miércoles, 20 de febrero de 2013

Diagrama de la patata.


Me imagino a José Mourinho viendo el partido de hoy y pensando “¡Ah si me dejaran a mí jugar de esta manera una eliminatoria en el Bernabeu!”.

 

Efectivamente, el gran Milán, el segundo equipo más laureado de la historia de la máxima competición por equipos en Europa, no tiene ningún complejo en jugar con su campo convertido en un ortigal (llamarlo patatal es un insulto al insigne tubérculo) con una muralla defensiva de tres líneas a partir del centro de campo y dando por bueno a priori un resultado de empate a cero con la opción de conseguir algún gol.

 

No es que el Barça no se haya enfrentado mil veces a una situación como esta (de hecho le ocurre prácticamente en 3 de cuada 4 encuentros que juega) pero hoy se vio que incluso para defender con una táctica tan rácana como la milanista hay que tener talento y ellos lo han tenido, y mucho. Defendieron con gran fortaleza física, disciplina y sentido táctico para desactivar cualquier intento de penetración en la muralla, el Barça tenía la posesión de la pelota –básicamente porque ellos nos la cedieron sin problemas- pero le resultaba imposible hacer nada con ella, la acumulación de talento en la zona central del ataque culé (Messi, Cesc, Xavi e Iniesta, ahí es nada) se reveló inocua ante la acumulación a su vez de jugadores rossoneros que impedía cualquier clase de combinación, pared o pase interior esto unido a la ausencia de juego por bandas (Pedro nunca quiso o pudo encarar y las pocas veces que Alves consiguió centrar fue siempre para encontrar un rechace implacable) convirtió en estéril  la abrumadora posesión.

 

Al final de los primeros cuarenta y cinco minutos la sensación era bastante mala, se esperaba que en la reanudación los locales tuvieran un decaimiento físico que provocara esa situación de desequilibrio que tanto estábamos buscando pero no hubo tal, la tensión defensiva no cedió un ápice y nosotros en cambio nos encontramos con un gol en contra tras varios rebotes uno de los cuales dio claramente en la mano de Boateng. Un resultado poco bueno se transformaba de repente en un resultado malo, el Milán había conseguido no sólo mantener su portería a cero sino que acababa de marcar un gol, mejor imposible para ellos. Curiosamente en lugar de recular aun más hacia atrás ellos estiraron un poco sus líneas adelantando la presión al propio campo barcelonista ahogando aun más el juego del Barça que no mejoró en nada con la incorporación de Alexis (aunque la ausencia de Cesc tampoco se notó).

 

Los minutos iban pasando y la tónica era igual que la del minuto uno: el Barça empantanado por el centro e incapaz de jugar por banda y el Milán recuperando (y conservando) cada vez más la pelota, sin prisas por atacar pero no desperdiciando la posibilidad de aumentar el marcador debido al desbarajuste táctico blaugrana, algo que consiguió nada menos que en el minuto 81 transformando un mal resultado en un resultado muy malo (mas no desastroso, no exageremos).

 

Final del partido y una terrible sensación de estar con un pie fuera de octavos. Queda la vuelta pero venirse para casa con el marcador a cero implica que ni siquiera con un 3-0 a favor podemos estar tranquilos. Vamos a sudar tinta pero se puede conseguir aunque habrá que probar otra cosa (ellos seguro que repetirán táctica) o seguir con lo mismo pero de una manera más efectiva aunque que me ahorquen si sé cómo.          

4 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

¿Conoces a la de la foto?

In Levante we trust para salvar el honor de la Liga española, la mejor de Europa. Y del mundo.

Y tendré que consultarle al Google si Siro alcanzó la santidad cultivando patatas (chiste buenísimo, momento cumbre del humor universal).

Podéis meterles tres, no temáis. Lo que pasa es que ahora empezaréis con la matraca de la "nit mágica". No sé quiénes sois más pesados, si los del "espíritu de Juanito" o los de la "nit mágica".

21 de febrero de 2013, 2:42  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Es la novia de Marc Bartra, normalmente pongo la foto de algún jugador destacado, hacía tiempo que tenía decidido que, cuando tal cosa no fuera posible, pondría foto de la moza. Espero no tener que hacerlo más.

21 de febrero de 2013, 8:28  
Blogger El Impenitente ha dicho...

El día en que un futbolista tenga una novia bajita y simpática será noticia.

La Europa League es historia. Fiel a nuestra costumbre marcamos al final para sufrir un poco y morir en la orilla. Tampoco estoy muy disgustado. La semana que viene contra el Sevilla estaré mucho más nervioso.

22 de febrero de 2013, 1:07  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Como dijo aquel jugador inglés (como no podía ser menos) cuando le preguntaron por qué los futbolistas siempre salían con modelos.

"Porque pueden"

22 de febrero de 2013, 7:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal