domingo, 12 de febrero de 2012

Jornasa XXII



Si no les importa haré algo que nadie más ha hecho en este país (y cuando digo nadie digo nadie, incluyéndome a mí)que es esperar a que termine el partido del Real Madrid y ver la diferencia se mantiene en siete o sube a nueve o incluso diez.

Una vez finalizada del todo la jornada (bueno queda un partido hoy lunes pero al diablo si me importa), se impone la reflexión.

Cuando el árbitro pitó el final del encuentro de liga entre el Real Madrid y el Barcelona la distancia era entonces de tres puntos, una distancia que incluía un importante factor psicológico: el triunfo en la liga dependía exclusivamente de nosotros. Desde entonces la distancia ha aumentado hasta llegar a la cifra de diez puntos lo que sinceramente pone las cosas muy cuesta arriba.

Ya en partidos anteriores habíamos comentado cierta desagradable sensación. Por muchos motivos el Barcelona no debe, ni puede y seguramente tampoco quiere dar la liga por perdida pero es inevitable pensar que ésta ya se ha convertido en un objetivo secundario. ¿Cómo si no explicar que contra Osasuna se saltará al terreno del juego sin el centro de campo titular que ha sido la demarcación clave para que hayamos sido el asombro del mundo los últimos tres años.

Sin la fortaleza de Busquets, la templanza de Xavi y el desequilibrio de Iniesta perdemos demasiado y eso fue lo que pasó el sábado en Pamplona. Me quedo con la reacción del segundo tiempo y la gran progresión de Cuenca y Tello. Incluso un empate que hubiera aumentado la diferencia de siete a nueve puntos hubiera mantenido intactas las posibilidades matemáticas, ahora se trata no ya de ganar todos los partidos que nos quedan sino de que el Madrid tropiece tres veces, ahora mismo parece demasiado pedir.

4 comentarios:

Blogger Deckard ha dicho...

Era una opinión generalizada que el Barça no sería tan incansable en la persecución como el Mardrid, pero nadie esperaba que fuera tan pronto.

Curioso como el ridículo de la ida de la Copa nos ha servido de revulsivo. Desde el partido de vuelta cada vez está todo más engrasado. Y sobre todo Ozill que lleva un mes haciendo unos partidos enormes. A ver cuánto aguanta Granero en el centro desahogando de verdad a Xabi, no como Kedhira y Lass.

Lo que es una locura es el resto de la tabla, hay 9 puntos entre el descenso y la Champions.

14 de febrero de 2012, 0:43  
Blogger El Impenitente ha dicho...

El Villarreal ya está mirando a Europa.

El Sporting ha fichado a Clemente. Ya sabemos uno que baja seguro.

Nosotros seguimos mejorando pero no marcamos goles. Y así no se puede. Se nos ha escapado otra vez el Valencia, cuando lo tuvimos a tiro.

Y, SisterBoy, tanto tiempo lleva Deckard diciendo lo de fin de ciclo que alguna vez tendrá razón.

14 de febrero de 2012, 1:20  
Blogger Deckard ha dicho...

Es lo bueno de comentar deportes, solo hay que esperar para ver pasar el cadáver de tu enemigo. Dentro de nada los ventajistas anti-Guardiola empezar a salir de sus escondrijos.

Vi el final del Racing-Atlético, los colchoneros asaltando por tierra mar y aire, pero a la hora de la verdad no me quedaba claro si querían marcar o despejar balones.

14 de febrero de 2012, 5:10  
Blogger SisterBoy ha dicho...

A ver si se van a poner ahora a marcar goles contra nosotros...

14 de febrero de 2012, 9:42  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal