miércoles, 7 de julio de 2010

Lerdenihainten Hemorroiden





No estaba excesivamente nervioso antes de comenzar el partido. El hecho de llegar a toda una semifinal de los Mundiales de fútbol cubría con creces el expediente esperado, cualquier cosa que viniera a partir de ahí sería bienvenida y caer frente a una de las selecciones más potentes de esta edición tampoco hubiera sido ningún deshonor.

Pero a medida que se empezaba a desarrollar el partido me dije a mí mismo que no podía escapársenos esta oportunidad y mi sensación de conformidad se fue al cuerno. Creo que he presenciado todos los partidos de Alemania durante este Mundial y siempre le había visto muy seguro, excepto quizás en aquel partido contra Serbia en el que una sucesión de golpes inesperados (expulsión y gol en contra) sembraron las únicas dudas sobre cómo se comportarían los germanos cuando las cosas no les vinieran dadas desde el principio. Quizás esos goles que les adelantaron frente a las, en teoría, potentes Inglaterra y Argentina les pusieron las cosas demasiado fáciles y (salvo, repito, en la excepción serbia) impidieron al propio equipo reflexionar sobre su forma de resolver partidos como el de esta noche.

Por otro lado España había tenido que vérselas durante toda la competición contra combinado muy físicos y correoso, partidos a cara de perro, de lucha y presión en todo el campo con un marcador siempre corto y en ocasiones incluso en contra. Todavía no nos las habíamos tenido que ver contra una potencia, equivalente o en teoría superior a la nuestra, que no planteara un encuentro donde no hubiera que tener puesto continuamente el mono de trabajo y donde por fin apareciera el juego que nos ha hecho célebres y que todo el mundo esperaba.

Y apareció. El equipo cogió la pelota desde el minuto uno y no la soltó hasta que terminó el partido (y aun así he leído que el porcentaje de posesión fue de 51% a nuestro favor, increíble ¿verdad?) conquistando el centro de campo con una labor de Xabi Alonso inconmensurable en la destrucción pero deficiente en la construcción. En este punto es justo y necesario reconocer que la táctica del doble pivote aplicada contra un equipo fuerte, que en teoría nos iba a disputar la parcela ancha del campo, ha resultado de una efectividad indudable, quizás era en esta forma de jugar en la que pensaba Del Bosque cuando organizó su equipo, si es así me descubro, sigo pensando que el doble pivote es un estorbo pero visto a dónde hemos llegado estaba claro que el errado era yo.

Con respecto a la principal novedad de la alineación, esto es la inclusión de Pedro en el once inicial, hay que decir que parece que el seleccionador a su vez sí pareció admitir que su insistencia en mantener a Torres en el equipo titular no podía conducir a nada bueno en este partido aunque nadie pensaba que el sustituto fuera el delantero del Barça. No es una decisión que se pueda justificar desde la más pura teoría futbolística pero quizás el mister decidió por una vez fiarse de una corazonada y prolongar las buenas sensaciones que dejó el canario en el partido de cuartos. Lo cierto es que Del Bosque volvió a dar de pleno ya que esta sorprendente novedad descolocó a los alemanes que no tenían previsto ningún plan para parar este atacante (en cambio sí que parecían tenerlo para Villa que estuvo muy secado durante buena parte del encuentro) que se mostró muy activo todo el tiempo que estuvo en el campo, moviéndose por diferentes posiciones, conectando estupendamente con los mediocampistas y buscando siempre buenas alternativas en ataque, en resumen un gran partido de un jugador que reclama a gritos salir de su condición de jugador para un plan B. Lastima de ese último lance con el que cerró su actuación en la que sí que puede que pagara la novatada (en el resto del partido parecía que jugara semifinales del mundial todos los miércoles), afortunadamente todo terminó bien porque de lo contrario podía haberse convertido en la típica jugada que estigmatiza a un futbolista, vive Cardeñosa.

En resumen un partido en el que España borró del mapa a Alemania. ¿Ozil? ¿Podolski? ¿Klose? ¿De verdad han jugado hoy? , sin ánimo de faltar al respeto a los jugadores teutones sólo he visto a un equipo moviendo la pelota contra un grupo de fantasmas blancos que se defendían como buenamente podían. El sentido del juego colectivo y el toque (incluso con un Iniesta al 60%) han aparecido por fin, enhorabuena. España había superado las eliminatorias pero nunca había jugado como una campeona, hoy lo ha hecho.

Hasta aquí el deporte. A partir de aquí…..otra cosa. Pese a la evidente superioridad española había algo irreal en todo lo que estaba pasando, una disonancia inexplicable, el peso de ocho mundiales (32 años) es una carga de la que no es tan fácil librarse, tantas injusticias, tantos ridículos, tantas expectativas inconscientemente infladas, parecía que se iba a repetir una vez más ese odioso dicho de “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. Incluso cuando íbamos uno a cero tenía la desagradable sensación de que “ellos” iban a empatar en el último minuto arrojándonos a una prórroga horrible. Y cuando por fin llegó el final….no me lo podía creer, realmente había sucedido, España está en la final de un Mundial de fútbol, dentro de 47 años se seguirá hablando de esto. Y yo lo he visto.


P.D. en homenaje a la vez anterior que le ganamos a Alemania en competición oficial he decidido repetir la foto de cabeza y el video a pié de página que empleamos aquella vez.

6 comentarios:

Blogger Slim ha dicho...

LO BUENO: pujol, casillas, busquets, capdevila, alonso, pique, xavi, iniesta, pedro y villa.

lo MALO: los alemanes no hicieron nada!!

LO PEOR: se esta acabando ya el mundial? ahora que empezamos a jugar??

LO MEJOR: en la final amigo. en la final.

abrazos abrazos abrazos blogueros

7 de julio de 2010, 23:27  
Blogger Deckard ha dicho...

He discutido bastante con agoreros estos días (Alemania nos iba a meter cuatro) sobre las virtudes de los germanos, defendía que no habían jugado con un equipo con centro del campo, tanto Inglaterra como Argentina estaban partidos por el eje y estos tipos salen como centellas a la contra.

Aún así, con el segundo gol inglés habría que haber visto como se hubiera desarrollaba el partido. Hoy nos lo hemos merendado a pesar de que siempre estaba en el fondo la sensación de que nos empataban que como dices se nos ha metido en el fondo del cerebro.

Soy optimista con los Holandeses, no tienen la salida de balón de Alemania y me temo que tampoco les vamos a dejar la pelota ni un minuto.

Sobre el debate de Torres creo que cuando está le viene bien a Villa porque deja de ser el centro absoluto de la atención del rival. A ver que prepara Del Bosque para final y si vuelve a sorprender a todo el mundo.

8 de julio de 2010, 0:28  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Yo también soy optimista cara a la final. Los complejos y los miedos los tenemos nosotros, los que estamos sentados, los que llevamos mil disgustos y mil reveses. Los que juegan no tienen miedo a nada. Y juegan, ya lo creo que juegan.

8 de julio de 2010, 1:35  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Yo pensaba que si España jugaba como lo había estado haciendo hasta ahora podíamos tener problemas pero si empezaba a jugar creyéndose que ahora sí es un candidato al título podríamos barrer a quien fuera. Y así fue :)

8 de julio de 2010, 5:00  
Blogger Deckard ha dicho...

Para bien o para mal el pulpo nos ha elegido.

9 de julio de 2010, 3:32  
Blogger Slim ha dicho...

mas que en el pulpo yo confio en Villa, pero en fin! toda ayuda es buena ;-)

9 de julio de 2010, 10:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal