sábado, 19 de enero de 2013

Jornada XX

Semana horribilis que comenzó con el anuncio del fichaje de Pep Guardiola por el Bayern de Munich, siguió con un mal resultado en Copa del Rey, prosiguió con el anuncio de la marcha de Víctor Valdés (todos los respetos por su decisión por inexplicable que sea y ningún respeto por anunciarla a mitad de temporada) y que ha concluido hoy con la primera derrota en liga.

En muchos aspectos el encuentro recordó al del reciente partido frente al Málaga: unos primeros minutos de dominio total con profusión de ocasiones (lo que incluyó dos tantos materializados por Messi y Pedro además de dos balones al palo y una clarísima ocasión fallada por Messi) y un punto de inflexión en el momento en el que un trastorno defensivo (Alves olvidó cubrir su demarcación natural) metió al equipo contrario en un partido que ya estaba ganado.

Más grave fue lo que pasó en la reanudación, tras un comienzo dubitativo con bajón físico agravado por una Real Sociedad que salió a por todas (igualito que en el partido de entresemana) la expulsión de Piqué (merecida pero absurda, sobre todo en la primera amarilla) motivó un cerco implacable al área blaugrana que sólo concluyó cuando la Real empató el partido.

Esto ocurría poco después de que se cumpliera el primer cuarto de hora del partido, ¿Sería capaz el Barça de retomar las riendas? Para empezar vino el inevitable cambio para reforzar la defensa, el sacrificado fue un opaco Cesc que cedió su puesto a Mascherano. El Barcelona trató de recuperar el control del partido acudiendo a sus cualidades de toque y combinación pero la ausencia de Cesc fue un duro golpe al complejo mecanismo del juego ofensivo, Pedro muy activo en la primera parte desapareció junto con Messi en medio de una muralla blanquiazul, la defensa local consiguió taponar cualquier progresión por el centro obligando al equipo a ceder continuamente la pelota a un Dani Alves que la mayor parte de las veces no sabía qué hacer con ella. El único que trató de echarse al equipo al hombro fue Iniesta que por sí solo trajo casi todo el peligro en esta fase del juego aunque la ausencia de mordiente en el área provocó que durante toda la segunda parte no se contabilizara ni una sola ocasión de gol.
Cuando ya nos resignamos al empate vino el mazazo en forma de tercer gol tras un nuevo barullo defensivo.

Primera derrota en liga y algunas señales inquietantes como el decaimiento físico general (exacerbado en algunos jugadores) y poca cintura del banquillo para corregir situaciones inesperadas. Lo mejor es que la inevitable pájara anual llega con una ventaja en liga todavía lo bastante sustanciosa y con expectativas en las demás competiciones. Esperemos que una victoria en Málaga resuelva esta mini crisis.                         

4 comentarios:

Blogger Vargtimen ha dicho...

Qué semana más negra. Todo nos sale mal. Ahora sé lo que se debe sentir al ser del Madrid...

20 de enero de 2013, 9:55  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Fin de ciclo. Te empeñas en negarlo pero es evidente. Ya sentís nuestro aliento y el pánico se apodera de vosotros. Lógico. Y en dos semanas venís a ese fortín inexpugnable que es Mestalla. Se os está haciendo de noche y ésta va a ser muy larga.

21 de enero de 2013, 1:16  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Ustedes vayan empaquetando a Cortuis que vamos por él

21 de enero de 2013, 9:40  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Es del Chelsea. Lo tenemos de prestado. Es muy bueno, con el pequeño defecto de que es al único portero del mundo al que Cristiano Ronaldo le mete goles de falta.

21 de enero de 2013, 23:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal