajusto en la zona ancha del campo que no fue un espectáculo agradable de contemplar pero que tampoco inquietó demasiado y por si alguien empezaba a mostrarse inquieto el definitivo gol de Neymar dio por cerrado el encuentro.   

Como se ha dicho más arriba la nueva debacle madridista devuelve la iniciativa al equipo concediéndole una segunda oportunidad que muy pocos esperaban, es de desear que esta vez sepamos aprovecharla porque todavía queda mucho camino que andar, un camino que comienza el próximo sábado con un duro encuentro frente al segundo equipo más odiado en la Barcelona azulgrana, luego vendrán otros más y si todo sale como queremos se aproxima en el horizonte la perspectiva hermosa y terrible de un partido final entre dos aspirantes directos al título. Esperemos que como mínimo se llegue a eso.
 

2 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Ojalá. Tenemos que ir a San Mamés, Getafe, Mestalla, Ciudad de Valencia y Nou Camp y sólo tres partidos en casa. En fin, partido a partido y, donde lleguemos, hemos llegado.

Por otra parte igual la lesión de Valdés hace que el partido de ayer no haya sido el último de culé.

De todas formas aquí todo cambia en un suspiro. Hace cinco días el Madrid tenía la Liga ganada.

27 de marzo de 2014, 13:56  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Por eso me revienta que digan que la de hoy es la visita más complicada que nos queda cuando precisamente la hemos cagado en una visita fácil. "Partido a partido", ese es mi original lema que pienso patentar

29 de marzo de 2014, 4:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal