martes, 1 de abril de 2014

IT PUNCTURES THE RAT

Hablamos mañana as usual.











Hay algo confuso en los encuentros de Champions entre equipos españoles, es como un partido de liga pero al mismo tiempo no lo es, y si, como en este caso, se trata de jugar contra un equipo con el que nos las hemos visto al menos tres veces este años (más otras tres que quedan) la sensación es también de fatiga.

 El de ayer además resultó un partido extraño con una primera parte marcada por las lesiones de Piqué y Diego Costa, hasta ese momento se había producido algún intercambio de golpes en los que el Barça con su juego de combinación había logrado atravesar la esforzada defensa rojiblanca, el Atlético a su vez trató de llevar a cabo su juego de contraataque aunque la, esta vez sí, eficiencia defensiva azulgrana (desde Mascherano y sus anticipaciones hasta Bartra, que suplió con temple y sangre fría la responsabilidad que le cayó repentinamente encima, pasando por Busquets que hizo uno de sus mejores encuentros de la temporada) se lo impidió en todo momento, posteriormente la rotura de Diego Costa eliminó cualquier complejo que los visitantes pudieran tener en sus preclaras intenciones de venir a empatar y de paso a meter algún golito si se podía. Así de esta forma tan confusa se llegó al descanso.

 En la reanudación y a los diez minutos de juego Diego Ribas cogió un balón y congeló el tiempo y el espacio mandando un pelotazo que se coló por la escuadra izquierda de la portería de Pinto sin que el señor de la coleta (que por otro lado sigue poniéndonos los pelos de punta con su juego de patas) pudiese hacer nada para evitarlo, ¿golazo? Bueno no lo creo, tampoco diría que fue un perro, fue más bien un accidente, un “zidenazo” uno de esos goles que entran una vez en la vida y que fue a entrar en el peor momento posible para nosotros. Para los de Simeone en cambio fue un regalo de los dioses, hasta ese momento el empate a cero podía considerarse un resultado pasable aunque para mí en ningún caso bueno para el equipo visitante en una competición eliminatoria, un 0-1 en cambio era ya otra cosa.

El mazazo dejó al Barça tocado y durante un cuarto de hora pareció que el equipo efectivamente había caído en la trampa colchonera jugando a lo que querían los del Manzanares que se jugara, para colmo Messi (que tampoco es que hubiera cuajado una actuación sobresaliente en los primeros 45 minutos) estaba totalmente empantanado frente a la defensa rojiblanca que prácticamente apenas le dejó tocar balón durante esta fase del juego. Martino movió ficha y sacó del campo una vez más a Cesc (que sigue en fase de escudero de lujo y que una vez más también volvió a tener una influencia mínima en el juego de ataque) para meter a Alexis haciendo que Neymar cayera por banda izquierda donde por fin al brasileño, además de la voluntad de agradar, le acompaño también la fortuna pues en esta demarcación consiguió ser por fin el jugador desequilibrante que todo el mundo espera que sea en este tipo de encuentros, así, tras una cesión sobrehumana de Iniesta (consecuencia de una recuperación de balón que cogió a la defensa visitante con el pié cambiado posiblemente por primera vez en todo el partido), consiguió un gol que es con toda seguridad el más importante de los que ha transformado hasta el momento en su breve trayectoria en el equipo.

 El empate despertó al Barça que puso cerco a la portería atlética con un gran juego de toque en el que Iniesta llevó de nuevo la batuta apoyado por el inspirado Neymar y por un Messi que pareció despertar de su letargo, el Atlético sin embargo no se descompuso y mantuvo el orden aunque pese a ello el Barça volvió a disfrutar de al menos dos claras ocasiones más de gol que fueron desbaratadas por un Courtois de leyenda. A pesar de los encomiables esfuerzos de los cules el resultado se mantuvo y el encuentro terminó en un empate lleno de incertidumbres.

El resultado es malo pero no irremediable ni mucho menos, está claro que habrá que salir a meter un gol cuanto antes en el Vicente Calderón, máxime cuando dudo que el equipo del Cholo salga con vocación de defender este resultado a toda costa por mucho que dicho resultado le permite saltar al campo ya clasificado, opino que la probable ausencia de Costa les perjudicará mucho más a ellos que a nosotros la de Piqué por lo que es posible, que llegando al encuentro de vuelta con el resto del equipo en buena forma (especialmente los Neymar e Iniesta de ayer más un esperamos mejorado Messi), tengamos muchas posibilidades de llevarnos el gato al agua, al menos el fin de semana tenemos un partido de liga bastante fácil (toco madera) que nos permitirá volver a las obligadas rotaciones, allí estaremos.

3 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

El segundo tiempo duró seis meses. O al menos así me pareció.

El gol de Diego tampoco me pareció un golazo. Me pareció un milagro. De hecho pensé que había dado en el lateral de la red.

Llego ahora de la catedral y de la basílica de la Mare de Deu de poner velas para la pronta recuperación de Diego Costa.

Tras el partido de ayer no las tengo todas conmigo, desde luego. Pero estamos vivos. Y el Calderón estará espectacular el miércoles que viene.

Y Courtois es el mejor portero del mundo. Sin Courtois no estaríamos donde estamos ni de casualidad.

Por lo demás el partido me pareció tremendo. Será que tenía el corazón a doscientos.

Y el puto árbitro ya nos podía haber dejado sacar la falta del último minuto. Para una vez que pasábamos del medio campo...

E Iniesta es fabuloso.

2 de abril de 2014, 13:09  
Blogger SisterBoy ha dicho...

a) No me gustaría verme en el pellejo de Simeone ¿poner a Costa y exponerse a una lesión más grave o reservarlo para la liga?. Posiblemente haga ambas cosas y el brasileño empiece el partido en el banquillo presto a saltar si la cosa se pone peluda.
b) ¿Cuánto vale Courtois? Me encantaría ficharle porque es un buen portero y para fastidiar a Mou.
c) No se quejen del árbitro que les permitió dar cera y pulir cera todo lo que quisieron aunque reconozco que lo de no dejar sacar la falta fue una majadería

2 de abril de 2014, 22:01  
Blogger Deckard ha dicho...

Por no hablar de Neymar que ocurra lo que ocurra siempre acaba dando tres vueltas de campana.

Iba de neutral pero reconozco que quiero que pase el Atleti. El final también se me hizo eterno viendo al atlético sin cubos para achicar tanta agua.

El Madrid parece que ha hecho los deberes a pesar de partirse de mala manera en la segunda parte.

3 de abril de 2014, 1:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal