jueves, 31 de enero de 2013

Tercera Sangre



Tuve la mala idea de aceptar una invitación para ver el partido en un bar. Hacía tiempo que no hacía eso, y menos con un Barça vs Madrid. Ahora ya sé qué es lo que divide de verdad a los españoles.

Debido a las malas condiciones del visionado no me siento capaz de analizar el partido excepto para decir que fue otro encuentro muy copero en el que se fallaron multiples ocasiones que espero no tengamos que lamentar (lo de Pedrito me tiene traumatizado). A la vuelta en casita como Dios manda.

2 comentarios:

Blogger Deckard ha dicho...

Ver un partido en un bar es un oxímoron.

1 de febrero de 2013, 1:41  
Blogger El Impenitente ha dicho...

De acuerdo con Deckard.

Nosotros jugamos ayer. Es lo que tienen las semifinales, que son dos y ayer se jugó la otra. Esas cosas pasan. Hay vida más allá del PARTIDO. Nos lo dejamos todo para la vuelta porque somos así. Perdonamos en la primera parte, nos pusimos uno a cero contra diez y, como somos en el fondo almas cándidas y generosas, pues uno a uno y diez contra diez. En fin, iremos al Pizjuán a ver cómo se le queda mala cara al ínclito del Nido.

1 de febrero de 2013, 2:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal