sábado, 27 de septiembre de 2008

Jornada V



Insólito partido imposible de analizar de forma lógica. La formación del Barça de hoy contaba con la novedad de la inclusión de Henry en la delantera, con Piqué en la defensa y con Busquets y Gudjonsen en el medio campo. Nada que destacar de ninguno de ellos excepto que Henry ha estado horrible (y no le salva el gol que metió porque si no mete eso ya es para cederlo al Torralba de los Cizones FC) y que Gudjonsen debe seguir siendo un revulsivo y no un titular y menos en la posición de medio campista para la que Dios no le ha llamado a este mundo.

De todos los equipos con los que se ha enfrentado en liga el Barcelona hasta este momento, el Espanyol era sin duda el rival más serio por que tiene un buen conjunto, porque lleva un par de años haciendo campañas aceptables y porque además les encanta meternos el dedo en el ojo.

Aun así en los comienzos del encuentro el Barça dominaba totalmente la situación maniatando al Espanyol en el centro de campo, desbaratando sus ataques y atacando a su vez con mucho sentido con lo que el partido tenía el tono de todos los que se han disputado durante la presente temporada incluyendo claras ocasiones (un palo y un tiro de Henry que se fue por poco).

Y luego llegan los pericos y en su primer avance provocan una jugada muy confusa llena de rebotes extraños y en la que Valdés hizo un despeje digno de un partido de volley playa aunque bien es cierto que le hicieron falta y el gol debió ser anulado. Y otra vez el drama, drama absurdo por cierto y más propiciado por el enrarecido ambiente culé que por la situación en sí (un gol en contra en el minuto veinte de la primera parte en la Jornada número cinco no es ninguna tragedia ni nada que se le parezca).

A partir de ese momento el Barça atacó predominantemente por la banda de Messi (una vez más un prodigio de técnica y entrega durante todo el partido) pero Henry siguió tan desafortunado como el resto del partido aparte de que el francés está negado para el remate de cabeza y un delantero centro debe dominar esa faceta del juego ¡o al menos intentarlo coño!.

Al final de la primera parte expulsión de Nené que siendo sinceros sólo sirvió para que en la segunda parte el Espanyol tuviera más excusa para enrocarse en torno a su área, excusa que por otra parte ni necesitaba ni nadie le iba a pedir.

Tras el descanso toque de trompeta y a la carga con un delantera pobladísima que ya en la primera parte contaba con la adición de Xavi y Valdés y que en la segunda se vio complementada por Etoo y Bojan sin que pareciera que nadie fuese capaz de abrir la lata. Los pases interiores eran casi siempre interceptados por la defensa españolista y los balones por alto no fueron rematados o lo fueron muy mal.

En ese momento tuvo lugar la interrupción que posiblemente será más comentada que el propio partido. Lo primero que hay que decir es que la presencia de los Boixos Nois en Montjuich no se debe a ninguna gestión del Barça que si por algo se ha caracterizado durante esta administración es por tratar de expulsar a los radicales del entorno del equipo, cosa que aplaudo pues nunca he entendido para que necesita nadie a esta clase de aficionados.
Así pues la culpa de que estuvieran allí y que entraran sus bengalas en una zona del campo aparentemente tan vigilada tendrá que ser adjudicada a otros. De todos modos el partido no se interrumpió por el lanzamiento de las bengalas sino por una amenaza de invasión de campo (los de mi autonómica decían que “el público quería huir de las llamas”, hay que joderse) y la verdad no creo que los incidentes hayan sido para tanto.

En cuanto a esos comentarios que critican la celebración de los goles azulgranas pues añadir que quien piense que dicha celebración podía ocasionar más incidentes es que sabe de esto lo mismo que un guayanes, o lo que es peor, es un jodido mentiroso de esos que buscan el drama hasta en la muerte de una hormiga.

Reanudado el partido todo siguió como antes. Aquí no valían ya tácticas de ninguna clase, se trataba de ir a la carga y esperar a que el talento o la fortuna surtieran efecto. Y fue lo segundo. La misma fortuna que se nos había negado con los palos nos sonrió por una vez y ya era hora. En el único error españolista Henry empujó el balón con lo cual se salvaban un poco los muebles y yo particularmente daba por bueno el empate para que nos vamos a engañar porque parecía que no podíamos marcar de otra manera que de churro. Además empatar con el Espanyol en su campo entra dentro de lo admisible (del mismo modo que no es admisible perder contra el Numancia o empatar en casa con el Racing).

En esto llegó el penalti. ¿Lo fue? bueno es cierto que el defensa toca el balón pero también derriba a Etoo. Podría haberlo pitado, podría no haberlo pitado. No es una jugada clara. Yo para ser sinceros creo que no es penalti. Pero en la primera parte tenemos una mano muy clara de otro defensa del Espanyol con lo que estamos en el mismo caso: pitar penalti hubiera estado justificado, no pitarlo también. Para los que hablan de que el arbitro favoreció al Barça decir que, como suele ser habitual, Medina Cantalejo es simplemente un mal arbitro que le encanta ser el protagonista.

En fin una victoria dramática (confieso que baje el volumen y me negué a mirar a la pantalla durante la transformación del penalti) y está claro que vamos a seguir sufriendo. Lo hacemos todo bien menos marcar. Hay que buscar soluciones a eso aunque yo sinceramente desconozco cuales podrían ser.

Me alegro por esta victoria porque así callaran los cañones que, tres segundos antes de que Etoo recibiera la pelota en esa última jugada, ya estaban cargados. Además detesto a los pericos.

Ahora les dejo que me voy a reír un rato con el tabobo de Guasch que está hablando en “El Larguero”.

8 comentarios:

Blogger Deckard ha dicho...

Yo sigo viendo una defensa muy frágil. Y el arbitraje de traca, ni fue gol lo del Español (aunque Valdés está para denunciarle), la expulsión, como poco, rigurosa y no veo penalty.

Guardiola la cagó en la segunda parte sacando tanto delantero, por un momento pensé también pondría a Quini y a Romario. Creó un tapón descomunal.

Lo de las bengalas es una vergüenza, por mucho que se queje el Español ¿por qué no cachean a esos hijos de puta nunca? Es cosa suya que es su casa.

Nosotros seguimos a lo nuestro con Van Nilsterooy imparable, y pensar que cuando lo fichamos me pareció un error.

28 de septiembre de 2008, 9:59  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Lo de atacar en tromba de esa forma me parce perder un poco los papeles.

Esta claro que el Barça se va a tener que enfrentar con una situación como la de anoche más de una vez. Me refiero a una situación en la que se vea obligado a marcar contra un enémigo encerrado en su área. Me gustaria pensar que existen más alternativas que acumular delatneros como si fuera día de paga.

Quizás no era tan mala idea la del fichaje del guaje Villa

28 de septiembre de 2008, 10:09  
Blogger Vargtimen ha dicho...

¿Pero cómo ibamos a fichar a Villa, hombre, si ya lo tenía atado y bien atado Ramón Calderón?

No pude ver el partido (en lugar de eso estuve en un local que es el paraíso hortera en la Tierra, con abuelos vestidos con camisas hawaiianas y cócteles de nombre imposible humeando por las mesas gracias a los efectos especiales), pero como buen masoca me he puesto a ver a Manu Sanchez hoy y el sinvergüenza no ha parado de meter cizaña y crear polémica a raíz de la celebración de los goles por parte de los jugadores del Barça.

28 de septiembre de 2008, 11:32  
Blogger Divadelro ha dicho...

Debo discrepar ligeramente de tu resumen del partido.
No me dio la impresion de que el Barça dominase el juego. Al contrario. A mi me parecio que jugo como quiso el Español. No supo o no pudo, el Barça, hilvanar ninguna jugada de peligro. El que creo fue en jugada individual a balon parado o chut lejano. Messi me parecio excesivamente chupon. Y con unas magnificas coberturas defensivas del Español no supo que hacer con la pelota mas alla de quedarsela.
El Español, cierto, renuncio a nada que no fuese el cerocerismo. A una contra aislada, a un corner (creo que no hizo ni uno en todo el partido) o una falta.
El gol fue de chiste.
Pero, sinceramente, creo que no deberia haberse reanudado el partido tras el paron. Se anula y se juega lo que quede a puerta cerrada.
Del arbitro, ni hablar. Aun no se porque se llevo Busquets una amarilla ni porque fue la expulsion de Nene. Malo hasta dejar de serlo. Pesimo. Y totalmente condicionante en el resultado...
Un partido que, por meritos y demeritos de ambos equipos, solo merecia acabar 0-0. Y no fue asi por obra y gracia del arbitro...

28 de septiembre de 2008, 12:42  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Dominino no significa marcar muchos goles. Dominio significa dominio y se puede dominar un partido sin marcar un gol y se puede ganar un partido sin haber dominado.

El Barça domina los partidos y crea ocasiones, ahi estan los dos balones al palo, el gol que sacó la defensa en la misma lina, las paradas de Kameni y los tiros que salieron desviados por poco. El problema del Barça no es el dominio sino que no marca.

Pero de todos modos yo prefiero dominar un partido que encerrarme atrás confiando en que la suerte me acompañe. Me parece una mala táctica y además también muy poco pragmática.

Messi es un chupón pero tambien un crack. Y todos los cracks son un poco chupones, Maradona también lo era. Ser un crack significa tener una gran confianza en tí mismo y cuando tienes eso te crees capar de ganar partidos por tí mismo.

De todos modos siempre he notado que cuando Messi ve una clara asistencia de gol no tiene problemas en ceder la pelota, ahi estan las dos asistencias a Etoo en la jornada anterior. Yo creo que cuando se dedica a gambetear en dirección a la portería contraria es porque no ha visto ninguna posibilidad de asistencia o porque está convencido de que puede marcar. Si no fuera un poco chupón no habriamos disfrutado de muchos de sus grandes goles.

Medina Cantalejo es mal arbitro para todos, también nos perjudicó con la mano no pitada y con la falta a Valdés. Recuerdese su actuación en el Mundial de Alemania cuando eliminó a Australia pitando un penalti inexistente en el ultimo minuto de la prorroga. Le gusta ser protagonista que duda cabe.

28 de septiembre de 2008, 13:05  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Tenía preparada una entrada sobre el Atleti, sobre las buenas vibraciones que me produce y la pensaba acompañar con un artículo bastante optimista de Petón. Iba a colgarla el sábado, pero pensé: mejor espero al partido del Sevilla. Por si acaso.

El Sevilla te puede ganar, pero no de una manera tan clara. Hizo su partido y tan tranquilos. Nosotros, inoperantes.

Y lo malo viene ahora. Primero el Nou Camp, que no se nos da mal, aunque con lo amigos que son últimamente nuestros porteros de la delantera culé y lo emperrado que está Aguirre en poner a Coupet pues un empate sería un milagro. Luego vienen los vikingos al Calderón a jugar su partido más fácil de todo el año donde el amigo de Deckard volverá a hincharse a meter goles como es tradición. Después, Villarreal: un campo donde nos encanta perder. Así que, en octubre, adiós a la Liga. Pelearemos (a lo mejor) por ser cuartos y consideraremos un triunfo el serlo.

29 de septiembre de 2008, 1:17  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Vi la segunda parte y me sorprendió un poco la falta de empuje del Atletico teniendo en cuenta que estaba perdiendo en casa. Pero como bien tú dices perder con el Sevilla también es un resultado admisible.

Nos vemos en el primer verdadero clásico de la temporada. ¡Cualquier cosa puede pasar!

29 de septiembre de 2008, 1:20  
Blogger Deckard ha dicho...

Yo ese pronóstico lo firmo ya.

29 de septiembre de 2008, 5:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal