domingo, 22 de septiembre de 2013

JORNADA V

El Barça terminó el encuentro de ayer con menos posesión que el equipo contrario, algo que hacía 315 partidos que no sucedía. Si esta estadística es una mera casualidad o un cambio en la manera de entender el fútbol que tiene este equipo es algo que habrá que evaluar a medio plazo. Hasta que llegue ese momento habrá que seguir analizando lo que vamos viendo partido a partido y en el de ayer se volvió a ver un encuentro confuso con muy pocas diferencias con respecto a los últimos comentados si exceptuamos el hecho de que el Barça ayer no terminó el partido pidiendo la hora, circunstancia que, tras ver la mediocre primera parte, daba la impresión de que se podía repetir. Hasta que llegó el primer gol de los tres que marcó Pedro (extraordinaria reivindicación del corajudo delantero chicharrero) hubo que contentarse con el habitual juego trabado frente a un rival muy físico y agresivo y con el extraño e inquietante espectáculo de ver esos balones largos servidos por Mascherano y Piqué que sobrevolaban al desolado Xavi. La diferencia residió, repito, en que en la segunda parte el Barça se sacudió la presión del Rayo, que dejó de constituir el más mínimo peligro, y se dedicó a utilizar sus nuevas armas (la velocidad, el primer toque y la transición rápida) para aumentar el marcador convirtiéndose así ya en el líder en solitario. Aparte de la actuación de Pedrito y de Messi (al que sólo le faltó marcar) hay que volver a destacar a Víctor Valdés. Hoy me enteré de que existe la iniciativa, propuesta por Jordi Evole, de convocar una nueva cadena humana para evitar su marcha. Si tal cosa tiene lugar estoy dispuesto a viajar al país de la butifarra y sumarme con entusiasmo.

2 comentarios:

Blogger El Impenitente ha dicho...

Y ya, de paso, que el Marqués le dé la titularidad de la selección.

Sin duda algun, el hecho de que hayáis perdido la posesión de balón es un síntoma más del final de ciclo que tanto os negáis en aceptar.

Nosotros seguimos bien. Ahora Osasuna en casa y después vamos a la caverna.

Por lo demás, bronce en el Europeo de baloncesto que sabe a nada. No hemos ganado ningún partido que llegó igualado al final. Quieren pintar el bronce como un éxito pero hemos perdido cuatro partidos de once.

Y ya que sufro poco con el Atleti, ahora estoy sufriendo con Nueva Zelanda en la Copa del América. Desde que estuvieron por aquí para lo de la vela soy neozelandés. La teníamos ganada pero los malditos gringos se están acercando peligrósamente. No sé yo.

23 de septiembre de 2013, 13:16  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Jornada sexta. Tres puntos más. Nada nuevo. Diego Costa que estás en los cielos y a por los herejes en la siguiente jornada.

Conmovedora la campaña para renovar a Valdés. Más conmovedora la cruzada para tratar de convencernos de que Benzema es bueno y que todos los años que lleva empeñado en demostrar lo contrario es sólo cuestión de mala suerte. Deckard, ¿tu opinión?

Y esta noche se decide la Copa del América y van a ganar los malos. Cagontodo, joder.

25 de septiembre de 2013, 5:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal