domingo, 15 de septiembre de 2013

Jornada IV

Cuando vi la manera en la que el Sevilla se retiraba a su mitad del campo desde el principio sin tratar de presionar la salida del balón del Barça la verdad es que me invadió una gran sensación de tranquilidad, aunque también es cierto que dicha situación se combinó con la certeza de que por fin Neymar parece haber vencido el miedo escénico que le había llevado a mostrarse tan tímido en sus primeras intervenciones en el equipo. El delantero brasileño se apoderó de la banda izquierda casi desde el primer minuto de juego y, en combinacion con Iniesta y Jordi Alba se dedicó a pasearse por esa demarcación del campo sin ninguna clase de complejos, la consecuencia de esto es que el Barça empezó a combinar de manera brillante durante casi la totalidad de los primeros cuarenta y cinco minutos y no consiguió adelantarse antes en el marcador debido al buen hacer del sevillista Beto. Ni siquiera la temprana lesión de Jordi Alba o el que Messi pareciera, en esta fase del partido, todavía estar en el avión de regreso de Argentina hicieron disminuir esta sensación de placidez y dominio aumentada por el hecho de que el poco peligro que trataba de crear el Sevilla era solventado sin dificultad por una defensa en la que destacó con especial brillantez la anticipación de Mascherano, uno de los mejores del partido. Por fin a falta de diez minutos para llegar al descanso un pase de Adriano (que había entrado en sustitución de Alba) llegó hasta la posición de Alves que remató de cabeza poniendo el uno a cero en el marcador. Tras la reanudación el Sevilla trató de reaccionar adelantando sus líneas y el Barça pareció atenuar su dominio, Neymar bajó un poco su rendimiento mientras que Messi fue metiéndose poco a poco en el partido (ignoro si dicha alternacia es intencionada pero me parece una buena idea), Martino intentó mantener la tensión dando entrada a Alexis por un irregular Tello y a Cesc por un regularmente malo Iniesta, este último cambio surtió un efecto casi inmediato y de una combinación del cejudo media punta con Neymar y Messi nació el segundo gol que, a falta de un cuarto de hora para concluir el encuentro, parecía ya casi definitivo. Pero la tan cacareada, y con razón, debilidad defensiva volvió a hacerse patente cuando un balón adelantado dejo en evidencia a un, hasta ese momento impecable, Mascherano y a un Piqué que volvió a quedar en ridículo resbalando por el césped mientras su marca ponía un 2-1 inquietante en el marcador. Paradojicamente este hecho hizo que el Sevilla se lanzara descaradamente a buscar el empate dejando muchos huecos atrás, huecos que de existir una (todavía ausente pero muy esperada) coordinación perfecta entre los hombres de arriba hubiese dejado el encuentro sentenciado de una vez. En lugar de eso un nuevo centro a balón parado sobre el área volvió a dejar patente lo mucho que hay que trabajar todavía en esta clase de jugadas, pero claro, lo mismo podría decirse de las siete ultimas temporadas y no parece que la cosa tenga arreglo. Cuando una vez más ya se daba por encajado el primer empate tonto de la temporada un golpe de riñones de Messi hizo que el balón llegara de rebote a Alexis que marcó un gol tranquilizador a corto plazo. Sigo sin estar preocupado por la indecisión táctica del equipo en esta primera fase de la temporada -pues aún es lógico que el equipo siga sin definir su juego ante los bruscos y traumáticos cambios que ha sufrido en su dirección técnica- máxime cuando Neymar parece ya haberse dado cuenta de dónde está. Otra cosa es la eterna macana del aspecto defensivo del equipo que sige fiando sus esperanzas a este respecto en la recuperación de Pujol. Por último señalar, con respecto a la acutación de Gominas Muñiz, que ayer no se vió nada que no supieramos ya, esto es que los árbitros españoles son unos cagones.

9 comentarios:

Blogger Deckard ha dicho...

Lo pondré en tu epitafio.

15 de septiembre de 2013, 13:27  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Resaca gorda, por lo que veo.

Da gusto mirar la clasificación y ver quién va el primero. Y marcando cuatro goles con cuatro jugadores distintos (ese Villa parece bueno). Bien va la cosa. Y esta semana jugamos en miércoles lo cual es noticia y habrá que celebrarlo.

Querría hacer mención del incalificable comportamiento de Diego López, que por lo visto tuvo la desfachatez de hacer un partidazo. Ese trato vejatorio hacia el incomprendido y humillado Casillas no puede quedar impune.

Y dentro de la sección "Preguntas a Deckard" me gustaría saber su opinión sobre la candidatura de Madrid 2020 y su comportamiento en Buenos Aires. ¿Se puede hacer más el ridículo? Y no me refiero sólo a Ana Botella.

15 de septiembre de 2013, 13:38  
Blogger Deckard ha dicho...

Me alegra que me hagas esa pregunta. Me era bastante indiferente el tema (van a seguir derrochando y recortando sin ton ni son) pero en el momento del desempate me entró la risa (así que no debía de ser tan indiferente).

Luego evité todo lo posible evitar oír el inglés de nuestros representantes porque me da mucha vergüenza ajena. Lo que no sé es si es la mejor defensa contra los recortes en educación o todo lo contrario, siendo un semianalfabeto puede llegar a alcalde de Madrid.

Sobre la jornada:

El Barça sigue en el alambre pero se sigue llevando los partidos y el Madrid pincha, no se ha merecido ni el empate y se lo ha podido llevar si pintan lo de Di María. Mucho tiene cambiar el Madrid si quiere levantar algo más que el Teresa Herrera.

Si tuviera que poner mi dinero a día de hoy la liga para el Atleti.

15 de septiembre de 2013, 14:53  
Blogger Deckard ha dicho...

Sobre lo de Casillas. Se confirma que Champions para Iker y liga para Diego. Solo veo dos opciones, Ancelotti es una mamarracho (no saca a su mejor portero en Champions o en Liga). Iker solo jugará un partido para no poder a irse a un equipo Champios, entonces sería un hdp.

15 de septiembre de 2013, 14:56  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Bueno, el año pasado también empezamos muy bien y luego la segunda vuelta se nos hizo larga, teniendo en cuenta que habíamos tirado la Europa League. Este año hay que ir a por la Champions. Veremos.

Y el Barcelona está como siempre al principio. Mal y gana.

Juegos Olímpicos. Si se lo hubiesen dado a Madrid, creo que me hubiese alegrado. Cuando cayó a la primera me descojoné, sobre todo tras la exhibición de soberbia y prepotencia, pidiendo austeridad y marchándose todos a Buenos Aires, y luego menospreciando siempre a los rivales. Bien estuvo.

Y a Ancelotti los enanos ya le miden uno sesenta. El Madrid y su entorno nunca fallan.

16 de septiembre de 2013, 7:07  
Blogger Deckard ha dicho...

No entiendo el charco en que se ha metido Ancelotti. Si saca a Casillas y la caga, le sienta y se acaba el debate. Y si no la caga... pues es Casillas, que parece que estamos hablando de un don nadie que no ha hecho nada en su vida. Y que una parte del Bernabeu pite a Casillas me parece una aberración inconcebible, Pero bueno serán los verdaderos madridista que pedía "la gran leyenda madridista" Mourinho.

Todavía estoy esperando ver las grandes cagadas de Casillas en la portería para que se mereciera el banquillo, más allá de sus temas personales con Mou, que acabó a palos con toda la plantilla.

Así que no sé quien asesora a Ancelotti pero vamos... y eso que tiene a Zidane al lado que sabe como es el Madrid.

16 de septiembre de 2013, 10:17  
Blogger SisterBoy ha dicho...

¿Y de las gafas de Cristiano qué?

16 de septiembre de 2013, 11:04  
Blogger Deckard ha dicho...

Joder, estáis más al dia que yo (vale ya, sois del Madrid los dos, ¿no?). ¿Qué gafas?

16 de septiembre de 2013, 12:57  
Blogger El Impenitente ha dicho...

Yo tampoco sé lo de las gafas. Se ve que no soy tan madridista como SisterBoy.

16 de septiembre de 2013, 14:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal