domingo, 29 de enero de 2012

Jornada XX



El lento goteo de bajas que se inició con la lesión de Villa en el Mundial de Clubes tuvo su cenit en el partido del pasado miércoles y en los días que le siguieron. La gota que colmó el vaso (volviendo a usar el símil del goteo) fue lo de Iniesta.

En cierta ocasión, con motivo de una gira de la folklórica por los Estados Unidos, el periódico “The New York Times” definió la actuación de Lola Flores con estas palabras: “Lola Flores, no canta, no baila, no se la pierdan”. Casi lo mismo se podría decir del genio de Fuentealbilla: “no marca goles, no da asistencia, no podemos vivir sin él”. La importancia de Iniesta en el equipo la marca más su ausencia que su presencia, cuando no está, como en el caso del partido de ayer, el equipo se resiente. Xavi por sí solo no se basta para mantener el control, la protección de la pelota y la distribución del juego sin contar con la ayuda de su mejor socio en el campo. Las alternativas no parecen plausibles, Busquets, por mucho que haya mejorado notablemente en su juego, no parece el adecuado para servir de alternancia a Xavi, y está claro que Cesc es más un delantero de primer toque que un auténtico interior. Si a esto le añadimos la presencia ayer en el campo de un solo delantero teórico (Messi) y otros factores más intangibles como el cansancio físico de la acumulación de partidos y el emocional de la última eliminatoria de copa el resultado fue que el Barça disputó un primer tiempo muy flojo. En muchas etapas de estos primeros cuarenta y cinco minutos se perdió el control del partido y se volvieron a repetir los errores en el pase que se han prodigado en las últimas semanas de competición.

Por si fuera poco el juego de ataque se mostró desesperanzadoramente romo con una banda izquierda inexistente (Adriano no dio señales de estar jugando este partido al menso en sus primeros cuarenta y cinco minutos) y un Messi obligado a llevar todo el peso de la ofensiva y con tremendas dificultades para poder combinar con Cesc o Alves. No obstante de las botas del argentino llegaron las mejores ocasiones, una de ellas un mano a mano contra Diego López en el que la pulga optó por un picado que salió fuera por muy poco, quizá no fuera la mejor elección pero en el caso de entrar es el típico gol que a todos los aficionados al Barça y al fútbol en general hace que se nos caiga la baba, ayer no salió y no hay nada más que hablar. En la segunda ocasión Messi sirvió un pase a Cesc que el canterano retornado no pudo controlar.

Tras el descanso el equipo salió con mucho más brío consciente de la gravedad de no obtener la victoria. El Villareal por su parte cedió mucho más terreno que en el primer tiempo, posiblemente por acusar el esfuerzo de una primera parte bastante buena. El resultado es que aumentó la sensación de peligro. Guardiola intentó añadir más mordiente al ataque con la entrada de Alexis, Thiago y Tello, precisamente las buenas sensaciones que dejó el jugador del filial durante los minutos que estuvo en el campo se puede considerar la única noticia esperanzadora del partido de ayer. No obstante repito que en esta fase del juego el equipo buscó con ahínco y talento el gol algo que lamentablemente al final no sucedió aunque por muy poco.

Otros dos puntos perdidos fuera de casa (y ya van trece) y la diferencia que aumenta a siete. ¿Está la liga perdida? Matemáticamente no y sólo con eso debería bastar para no arrojar la toalla. Para revertir la situación en teoría tendríamos que ganar todos los encuentros restantes (incluyendo naturalmente el clásico) y sentarnos a esperar a que ellos al menos empaten dos de los suyos y no hay ninguna razón lógica para pensar que ellos no puedan perder contra nosotros y empatar dos partidos más, aunque tampoco hay razón lógica para esperar que nosotros ganemos todos nuestros partidos. Hasta que tal cosa suceda (o no) aquí estaremos. De momento el miércoles tenemos motivos para otra crónica y no como otros…

9 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

O como Larry Bird, que no era el que más anotaba ni el que más rebotes cogía ni el que mejor pasaba ni el que más balones robaba pero todo lo hacía bien y era el mejor.

En la Liga de tres puntos siete no son nada y todo cambia de un día para otro pero, a día de hoy, el Valencia parece que vaya a ser un rival terrible para vosotros mientras el Madrid parece que vaya a ir sin cadena. Pero lo dicho, esto cambia en un suspiro.

¿Partido el miércoles? Los buenos jugamos los lunes.

Y Nadal tremendo. Y Djokovic también. Partidazo. Nadal es muy grande Y Djokovic también. Las cosas como son.

Y el balonmano, pues una pena. Cuando ha habido que ganar de verdad no lo hemos hecho. Y ya veremos si vamos a los Juegos.

29 de enero de 2012, 10:57  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¿Ustedes juegan mañana? pues a ver si veo el partido que tengo que echarle un vistazo al Simeone Project

El tenis lo he visto a cachos, cinco horas de ping pong es demasiado.

29 de enero de 2012, 11:15  
Blogger Deckard ha dicho...

Ahora veremos si el Barça es un perseguidor incansable o se deja llevar.

30 de enero de 2012, 0:32  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¡Dí fin de ciclo!

30 de enero de 2012, 8:32  
Blogger Deckard ha dicho...

Recalcar ahora lo obvio sería ventajista.


FIN DE CICLO

30 de enero de 2012, 9:59  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Me gusta el fútbol. ¿Quién dijo que El Sadar era un campo inexpugnable?

Ahora el Valencia en casa. Éste es el partido. El miércoles la eliminatoria vuestra de Copa tiene que quedar viva. El Valencia tiene que llegar al Calderón cansado y con la cabeza en otro sitio. Y ahí nosotros, con el cuchillo entre los dientes, nos quedaríamos a cuatro puntos del tercero y con toda la segunda vuelta por delante. En fin, vamos a ir despacio.

Ole, ole, ole, Cholo Simeone.

31 de enero de 2012, 0:57  
Blogger Deckard ha dicho...

Estoy de acuerdo contigo, que la eliminatoria siga viva, con un 4-0 por ejemplo.

31 de enero de 2012, 3:44  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Hagamos un trato, ustedes le ganan al Madrid en liga y nosotros nos ocupamos de que ellos lleguen cansados como perros al fin de semana.

31 de enero de 2012, 8:41  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Hecho.

31 de enero de 2012, 11:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal