viernes, 25 de junio de 2010

La Araucana



El equipo que saltó hoy al campo podría interpretarse como un híbrido producto de un cruce entre los sistemas empleados en lo dos partidos previos.

Por un lado se evitó volver a salir con un solo punta (afortunadamente como se verá después) pero también se evitó dividir el ataque con extremos fijos después de la división de opiniones que trajo consigo la alineación de Navas frente a Honduras (yo sigo diciendo que en general dicha alineación fue positiva). Para suplir la ausencia de ese extremo se contó de nuevo con Iniesta que se movió más bien como un tres cuartista con lo que el dibujo volvió a ser un 4-2-1-1-2 o algo parecido con la columna vertebral del equipo (doble pivote incluido) intacta.

De todos modos se vio muy pronto que España, por primera vez desde hace bastante tiempo, no iba a tener el control del partido ya que Chile se lo arrebató desde el comienzo presionando mucho en todas sus líneas y moviéndose con gran rapidez y orden táctico frente a un equipo que lo estaba pasando francamente mal sin la pelota.
Durante los primeros veinte minutos apenas recuerdo una jugada con el balón controlado a pesar de que Iniesta abandonó pronto la banda para juntarse con Xavi y que Alonso adelantó un poco su posición. España vivía de balones largos servidos por los centrales y/o laterales que buscaban sobre todo el desmarque de Torres, señal de que era esta la única salida de la pelota es que Villa estuvo totalmente desaparecido durante la primera fase del juego. Y lo peor es que al ser el pase adelantado al ariete la única opción ofensiva, y teniendo en cuenta que Torres sigue sin coger la forma de tal manera que su titularidad empieza a ser ya una cuestión polémica, España no estaba creando ninguna sensación de peligro. La falta de circulación de la pelota hacía que nuestra compleja estructura en el centro del campo, con dos medio centros, un media punta y un “lo que quiera que sea” (es decir Xavi Hernández) se mostraba estéril.

En ese momento por fortuna vino el golpe de suerte de un nuevo pase adelantado a Torres que el portero chileno rechazo mal y que Villa golpeó de primeras marcando a puerta vacía lo que suele ser sinónimo de un gol fácil de no ser porque el asturiano estaba a casi cincuenta metros del área roja.

Uno a cero, desconcierto chileno, se relaja la presión y en la siguiente (y prácticamente la primera) jugada en la que España consigue dar cinco pases seguidos aparece una excelente combinación entre Villa e Iniesta que termina con el jugador manchego marcando con un tiro colocado. Primer gol en el 24, segundo gol en el 37 y la primera parte resuelta.

Un dos cero es un resultado que puede ser incluso más engañoso que un uno a cero ya que ni el equipo se puede relajar del todo ni se puede mantener la tensión que conllevaría un marcador más ajustado. De todos modos no hubo mucho tiempo para hacer teorías sobre este extremo porque nada más reanudarse el encuentro España encajó su segundo gol de carambola.

Lo que aconteció después de que Chile acortara distancias resulta un tanto complicado de explicar. En primer lugar se produjo el cambio de Torres que dio entrada a Cesc. Estaba claro que el jugador madrileño había vuelto a cuajar un mal partido y su titularidad promete ser un vivo tema de discusión en los días venideros pero el hecho de que fuera otro mediocampista el elegido para sustituirle puede indicar que España optaba por dedicarse a controlar el partido sin necesidad de volver a ponerse a dos goles de los sudamericanos.

Cesc, cuyo puesto en el equipo nunca ha estado garantizado, salió al campo con ganas de agradar y de sus botas salieron algunos de los mejores minutos de la selección, lo malo es que sus acertadas combinaciones no llegaron a buen puerto debido al, una vez más, cansancio de los titulares y a que el Equipo volvió a perder profundidad tras quedarse con un solo delantero. De todos modos todo esto quedó como una anécdota cuando los dos equipos pactaron una sorprendente tregua y digo sorprendente no tanto por parte de España (que al fin y al cabo tenía en el bolsillo todo lo que necesitaba conseguir esta noche) como por Chile que con la derrota perdía el primer puesto (y la posibilidad de evitar a Brasil en el cruce) y se exponía a que un gol de Suiza le mandara a casa.

Ahí se acabó el partido que se quedó en un futbol-control y un tiki-taka sin profundidad (y por lo tanto más tiki que taka) y por lo tanto también sin riesgo. España ha logrado pasar cumpliendo con el objetivo previsto en cuanto a resultados (primera de grupo eludiendo a Brasil por más que los cariocas estén haciendo un fútbol que tampoco es como para temerles) y dejando dudas en cuanto a su juego ya que paradójicamente sigue habiendo un consenso general en que su mejor partido fue el único que perdió.

Algunas cosas claras que sí han quedado (al menos para mi) se refieren a que debemos jugar siempre con dos delanteros (Villa y Torres o Llorente con Pedro como alternativa) y a que el doble pivote hace que del dúo Xabvi carezca de función específica en el campo (hoy con la presencia de Iniesta el de Terrasa tampoco tuvo necesidad de coordinar el ataque limitándose únicamente a echar una mano con la transición del balón).

Ahora por fin se acabaron las matemáticas y empieza la historia. Estoy deseando ponerle las zarpas encima a la Portugal de Cr7/9 y Pepe la rana humana. ¡Allí estaremos!.

5 comentarios:

Blogger Slim ha dicho...

lo malo: el susto que llevabamos encima al principio de partido, se lo transmitimos a los jugadores, que salieron con mas miedo que cien viejas.
lo bueno: otra vez los goles! que majo es Villa!

lo peor: creo que Xabi Alonso se ha lesionado, y para mi fue uno de los mejores del partido.

lo mejor: la clasificación como primeras de grupo.Y la dulce espera hasta el martes.

26 de junio de 2010, 11:04  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Me preocuparía más la baja en otras posiciones del equipo (¿quién podriá reemplazar a un Villa en racha?) estoy seguro que la de Xabi con b puede cubrirse perfectamente, de hecho sería interesante ver como funciona el equipo sin el doble pivote

27 de junio de 2010, 5:27  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Torres no hace nada pero de un desmarque suyo vino el primer gol y luego sacó la segunda amarilla del chileno aquel que estaba loco por que le expulsaran. Eso sin contar que con él delante Villa juega mejor y marca. Yo sacaría a Torres pero no le pasaría ningún balón hasta que aprenda a pararlo y a hacer controles orientados.

El Mundial empieza ahora y estamos aquí. Tenemos carencias y lagunas pero no he visto a nadie que sea mejor que nosotros. Es la hora de competir.

27 de junio de 2010, 13:14  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Y Michael Schanze gran artista y mejor persona. Y en aquella Alemania estaban Schumacher, Kaltz, Karl Heinz Foster, Brieggel, Stielike, Littbarski, Breitner. No sé cómo consintieron. Todo fue posible (horrorosamente posible) durante los ochenta.

27 de junio de 2010, 13:19  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Sí, de hecho de no ser por youtube nadie creería nuestras historias de terror de los ochenta hermano impenitente.

27 de junio de 2010, 13:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal