martes, 29 de junio de 2010

O que salva a um homem salva à humanidades


El equipo que saltó al campo hoy fue exactamente el mismo que lo hizo frente a Chile con lo cual durante casi tres cuartos de hora se repitieron las mismas virtudes y los mismos defectos. El equipo volvió a jugar dos puntas, en teoría Torres debía ocupar de nuevo la posición en el centro del ataque pero durante los primeros compases del encuentro se movió por la banda izquierda y curiosamente fue allí donde provocó su primera y prácticamente única ocasión de gol, luego regresó al centro dejando que Villa volviera a moverse por ese lado.

Más atrás volvió a producirse ese extraño juego de ocupación de espacios entre el ya célebre doble pivote de Del Bosque y Xavi Hernández, en esta ocasión fue el medio centro madridista el que quedó fuera de sitio limitándose a prolongar algunos pases sin mayor aportación, Busquets volvió a adueñarse de la zona ancha y Xavi con v volvió a su vez dirigir el ataque. Es posible que el tan comentado sistema de Del Bosque sólo pueda ser analizado con justicia en el caso de que el seleccionador optara alguna vez por una solución diferente (cosa que duda que suceda) pero tal y como está España ahora siempre da la sensación de que ese jugador que se borra durante el partido (a veces Xavi, a veces Xabi) podría ser sustituido por otro mediocampista (Cesc sobre todo) contribuyendo en mucho a la mejoría del juego.

De todos modos y al margen de esto hay que decir que España jugó de forma bastante poco efectiva la mayor parte del encuentro, ni Xavi ni sobre todo un poco afortunado Iniesta lograron conectar con Villa ni mucho menos con Torres, el equipo dominaba el partido (entre otras cosas porque Portugal se lo permitió) pero los fallos y las pérdidas de balón eran continuas. Por fortuna el poquísimo peligro que llevaron los lusos a la puerta de Casillas fue conjurado de forma insuperable por la defensa española, sobre todo por Piqué y Puyol y en última instancia por Capdevilla que no tuvo que emplearse a fondo hasta el tramo final haciéndolo además sin ningún fallo.

En estas circunstancias, jugando de forma no demasiado brillante aunque manteniendo el control de la pelota España optó por la táctica del Barça en circunstancias similares: seguir tocando y buscando esos cinco segundos mágicos que la calidad de sus jugadores de ataque le garantizan en cada partido. Poco antes de que llegara ese momento se produjo la sustitución de un nuevamente desgraciado Torres, puede que sea injusto afirmar que los mejores momentos de la selección vinieron a raíz de se cambio pero…..así fue y todos los que han visto el partido habrán pensado de forma similar de forma inevitable.

Fernando Llorente tuvo la virtud de ejercer como un autentico ariete de los de antes, moviéndose por la zona central del ataque, rematando de cabeza (al menos dos veces rozando el palo situado a su derecha) y dando en general mucha sensación de peligro. Poco después de que el delantero vasco comenzara a hacer de las suyas se produjo una clásica combinación de toque entre Xavi e Iniesta que en lugar de encontrar a Messi o a Pedro dio con su futuro nuevo compañero Villa que remato por dos veces encontrando portería a la segunda, un gol que dada la poca solvencia mostrada por Portugal sonaba a definitivo.

La segunda cosa más importante que sucedió en el partido después del gol de Villa fue la manera en la que la Selección gestionó el marcador, lejos de encerrarse en su área dio una lección de cómo se debe defender un resultado: conservando la posesión del balón y manteniéndolo lo más lejos posible del área propia, en esto sí nos parecimos al equipo campeón de Europa ya ese estilo Barça con el que tanto se identifica a España.



Ya estamos en cuartos de final que disputaremos frente a Paraguay. Por cierto que hoy tuve la poco agradable experiencia de ver jugar al combinado guaraní y tengo que decir que España ya debería estar en semifinales, es inconcebible e inexcusable que no pasemos la fase de cuartos contra un equipo como el que he visto hoy.

En resumen no ha sido un gran partido pero España no se ha descompuesto y ha sabido esperar su oportunidad, seguimos aguardando al gran equipo que recordamos de hace dos años pero mientras llega hay que tirar para adelante, estoy convencido de que en esa semifinal ya soñada con Argentina o Alemania por fin tendrá que aparecer.

Mientras tanto y ya resignados al a inamovilidad del doble pivote (forma de jugar que respeto pero que no comparto) creo que ya va siendo hora de reconocer que este no es el Mundial de Torres y que debe salir Llorente como titular en el próximo partido. Pase lo que pase allí estaremos.

9 comentarios:

Blogger Slim ha dicho...

Lo bueno: el espiritu de salir a jugar y a ganar tuvo buenos resultados para España frente a una POrtugal que no hizo nah de nah.

Lo malo: Torres sigue sin acertar aunque el espacio que le falta es de pocos centímetros, no esta fino, (aunque a mi me gusta pensar que afinará)

Lo mejor: La DEFENSA! por fin se vio a españa guardar su porteria como toca. Y para mi en especial Ramos hizo un partidazo. Y otra cosa, Llorente cambiandose la camiseta

Lo peor: pues no se me ocurre nada.
ESTAMOS EN CUARTOOOOOS!!!

29 de junio de 2010, 23:36  
Blogger SisterBoy ha dicho...

Pues ya estamos entrenados para cuando juguemos contra Paraguay porque estos van a lo mismo. Yo creo que Torres ya ha tenido demasiadas oportunidades, es hora de probar otra cosa. Y sí, la defensa estuvo impecable.

30 de junio de 2010, 0:02  
Blogger El Impenitente ha dicho...

No he podido dormir. La culpa es de los cabezazos que Manolo Llorente está dando a todas las paredes por no haber esperado a que acabase el Mundial para vender a Villa.

El sistema de España es para jugar con un nueve puro. Torres no lo es. Llorente sí. ¿Debe jugar Llorente de inicio o como revulsivo? ¿Debe hacer labor de desgaste Torres o quedarse en el banquillo? La labor de Llorente es más grata. Llorente casi marca dos goles. Torres hubiese fallado dos goles clamorosos (sobre todo el primero). Es lo mismo y no es lo mismo.

Y también me gustaría jugar sólo con un pivote y con Cesc o Silva por delante.

Y ahora Paraguay. En condiciones normales tendía pánico ante este partido. Ya fallamos contra Bélgica y Corea (por mucho que hablen del árbitro egipcio siempre pensaré que aquel partido lo perdimos nosotros por especuladores y cobardones. Aquel día nos tenían que haber anulado veinte goles) pero con este equipo sigo pensando que somos capaces de todo y cuando digo de todo quiero decir de lo mejor.

30 de junio de 2010, 0:25  
Blogger SisterBoy ha dicho...

El prestigio no gana partidos ni mundiales, ahí está el ejemplo de las estrellas estrelladas en lo que vamos de competición.

Del Bosque debería reconocer que Torres no está en forma y dejarlo en reserva sobre todo en un partido en el que una vez más llevaremos la iniciativa y en el que podemos necesitar más que nunca la alternativa del juego aéreo en la que Llorente parece mucho más valioso que el otro Fernando.

Ganar a Paraguay es una obligación, nunca lo volveremos a tener mejor para colarnos en semifinales después de sesenta años.

Y en cuanto a fichajes antes o después de los mundiales....es un riesgo, podemos fichar a alguien que fracase y empieze la temporada tocado o por el contrario fichar a un jugador cuyo triunfo reivindique la operación como un éxito económico, de momento y afortunadamente ha pasado esto último.

Por cierto sin Villa y con Mata y Silva en el candelero ¿con qué van a contar los valencianista para la próxima temporada?

30 de junio de 2010, 4:29  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Con Ricardo Costa, que ayer fue expulsado.

Villa le costó al Valencia doce millones de euros. Silva es de la cantera y estuvo cedido en el Eibar y en el Celta. Mata vino casi gratis desechado por el Madrid. En Valencia confían en que la suerte se vuelva a repetir y exploten jugadores como Pablo Hernández, Michel (si Unai lo saca) o Jordi Alba. Lo malo es que el tercero de la liga española está obligado a vender y a deshacerse de las fichas altas. El primero y el segundo compran. La diferencia este año será todavía mayor.

30 de junio de 2010, 7:32  
Blogger Slim ha dicho...

y no me dijiste que venia roque santa cruz? o era para engañarme?

30 de junio de 2010, 22:58  
Blogger El Impenitente ha dicho...

No. En el fichaje de Silva por el Manchester City quisieron meter a Roque Santa Cruz como moneda de cambio para abaratar el fichaje. Iba a venir como cedido durante un año. El tema es que el Valencia vende a Silva para hacer caja y para librarse de una ficha alta y tu amigo Roque cobra más que Silva. El Valencia dijo que no se hacía cargo de toda la ficha de tu amigo Roque y se rompió la negociación y, con ello, tu corazón. El fútbol es así y no entiende de sentimientos.

1 de julio de 2010, 1:28  
Blogger Slim ha dicho...

buaaa mi gozo en un pozo!!
bueno en estos momentos Roque es el public enemy number 1 asi que me da igual ;-)

1 de julio de 2010, 2:01  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Eso de mi gozo en un Pozo me ha gustado.

1 de julio de 2010, 7:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal