sábado, 24 de marzo de 2012

Jornada XXX



Durante la semana se había especulado sobre quién jugaría de lateral derecho tras la absurda expulsión de Alves. Al final Pep optó por un 3-4-3. A esto se unió la ausencia (esta vez por rotación) de Xavi, como siempre que ocurre esto las funciones del verdadero capitán del equipo fueron asumidas a medias entre Iniesta, Cesc y Thiago.

Nada más pitar el árbitro el comienzo del juego se vio que estábamos ante uno de esos partidos correosos y antipáticos. Como suele ocurrir en esas ocasiones el césped era sólo apto para el pastoreo de langostas africanas, una táctica curiosa la de hacer que el campo esté lo más impracticable posible, algo que al final acaba por perjudicar tanto a un equipo como al otro, por poner un ejemplo en este tipo de terrenos es tremendamente difícil hacer un contraataque, el arma favorita (prácticamente la única) de los equipos que se enfrentan a nosotros.

De todos modos el partido era bastante malo, la combinación del estado del terreno y la presión física de los jugadores mallorquines nos impedía hacer nuestro juego, y uno de los escasos defectos de este equipo es que cuando no nos dejan hacer nuestro juego no sabemos hacer ningún otro. Un ejemplo fue la primera parte de Iniesta en la que el manchego se empeñó en conservar la pelota y tratar de driblar cuando el terreno pedía pases cortos y retener el balón lo menos posible, Messi como de costumbre estaba muy marcado y además se mostró poco capaz de conectar tanto con un intrascendente Cesc como con los sobreexcitados (y al mismo tiempo paradójicamente lentos y débiles) Alexis y Pedro.

Dadas las circunstancias el primer gol (que al final ha sido adjudicado a Messi) fue un verdadero alivio pero aparte de eso no hubo nada más, el partido seguía por los mismos derroteros y todo hacía pensar que la victoria estaba muy lejos de estar asegurada.

A poco de la reanudación tuvo lugar un suceso tan brusco como el del anterior partido, en este caso se trató de la expulsión de Thiago (tras una primera amarilla dudosa y una segunda inexistente). A pesar de que se mantenía la ventaja estaba claro que era un punto de inflexión y la clave era cómo afrontarlo, tras unos minutos de desconcierto en los que el Mallorca (aun sin crear oportunidades reales) dio muestras de ir con decisión a por el partido, la cuestión era qué cambios se iban a introducir. El primer impulso parecía el de reclamar la presencia de Xavi para templar el juego y la posterior añadidura de Tello o Cuenca para dar mayor profundidad a un avance por banda que hasta ese momento se había revelado inexistente. Pero Pep optó en primer lugar por volver a la defensa de cuatro sacando a Montoya por el irrelevante Cesc, fue un movimiento inteligente porque el canterano contribuyó a cimentar la zaga al mismo tiempo que daba al equipo la incursión por banda que estaba necesitando.

El segundo cambio ya me pareció algo más discutible, no porque Pedro no necesitara ser relevado sino porque no me parecía que Keita fuera lo que necesitara el equipo. Afortunadamente Pep volvió a acertar y la consolidación del centro de campo permitió entre otras cosas que Iniesta redimiera su mala actuación de la primera mitad y se erigiera (junto con Messi) en el salvador de la mini crisis. El equipo volvió a coger la pelota para mantenerla e ir cercando lentamente el área rival hasta que llegó el segundo gol tranquilizador. La posterior entrada de Tello sirvió ya únicamente para seguir reforzando las buenas sensaciones que transmite este jugador.

Al final la cabeza fría se interpuso al a histeria (y en este hemos vuelto a dar una lección) y se consiguió sacar adelante un difícil compromiso. Si al final nos llevamos el gato liguero al agua (y a este respecto soy tan reservado como Pep) será gracias a encuentros como este.

3 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Pues empiezo a creer que lo del Atleti en Zaragoza ha sido culpa mía por un tema de justicia divina. Dos días descojonándome de los valencianistas y perdemos en el descuento de penalti (¡pero Godín, hombre de Dios! ¿Qué has hecho?). Nada, no voy a mirar la clasificación, no vaya a ser que me pregunte qué diferencia hay entre Manzano y Simeone.

Por lo demás, no quisiera estar en el pellejo de los madridistas en este final de Liga.

25 de marzo de 2012, 11:52  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Desde luego ha sido el penalty más idiota posible, pareciera que estaba jugando Alves

25 de marzo de 2012, 13:50  
Blogger Deckard ha dicho...

Fin de semana tranquilo tras un semana de tormentas. Sin trivote la cosa marcha y Varanne debería ser titular desde ya. A ver con que nos sorprende Mou contra el Apoel, espero que se entere que el equipo quiere jugar al fútbol.

26 de marzo de 2012, 2:42  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal